Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 28 enero 2023
06:05
h

Aceleran la repatriación de víctimas del atunero en Seychelles

Un herido en la explosión del barco sigue ingresado y siete reciben el alta // Luto entre los armadores de Vigo en plena “mala racha” por naufragios

El delegado del Gobierno, José Miñones, ha informado de que el Ejecutivo central colabora con la armadora del atunero vigués Albacora Cuatro, que sufrió una explosión en Seychelles con dos fallecidos y ocho heridos, para “adelantar los tiempos lo antes posible” de las repatriaciones.

Tras trasladar “el cariño” del Gobierno a las familias de las víctimas, tal y como hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y diferentes ministros, Miñones indicó que están “plenamente atentos a todo lo que pueda suceder”.

En lo tocante a las causas del siniestro, el delegado del Gobierno indica que se está investigando, si bien “todo apunta a esa línea” de escape de amoniaco que provocó la explosión. Por su parte, fuentes del Ministerio de Exteriores han informado a Europa Press que el cónsul honorario español se ha trasladado desde la embajada de Addis Adeba, en Etiopía, hasta las islas Seychelles para colaborar en todas las labores de contacto con las autoridades locales. Además, se envió el pésame a las familias de los fallecidos, mientras Exteriores trabaja en las gestiones para la repatriación de la tripulación y el traslados de los cuerpos.

Uno de los tripulantes heridos a causa de la explosión del ‘Albacora Cuatro’ provocada por una fuga de amoniaco continúa ingresado.

El presidente de la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de Vigo (ARVI), Javier Touza, lamentó este jueves la “mala racha” que atraviesan sus asociados tras el accidente que sufrió el atunero en Seychelles, justo cuando se cumplían cuatro meses del naufragio del arrastrero congelador Villa de Pitanxo en aguas canadienses, con 21 fallecidos.

“Llevamos meses muy complejos. Después de la desgracia del ‘Villa de Pitanxo’, hace pocos días se nos hundió el ‘Piedras’ en Gran Sol, gracias a Dios sin víctimas humanas; y ayer por la tarde un barco atunero habitual aquí en el Puerto de Vigo, ya que vienen a hacer las reparaciones y utiliza nuestros astilleros y empresas auxiliares”, enumeró Touza a las puertas de ARVI.

Comentó que “aún hay bastante incertidumbre” respecto del siniestro porque representantes de la empresa armadora, Compañía Europea de Túnidos, viajan hacia allí “para gestionar la repatriación de los cuerpos e interesarse por el estado de los heridos y organizar su traslado a España cuanto antes”.

El fallecimiento de los dos marineros, los únicos españoles del pasaje, se debió a la inhalación de amoniaco, el cual se usa como refrigerante muy habitualmente en los atuneros y últimamente también en los barcos de arrastre para evitar el gas freón, que según explica Touza es “muy contaminante a efectos de emisión de gases de efecto invernadero”. Touza entiende que la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM), a la que “se le está acumulando el trabajo”, analizará el siniestro, del que han de extraerse lecciones para evitar otros parecidos en el futuro o al menos reducir su incidencia y alcance.

Siete de los marineros que resultaron heridos leves en el percance del ‘Albacora Cuatro’ ya han recibido el alta hospitalaria mientras que un tripulante keniano permanece hospitalizado con insuficiencia respiratoria, según la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (Opagac).

Desde esta patronal a la que pertenece la empresa propietaria del ‘Albacora Cuatro’ se emitía un comunicado en el que lamenta el fallecimiento de dos miembros españoles de su tripulación y expresa su solidaridad y apoyo a los familiares.

Ribeira. Aunque los dos marineros fallecidos por una fuga de amoníaco en el buque Albacora Cuatro tenían su base en la ciudad olívica, ambos eran naturales de Ribeira.

Francisco Cameán Santos tenía 27 años y nació en la parroquia de Carreira (de donde es oriunda su madre), pero residía en San Pedro de Muro, en el municipio de O Son, de donde es su padre.

Vivía con su novia. Llevaba 5 años en la tripulación del Albacora Cuatro. Era un joven “excelente, generoso y siempre dispuesto a ayudar en todo aquello que pudiera”. Así lo define Pouso, el jefe de Protección Civil de O Son y uno de sus mejores amigos. Ambos compartían su pasión por el motocross. “Le gustaba el extremo duro en moto. Íbamos juntos a ver varias competiciones; nos gustaba ir a Vila de Mouros, en Portugal”. Nos pasábamos muchas tardes con las motos en el monte y nos ayudábamos mutuamente en las pequeñas chapuzas de obra en casa. Vivía con su novia Yovanna en una casa de alquiler, pero planeaban comprarse otra”, explica.

Francisco Cameán cumpliría 28 años en julio. Desde su regreso de su última campaña andaba muy triste porque su padre sufrió un ictus.

Los alcaldes de Ribeira, Manuel Ruiz, y de O Son, Luis Oujo, se trasladaron al domicilio de la víctima para darle el pésame a sus familiares.

El otro marinero fallecido es Ángel Boo Vidal, de 35 años y natural de la parroquia ribeirense de Palmeira. Estaba construyendo una casa en A Pobra do Caramiñal.

En la fachada del consistorio de Ribeira se colocó un crespón negro en señal de duelo, y lo mismo se hará en el de O Son. Se espera que sus restos mortales lleguen a Galicia en cinco días.

El Albacora Cuatro fue construido en 1974 en Factorías Vulcano, siendo uno de los primeros barcos de este tipo construidos en la ría de Vigo, encargado la empresa Túnidos Congelados S.A. El buque fue reformado en 1998 en las instalaciones del también astillero vigués Hijos de J. Barreras. Tiene 88 metros de eslora y 16 de manga.

En 2000 el buque saltó a primera página tras un ataque en el océano Índico por parte de piratas somalíes. Su tripulación fue retenida tres días y no se sabe si la armadora pagó rescate. Suso Souto

Los dos marineros fallecidos del ‘Albacora Cuatro’ eran naturales de Ribeira
17 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito