Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

Arranca el estudio de los restos fósiles de la mina de As Pontes de la mano de la UDC

Esta misma semana los investigadores han iniciado el análisis de las pocas muestras que se conservan, entre las que hay cocodriliformes // Se sabe que también hubo al menos un hipopótamo

    Galicia es un lugar difícil para poder estudiar el registro fósil. En primer lugar, porque este es muy escaso, ya que las cuencas sedimentarias apenas existen, y las que hay se dedican principalmente a la minería; y, en segundo lugar, porque no hay una ley que preserve los vestigios del pasado que se encuentran si estos no están relacionados con la actividad humana, ya sea arqueológico o fósil, de tal manera que estos acaban dañados, maltratados, perdidos o en manos particulares.

    Las minas de As Pontes y Meirama es precisamente uno de los pocos lugares de Galicia donde han aparecido fósiles que sería muy interesante analizar detenidamente para poder conocer los vertebrados que poblaron la región hace millones de años (algo de lo que hasta ahora hay muy poca literatura), así como para conocer el clima del pasado. Es por ello que dos investigadores de la Universidade da Coruña (UDC), después de mucha lucha por conseguir una cesión de los pocos ejemplares que perduran por parte del ayuntamiento de As Pontes –una vez que la mina, que estaba en las manos privadas de la compañía Endesa, pasó a manos del ayuntamiento–, han comenzado esta misma semana las tareas de investigación. Nada menos que siete años llevan detrás de estos fósiles.

    ¿Y qué es lo que han visto hasta la fecha, con lo que les han entregado? “Lo que te puedo decir por ahora es que en las muestras salen cocodrilos y también se tiene constancia, por fotos –a día de hoy ya no se dispone de él, porque se ha perdido tras no preservarse adecuadamente–, de que ha salido un mamífero pequeño, ya extinto a día de hoy, y que vendría a ser como un pariente con origen común con los hipopótamos”, explica Alejandro Blanco. Con todo, asegura que “aún no te puedo confirmar si en el material que queda a día de hoy (esos fósiles que les han cedido) está representado este animal, porque hasta que no los estudiemos no lo sabremos”.

    “Este es un proyecto que vamos a empezar ahora, pero yo llevo desde el año 2015 intentando negociar con Endesa, primero, y con el ayuntamiento de As Pontes, después, el préstamo de estos fósiles a la Universidad, hasta que finalmente el pasado lunes nos los concedieron”, nos cuenta Blanco. “Y estos son solo una parte muy pequeña de los que podría haber en esa mina, porque nunca hubo interés en preservar ese material y, la parte que queda, es gracias a trabajadores o a gente particular que se ha interesado en guardarlos”, explica, incidiendo en que, por eso, “es una colección bastante pequeña”, aunque, por suerte, “también bastante diversa”.

    Para Blanca Moncunill, poder participar en esta investigación es “una buena oportunidad”, porque “si nadie los ha estudiado antes, probablemente haya mucha información que obtener y que conocer, que nos permitirá acercarnos a cómo era Galicia en el pasado”. Algo que, en su opinión, es “muy interesante”, porque “por su posición geográfica diferente a la del resto de la Península, podría arrojar datos muy interesantes sobre los ecosistemas de esa época, de hace 23 millones de años, que hasta ahora no conocíamos en la comunidad gallega”.

    toda aportación particular es bienvenida

    ··· Los investigadores de la Universidade da Coruña (UDC) hacen un llamamiento a todos aquellos vecinos de As Pontes y Meirama que puedan tener en su casa algún resto fósil a que se pongan en contacto con ellos para contribuir en la investigación. Disponen de un escáner de mano que puede digitalizar la muestra sin tener que llevársela al laboratorio, de manera que el investigador llega, escanea la muestra y se lleva esa copia, sin necesidad de que el propietario tenga que ceder su especimen original. Y es que es de vital importancia, ya que los restos que han llegado hasta nuestros días son tan escasos por las características del terreno gallego (en su mayoría compuesto por rocas graníticas) que es una pena que no se preserven, que se pierdan o que se terminen desgastando por no saber conservarlos adecuadamente.

    15 ago 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito