Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 31 octubre 2020
03:41
h

Arden los ánimos y los neumáticos ante el temor por el futuro de Alcoa

La plantilla lucense clama por la ‘marcha atrás’ de Moncloa a actuar expropiando la factoría

“Goberno, escoita, A Mariña está en loita”. Este grito atronaba el sábado en Xove, Lugo, donde trabajadores de la planta de Alcoa San Cibrao trasladaron sus protestas en su batalla para garantizar que tanto sus empleos, como una actividad estratégica que lleva cuatro décadas desarrollándose en la comarca, sigue teniendo futuro. Para visibilizar su lucha... fuego. Al igual que la plantilla está quemada por la amenaza de despidos que se cierne sobre 524 del millar largo de compañeros, arden los ánimos, porque no aprecian que desde Moncloa cumplan y den pasos hacia la intervención y nacionalización de la amenazada planta.

“Se non hai solución, Goberno dimisión”, coreaban los operarios encargados de producir el aluminio primario gallego, el único que sobrevive en la península, metal no férrico que la multinacional estadounidense pretende erradicar de España.

“Échale huevos, Pedrito, échale huevos”, gritaban, en alusión al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Tampoco se libró el negociador del Ministerio y secretario general de Industria y Pymes. “Raúl, cabrón, apoia a intervención”, le insistían a Blanco, que en los últimos tiempos aprovecha cualquier intervención para, según los trabajadores gallegos, echarse atrás sobre lo prometido y tirar balones fuera sobre una intervención y nacionalización directa. En su día lo publicamos en estas páginas: el Ejecutivo socialista no quiere una nueva expropiación como la de Rumasa, la última en nuestra historia reciente... y que data de 1983, recién estrenado Felipe González como presidente del Gobierno.

Los trabajadores de San Cibrao lo tienen claro: “Enerxía, solución ; a solución, unha intervención”, se desgañitaban. Si la luz hubiese tenido un precio asequible y competitivo para las industrias electrointensivas, como es el caso, no estarían en esta tesitura. Pero el Estatuto prometido por Sánchez sigue sin estar, dos años después, y se le sigue esperando. Mientras, la Xunta declara sector esencial y estratégico a este conjunto de empresas fabriles que gastan más luz que nadie, aunque las competencias sean estatales. “¿Dónde está el estatuto, el estatuto dónde está?” Parecen no saberlo ni en Moncloa. “Ministra Maroto, non nos vendas a moto”, apuntaban.

“Fóra yanquis, pandilla de mangantes”, gritaban mientras ardían las bengalas y los neumáticos en llamas cortaban la carretera autonómica LU-862. “Álvaro Dorado, primeiro ti aó paro”, se referían al actual presidente de Alcoa en España, encargado por la multinacional de liquidar el aluminio primario español.

Detallaban desde Efe que el nuevo corte se realizó en el lugar de O Cruceiro, en las inmediaciones de la conocida como rotonda del Terramar, en el municipio de Xove, sobre cuyos terrenos se asienta una parte del complejo industrial de Alcoa. Allí la Xunta tampoco se libró de los cánticos: “Feijóo, cabrón, apoia a intervención”. Valoran, pero le piden mucho más, al Gobierno autonómico.

Continúan la batalla para que se nacionalice temporalmente la empresa para luego vendérsela al grupo Liberty House, del coloso británico GFG Alliance, interesado en el complejo industrial y para el que tiene planes de futuro.

El propio presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, aprovechaba los micrófonos de la Cadena Ser para pedir “responsabilidad” a la propia Alcoa, alegando que debe comprender que pone en peligro el medio de vida de toda una comarca. Claro que la multinacional acaba de cerrar una factoría en su propio país, en pleno Washington, EE.UU., y la de Cervo la tiene ya computada en sus cuentas.

El portavoz de la plataforma que agrupa a las empresas auxiliares, Kike Rocha, insistió en la intervención.

“A Mariña sálvase loitando”. Lo tiene claro y así lo seguirá haciendo la plantilla.

El TSXG ya estudia la solicitud de las cautelares

El comité de empresa de Alcoa San Cibrao presentó el pasado viernes en el Tribunal Superior de Xustiza de Galcia la solicitud de medidas cautelares para paralizar de manera temporal el proceso de ERE, que supondría el despido de más de medio millar de trabajadores directos “e de outros tantos operarios e operarias das industrias auxiliares”, según detalla el sindicato CIG.

Explican en un comunicado que se demanda la intervención o la administración judicial delos bienes productivos, asumiéndose la intervención y administración de la planta de aluminio por parte de la SEPI durante el tiempo que dure el proceso de impugnación del despido colectivo “e mentres non haxa sentenza xudicial firme”.

De manera subsidiaria, en el escrito también se solicita del TSXG que ordene a Alcoa no ejecutar los despidos individuales y, en consecuencia, que no proceda a parar la producción de aluminio en la fábrica y a llevar a cabo cualquier actuación dirigida a hacer efectiva esta paralización de la planta y, concretamente, de las cubas de electrólisis, de nuevo a la espera de que se produzca la citada sentencia firme relacionada con el procedimiento por el ERE.

Mientras, el comité ultima la “gran manifestación” para el próximo sábado día 24 en Lugo capital, que recorrerá desde las 11.00 horas la capital provincial, saliendo del edificio administrativo de la Xunta y terminando en la Subdelegación del Gobierno, donde prevén hacer entrega formal de la solicitud de intervención pública temporal de la fábrica de Cervo al Gobierno de España.

Demanda desde Arco Iris
Eliminar la balsa tóxica
Image

··· “La factura ambiental que Alcoa pretende dejar en los aledaños de su factoría de San Cibrao es inasumible para Galicia”, denuncia la Asociación Ecologista Arco Iris. En un comunicado, alega que “la enorme balsa de lodos ocupa una superficie similar a 87 campos de fútbol. Demandan a esta industria que elimine un “desastre ambiental de envergadura colosal” en potencia, pues con una superficie equiparable a la mitad de la balsa de Aznalcollar, “esta bomba de relojería que Alcoa pretende abandonar en Galicia puede hipotecar el futuro de toda la zona”, avisan.

··· Argumenta Arco Iris que “la permanencia de la planta de aluminio debe estar condicionada a obligar a los antiguos propietarios a devolver las subvenciones estatales y a restaurar la periferia de la factoría a su estado anterior, ejecutando los trabajos necesarios para extraer y tratar adecuadamente los lodos y metales pesados que contiene la balsa tóxica”.

··· “Alcoa ha funcionado durante toda su existencia como una industria de enclave, provocando un desastre ambiental al que ahora intentará no hacer frente, después de obtener pingües beneficios a costa de subastas eléctricas favorables y legislaciones laborables flexibles que hacían aumentar la productividad de la planta hasta extremos impensables en otras localizaciones”, indica Arco Iris.

··· Los ecoliogistas tienen claro que la Xunta “tiene la obligación de exigir que Alcoa cumpla con la legislación ambiental nacional e incluir esta medida en las negociaciones conducentes a asegurar que una industria estratégica permanezca en Galicia a cambio del cumplimiento y compromiso de sostenibilidad ambiental”.

18 oct 2020 / 00:15
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.