Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 12 abril 2021
02:00
h

Amenazadas las finanzas de 44 pequeños municipios gallegos

Sus ingresos dependen en un 70 % o más de las transferencias de capital de otras administraciones // La crisis económica se va a notar en los fondos que perciban

La pandemia del coronavirus tiene una sombra alargada y no solo amenaza la salud de las personas. El parón de la actividad económica por la alerta sanitaria está provocando la merma de los ingresos públicos, en un nivel todavía por cuantificar, que va a poner en riesgo la precaria estabilidad financiera de los municipios más pequeños en la geografía gallega.

Según señalaron los expertos de la Red Localis en el último estudio del Observatorio Municipal Gallego, “la caída del PIB, el aumento del déficit público y el desplome de la recaudación, tanto a nivel estatal como autonómico, supondrán con toda probabilidad un recorte de las transferencias que reciben los gobiernos locales de las administraciones públicas, así como de su participación en los tributos”. Este panorama que dibuja Red Localis va a afectar, sobre todo, a 44 pequeños ayuntamientos, la mayoría de las provincias de Lugo y Ourense, en los que el 70 % o más de sus ingresos para atender sus necesidades se corresponden con lo que reciben de otras administraciones.

DEPENDENCIA. Yendo un paso atrás, el análisis de la autonomía financiera municipio a municipio revela que en la comunidad gallega hay una lista de 123 concellos en los que la importancia de las transferencias en el cómputo total de sus ingresos es del 60 % o más, una fotografía que amplia la muestra de los que se verán más afectados por la alargada sombra de la crisis económica provocada por el virus el pasado año. Sobre cómo afectará la pandemia a los ingresos de los concellos en el apartado de transferencias de capital del Estado y Xunta, el codirector de Red Localis, Alberto Vaquero, señala que, de media, “las transferencias de otras administraciones públicas a los ayuntamientos gallegos suponen el 37 % de los ingresos no financieros, una cantidad cercana a los 460 euros por habitante. A este porcentaje habría que sumarle lo que representan las transferencias de capital, el 6 % también de los ingresos no financieros, unos 140 euros por habitante”.

De acuerdo con estos números, los municipos reciben por vecino 600 euros por transferencias.

Ante esta tesitura, según explica Vaquero, “es de esperar que se produzca una rebaja de tales aportaciones. La caída del PIB a nivel nacional del 11 % y para Galicia del 9 %, más el aumento de la tasa de desempleo hasta cerca del 20 % y un aumento del déficit público al 9 % en España , junto con una caída elevada de los ingresos, supondrán, con toda probabilidad, un recorte de las transferencias que venían recibiendo los gobiernos locales, así como de su participación en los tributos del Estado. Lo mismo sucede para los fondos que reciben los gobiernos locales por parte de la Xunta de Galicia”.

PROBLEMA ENDÉMICO. En cuanto a la viabilidad de esos 44 concellos cuyo erario depende en más de un 70 % de esas transferencias, el profesor Vaquero apunta que la dependencia económica de esos es clara “y el problema es que en la mayor parte de los casos es algo endémico”. Por lo tanto, subraya, “tiene una difícil solución”.

Pese a ese oscuro e incierto panorama, puntualiza este economista que la viabilidad económica “no estaría comprometida, puesto que las diputaciones provinciales tienen la capacidad normativa y los medios para prestar algunos servicios básicos cuando se compruebe la imposibilidad de prestarlos con sus recursos”.

Precisa este profesor que donde si va a notarse “es en la políticas de contrataciones (capítulo I de gastos), en materia de gastos corrientes y de servicios (capitulo 2) y en inversiones reales (capítulo 6). Sin duda esto se derivará en una política de mínimos en algunas partidas y un presupuesto muy limitado”.

la mitad, en ourense
posible solución
28 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito