Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 29 julio 2021
03:33
h
dominio privado. La exclusiva isla que está en manos de una sociedad anónima hasta 2064 trata de acercarse más a la gente de la ciudad olívica TEXTO Á. Precedo

Adiós a la edad de oro de Toralla: decenas de casas en venta y playas abiertas a Vigo

Una isla en la que vivir rodeado únicamente de un centenar de vecinos. Todos ellos de caché, personas importantes y con gran renombre en la ciudad. Una comunidad de propietarios tranquila, donde los chalets tienen jardines con piscina donde las olas se meten en los días de intemperie, los perros inmejorablemente educados salen a pasear al atardecer por el borde de la playa y los arenales son tan exclusivos que no se ven saturados ni siquiera en temporada alta de verano.

Poco más de diez hectáreas de uso particular donde no puede entrar nadie que no pertenezca al vecindario, protegidas por un único acceso a través de un puente y con un puesto de control antes de acceder al interior con guardias que vigilan durante las 24 horas. ¿Parece de película, verdad? Pues lo cierto es que si quieres algo parecido a esto no tendrás que irte muy lejos, ya que será suficiente con que te desplaces hasta la ciudad de Vigo, concretamente, hasta la isla de Toralla.

Ahora bien, prepara la cartera, pues el metro cuadrado edificable te costará unos 2.500 euros. No es el barrio más caro de Galicia --aún está lejos del Restollal en A Coruña, con un coste de 3.300 euros el metro cuadrado--, pero sí el más caro que se registra en Vigo. Aunque empezó siendo un verdadero ‘boom’, en la actualidad cuenta con varias viviendas deshabitadas que buscan propietario. Un total de diez. El tiempo (y la pandemia) no perdonan.

Pero, ¿cuáles han sido las causas para que haya ahora casas tan exclusivas vacías? ¿Acaso se aburrieron de ellas sus antiguos propietarios? ¿Y por qué no se interesan por ellas otros nuevos? Parece un caramelito para cualquier gran fortuna. Empecemos por conocer los inicios de la isla para entender su presente.

LEY DE COSTAS VS. COMUNIDAD DE PROPIETARIOS. Desde hace mucho tiempo, en concreto desde que se fundó la urbanización en esta isla antes deshabitada, virgen y totalmente apartada de Vigo –pues no existía el actual puente que la une con la ciudad olívica–, las personas que vivían en el interior de este recinto de un total de 10 hectáreas se afanaban por mantenerse alejadas de lo que había fuera.

Urbanización de artistas, médicos o ingenieros, ese era y siempre fue el perfil de algunos de los habitantes de Toralla. Podían salir tranquilamente a pasear por la zona sin cruzarse con nadie. Y, hasta hace bien poco, una década a lo sumo, también gozaban en exclusiva de las playas que rodean la isla, pero aquí se encontraron, en el año 2012, con la oposición a este estilo de vida del partido municipal de En Marea.

Desde la formación política no consideraban justo que tan solo los habitantes de la isla pudiesen disfrutar de un paraje natural tan mágico. De hecho, para muchos, la playa de Toralla, en la actual dividida por el puente, es la mejor de Vigo, la más paradisíaca y la única que mira hacia el sur. Además, Toralla nos acerca un paso más a las Cíes.

Así, basándose en la Ley de Costas de 1988, trataron de reclamar una parte pública en la isla. En concreto, esta ley establece la necesidad de hacer un deslinde del dominio público marítico-terrestre. Esto quiere decir que hay un mínimo de metros desde que acaba el mar y empieza la playa que quedan bajo la potestad de los ayuntamientos, en los que no se puede construir al libre albedrío –algo que sí se hizo en Toralla–.

Tardaron años, pero finalmente lo consiguieron y en la actualidad, después de muchas peticiones a la Consellería de Medio Ambiente para que levantase la valla de la isla, treinta años después de que entrase en vigor la Ley de Costas, se ha conseguido liberar el puente y la playa. Esto significa que, aunque al inicio del salvoconducto que separa tierra firme de la isla hay barreras, porque no se puede pasar en coche privado, sí se puede ir a caminar por él.

PASEAR POR EL PUENTE O BAÑARSE EN LA PLAYA. ¿Pero a dónde ir? No hace falta ir a ningún lado, pues las vistas desde el mismo puente son ya de por sí espectaculares, pero para aquellos que no les guste caminar sin rumbo y quieran ir a un lugar fijo, al final del puente está la playa de Toralla, un paraíso poco conocido, pues casi todo el mundo ajeno a la ciudad, es decir, turistas y extranjeros, piensan que se trata de una zona privada. Así que tendrás el privilegio de disfrutar con muy poca gente de esta exclusiva zona.

También lleva años sobre la mesa, concretamente, una década, el proyecto aprobado por Medio Ambiente para la creación de una senda peatonal de tres metros de ancho alrededor de la isla. Todo quedó en humo, de momento. Veremos si en un futuro se consigue.

EL GRAN EDIFICIO, AHORA DE LA UVIGO. El emblemático edificio situado en un lateral de la isla, que causa la admiración de los turistas con sus 20 pisos de altura (70 metros), es una auténtica aberración que rompe el panorama visual y empeña la vista de las islas Cíes, según la opinión de algunos expertos medioambientales.

Lo que empezó siendo una demanda de las clases más pudientes de Vigo, llegó a caer en el declive más absoluto. Teniendo en cuenta que la isla no tiene muchos rincones de dominio público, sino que, al contrario, hay una sociedad, Toralla S.A., con concesión sobre la isla hasta 2064, los propietarios de los 30 chalets, de forma comunitaria, trataron de reconciliarse con la urbe viguesa, por lo que cedieron esa alta torre a las instalaciones de un centro de estudio marítimo vinculado a la Universidade de Vigo (UVigo).

De este modo, lo que comenzó siendo una aberración (y no ha dejado de serlo porque el gusto arquitectónico sigue siendo el mismo),ha pasado a desempeñar una importante y útil función pública, dedicándose a la investigación. Aprovechándose de esto, hubo un tiempo en el que se preveía la construcción de un nuevo edificio, también de gran altura, pero la supuesta existencia bajo la tierra de un castro de la Edad de Hierro y una Necrópolis Romana lograron evitarlo.

Mientras se estudia el terreno para tratar de ubicar y desenterrar el hallazgo –difícil tarea por la privacidad y opacidad con respecto a lo que sucede dentro de Toralla–, no se puede llevar a cabo el proyecto, que fue tumbado por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

las claves
¿Cómo visitar la isla?

··· Desde Santiago resulta muy fácil llegar a Toralla. No tiene pérdida si te desplazas en coche. Tomando la N-550, para enlazar luego con la salida de la AP-9 y seguir todo recto hasta Vigo cogiendo posteriormente la salida en la VG-20, en poco más de hora y cuarto podríamos disfrutar de este emblemático entorno. Eso sí, tendrás que hacer frente al pago de dos peajes, uno hasta Pontevedra y otro en el tramo de Pontevedra a Vigo. En total, entre la ida y la vuelta puedes desembolsar unos veinte euros.

··· Una vez allí, puedes aparcar en el parking público de la playa de O Vao, que es gratuito y queda cerca de la isla andando, a unos 400 metros de distancia. Si no, también está la opción de que esperes al bus urbano de las líneas número L10 o L11.

18 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.