Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 24 noviembre 2020
01:04
h
ENTREVISTA
José Manuel Díaz Barreiros, candidato a la presidencia de la CEG

“Además de representatividad, hoy la patronal gallega necesita una buena gestión empresarial”

Partiendo de mis apoyos, que considero mayoritarios, desearía acordar y llegar a un consenso con Pedro Rey, compañero y amigo, para lograr entre todos la mayor unidad empresarial e iniciar una etapa nueva en la CEG que destaque por su estabilidad”

La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) cerró a mediodía del pasado martes la recepción de candidaturas a la presidencia de la patronal gallega, y finalmente serán dos los aspirantes que el próximo día 24 buscarán conquistar un cargo que lleva casi tres años vacante. El primero que oficializó sus intenciones fue el vigués Pedro Rey, ligado al mundo de la formación y ya entrevistado en nuestro periódico, y el segundo José Manuel Díaz Barreiros, quien tras el apoyo unánime de la cúpula de la Confederación Empresarial de Ourense, CEO –organización a la que pertenece y de la que fue vicepresidente– dio el paso. Miembro de la junta directiva de la CEG, está licenciado en Derecho por la Complutense de Madrid y es máster en Asesoría Jurídica de Empresas y máster en Dirección de Asesoría Fiscal de Empresas por el Instituto de Empresa de Madrid. En su bagaje profesional, destaca la faceta de gestor administrativo, procurador de los tribunales y corredor y perito judicial de seguros. En estas líneas presenta sus credenciales.

Dos aspirantes a presidir la CEG... ¿No se pudo lograr un consenso?

Sabiendo que hay dos candidaturas oficiales definitivas, y partiendo de mis apoyos, que considero mayoritarios, desearía acordar y llegar a un consenso con Pedro Rey, compañero y amigo, para lograr entre todos la mayor unidad empresarial e iniciar una etapa nueva en la CEG que destaque por su estabilidad.

Tres años sin líder en la patronal gallega. ¿Lo conseguiremos al fin?

Por supuesto, las dos candidaturas tienen la voluntad y decisión de concurrir a las elecciones para dar solución a la actual situación. En mi caso no ha sido una decisión fácil por la alta responsabilidad, preocupación y ocupación que conlleva el cargo de presidente. Dí el paso por mero compromiso empresarial.

¿Por qué debería ser usted?

El próximo presidente de la CEG debe reunir dos requisitos: experiencia y formación. Desde 2013 soy miembro de los comités ejecutivos y juntas directivas de la CEO y de la patronal gallega. Fui vicepresidente de la confederación ourensana con José Manuel Pérez Canal, que en paz descanse, de presidente, de 2013 a 2019. Fui miembro de la comisión de reforma de Estatutos y de la de Economía de la CEG. También vocal en instituciones como Feuga, Consello Social de la Universidad de Vigo... me considero una persona conocedora del funcionamiento interno de estas organizaciones.

¿Toca poner un gestor al frente?

Respecto a la formación, soy un profesional que dirige un grupo de empresas especializado en el asesoramiento integral de empresas, en ámbitos jurídicos, fiscales, laborales, económicos, financieros y de seguros. Es decir, me considero un gestor empresarial conocedor de las necesidades actuales y futuras del sector empresarial. Hoy la CEG, además de representatividad, necesita una buena gestión empresarial para alcanzar sus objetivos y éxitos. Mi programa lo titulo “Alianza Estratégica CEG 2020-2024”.

¿Con qué apoyos cuenta? Son 180 votos y el otro candidato dice tener respaldo de Pontevedra, habla de A Coruña y de algunas sectoriales...

Públicamente cuento con el apoyo unánime de la junta directiva de mi patronal provincial de Ourense y de empresarios de toda Galicia que a título individual me animaron a dar el paso. Por supuesto tengo apoyos de confederaciones provinciales y asociaciones sectoriales, pero no seré yo quien desvele públicamente las adhesiones que me han sido demostradas en privado. El hecho de contar con estos apoyos, los cuales considero mayoritarios para lograr la unidad empresarial y consenso deseado, decidió la presentación de mi candidatura.

¿Usted también plantea modernizar los estatutos de la CEG?

Los actuales son los fundacionales del año 1.981 con leves adaptaciones. Mi intención es impulsar la comisión de reforma de Estatutos, de la que formé parte, para modernizarlos y actualizarlos a realidad asociativa del siglo XXI. En aspectos como mayor competencia ejecutiva para el Presidente y poder tener su equipo designado por él, desarrollar y precisar mejor las funciones de los órganos de gobierno, asamblea, junta directiva y comité ejecutivo, la representatividad de los asociados...

Gane quién gane... ¿Habrá paz y la cúpula que salga defenderá los intereses del empresariado gallego?

Yo seré el primero en alinearme junto al nuevo Presidente de la CEG. En estos momentos mi compromiso es de lealtad, apoyo, disposición y colaboración total con el nuevo Presidente que resulte elegido. Estoy convencido que todos los empresarios apostamos por la unidad y el consenso. Son momentos difíciles por la crisis económica, política y social y a esta tormenta perfecta se añade la crisis sanitaria por la pandemia. Hoy nuestro enemigo común tiene un nombre, covid-19, y tenemos que vencerle entre todos.

¿De quién cree que fue la culpa de haber llevado a la patronal a este juego de tronos?

Nuestra institución también ha sufrido la crisis económica iniciada en 2007, los ingresos bajaron y se vivieron años inciertos y de preocupación en la organización. Ahora se suma la pandemia. Además, los empresarios estuvimos más preocupados por salvar a nuestras empresas, familias y trabajadores. Todo ello provocó desánimo y la vacante actual de 3 años pues, estos hechos no animaron a nadie y prueba de ello fueron las últimas elecciones desiertas. Todos tenemos nuestra parte de responsabilidad y debemos entre todos darle solución. Me consta que estamos en el buen camino.

¿Qué papel deben jugar CEG y sindicatos en el mundo que nos dejará la pandemia de la covid?

El papel a jugar por los agentes sociales es muy claro: diálogo social, negociación colectiva, medidas de conciliación familiar y laboral, protocolos de seguridad en las empresas... en definitiva, buscar entendimiento y colaborar intensamente en la búsqueda de las mejores soluciones a esta situación.

¿Y las administraciones?

Las administraciones deben apoyar y escuchar las reivindicaciones y demandas actuales de las empresas ajustadas a sus necesidades, para que colaboren en dar la mejor solución para afrontar la actual crisis económica, social y sanitaria que vivimos. De ello dependerá la supervivencia de muchas.

18 nov 2020 / 00:15
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.