Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 noviembre 2021
13:20
h

Arteixo, Oleiros y Sada crecieron en este año de pandemia alrededor de 500 habitantes

Mientras, Muros, Outes y Coristanco se desploman, con cien vecinos menos // Solo el 30 % de los municipios de la provincia de A Coruña tuvieron crecimiento demográfico

La crisis poblacional no es algo nuevo. Galicia siempre se ha caracterizado por la avanzada edad de su población y eso es algo que cada vez hace más mella en los números de habitantes. Y es que si la pirámide poblacional es más ancha por arriba que por abajo, es decir, en la parte de los ancianos que de los jóvenes, llegará un momento en que los fallecimientos hagan descender drásticamente las cifras de pobladores.

Eso es algo que ya está sucediendo, que es una realidad. Y, en este año de pandemia, también ha jugado un papel fundamental en esta crisis ya arrastrada de antes los decesos originados a raíz del coronavirus. Hagamos un repaso por la situación actual de la comunidad año y medio después de que la pandemia azotase también Galicia, centrándonos en la provincia de A Coruña.

A Coruña está compuesta por 94 municipios, de los cuáles solo 21 tienen más de 10.000 habitantes. Todos los demás son núcleos de población eminentemente rural donde las oscilaciones poblacionales entre años son insignificantes. En concreto, el balance general es negativo. Ya que de esos 94 ayuntamientos, 66 han perdido vecinos en el último año (el 70 %). Tan solo 28 (el 30 %), los ganaron.

AYUNTAMIENTOS CON MAYOR AUMENTO. ¿Cuáles fueron los más afortunados? Dejando a un lado las grandes ciudades de la provincia (A Coruña, Santiago y Ferrol), los mayores incrementos se experimentaron en Arteixo, con 476 vecinos más; Oleiros, con 459 más; y Sada, con 345 más. Les seguirían Ames (+ 311) y Culleredo (+ 283). Los siguientes ya estarían por debajo de los cien: Ares (+ 97), Brión (+ 86), Carballo (+ 80), Miño (+ 77) y Cuntis (+ 70).

Cabe destacar que de todos los citados, es Oleiros el que alberga mayor población, con un total de 36.534 vecinos –sería el segundo de toda la provincia con más pobladores, si quitamos las grandes ciudades, solo por detrás de Narón, que tiene 39.056 habitantes–. Le siguen, a una prudencial distancia, Arteixo, con 32.738 vecinos; y Ames, con 32.104. Luego estarían Carballo (31.429) y Culleredo (30.685).

LOS MÁS PERJUDICADOS. ¿Y cuáles fueron los que sufrieron en mayor medida la crisis demográfica en el último año? Si prescindimos de la debacle ferrolana –que perdió 500 habitantes–, fue Muros el ayuntamiento más perjudicado, ya que se quedó sin 129 pobladores en 2020. En segunda posición, muy cerca, se sitúa Outes, con 127 menos; y, en tercera, estaría Coristanco, con 124 menos.

Completarían el ‘top 10’ los municipios de Trazo (- 100), Vimianzo (- 94), Zas (-79); Fene (-76); Lousame (- 70); As Pontes de García Rodríguez (- 70) y Santa Comba (- 64).

De todos ellos, sería el ayuntamiento de Fene el que más pobladores tiene en la actualidad, con 12.868. También por encima de los diez mil estarían As Pontes de García Rodríguez, con 10.068. Después vendrían Santa Comba (9.362), Muros (8.427), Vimianzo (6.963), Outes (6.155), Coristanco (5.950), Zas (4.393), Lousame (3.268) y Trazo (3.013).

Aunque estos últimos son ya pequeños municipios con pocos vecinos, no son los que menos habitantes tienen, ni mucho menos, de la provincia. Ese mérito es para As Somozas, donde solo habitan 1.083 vecinos. En cifras similares se mueven Cerdido, con 1.087; y Toques, con 1.107. Luego vendrían Moeche (1.186) y Vilarmaior (1.209).

LAS SIETE GRANDES CIUDADES: BATACAZO PARA FERROL. Si pasamos ahora a analizar cuál ha sido la situación pandémica y su incidencia en la población en las siete grandes ciudades gallegas, obtenemos unos muy buenos resultados, pues todas ellas –a excepción de Ferrol–, han crecido poblacionalmente en el último año. La que más lo hizo fue A Coruña, que sumó la friolera de 1.893 nuevos habitantes, hasta llegar a los 247.604. Le sigue Vigo, con 1.328 pobladores nuevos, estando ya en los 296.692, convirtiéndose, una vez más, en la ciudad más grande de Galicia. Luego estarían, ya por debajo de los mil, Santiago (+ 588), con 97.848 habitantes; Ourense (+ 410), con 105.643; Lugo (+ 243), con 98.519; y Pontevedra (+ 231), con 83.260.

Por contra, Ferrol sufrió una importante pérdida de 505 habitantes en 2020, estando ahora en los 65.560. Es la ciudad más pequeña de la comunidad gallega.

Más muertos que provoca la COVID por áreas sanitarias

··· Sacando las siete grandes ciudades gallegas, donde, como es lógico, hay más población y, por tanto, también más infectados, ingresados en hospitales y fallecidos, los municipios que más óbitos registraron a raíz de la crisis del COVID son sorprendentes. En el área de A Coruña (la ciudad registró 183 muertes), fueron Oleiros (28), Pontedeume (20) y Culleredo (18).

··· En la de Ferrol, se encuentran Narón (27), Fene (8) y Neda, Valdoviño y Ortigueira (5). En la de Santiago: Ribeira (20), Ames (10) y Teo (9). En la de Pontevedra: Ribadumia (7) y Sanxenxo (6). En la de Vigo: Salvaterra do Miño (25), Tui (12) y Gondomar (11).

··· En la de Ourense: O Pereiro de Aguiar (42), Barbadás y O Barco de Valdeorras (20) y Monterrei (12). En la de Lugo: O Incio (21), Outeiro de Rei (22) y Monforte de Lemos y Cervo (11).

Galicia tiene la mitad de los núcleos poblacionales de España, en el rural: 30.000
Lleva tres décadas con más fallecimientos que nacimientos y, cuando no, es por la migración
Image

Santiago. Según los datos provisionales de población a 1 de enero de 2021, publicados recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Galicia ha vuelto a perder habitantes a lo largo del año: un 0,21 % menos de pobladores conviven en la comunidad gallega en estos momentos.

Esto es “una novedad ‘relativa’, ya que desde hace más de tres décadas se vienen registrando anualmente mayor número de defunciones que de nacimientos”, asegura el profesor jubilado de la USC Julio Hernández Borge, experto en la materia. Y es que, no en vano, siempre se escucha que Galicia es una población envejecida, donde la pirámide poblacional está invertida y hay muchos más mayores de 60 años que menores de 30, tendencia que se sigue agravando.

Si bien es cierto que hubo algunos años puntuales en los que la caída fue menor, “cuando la población municipal de habitantes aumentaba, se debía al saldo migratorio positivo”, explica el experto. Y es que, tal y como lleva años anticipando el profesor Edelmiro López, “en los últimos cincuenta o sesenta años hubo una inmigración rural muy fuerte hacia el extranjero”.

Sin embargo, “en los últimos veinte, derivó en una inmigración interna hacia las ciudades que ha acabado provocando una estructura demográfica en el medio rural y un envejecimiento que hace que esté muriendo más gente de la que nace”.

¿Será una situación reversible? ¿Estamos a tiempo de arreglarla? “Cambiar las tendencias demográficas, una vez que se instalan, cuesta mucho, por eso, invertir la regresión demográfica del medio rural, aunque las medidas aplicadas tuvieran éxito, llevaría décadas”, prevé.

España tiene aproximadamente 55.000 entidades de población y Galicia la mitad de ellas. En Castilla, aunque se marchara el 99 % de la población rural, como está en núcleos de 5.000 o 6.000 habitantes, aún quedarían 100. Pero en Galicia, con entidades de 50 o 100 personas, en cuanto se produce despoblación, quedan muchos de ellos abandonados. Ese es el problema.

A Coruña, en concreto, es una provincia que empieza a tener un gran número de aldeas abandonadas, ubicadas, especialmente, en la franja más próxima a Lugo o en zonas del litoral, pero con una realidad no muy diferente de las áreas del interior. Un hábitat tan disperso como el gallego plantea el problema de cómo conseguir llevar a esas 30.000 entidades de población servicios de todo tipo. Por eso, probablemente a medio plazo, habrá que asumir que se despoblarán. ecg

protagonista
“Somos un ayuntamiento joven y dinámico”
Image
Carlos Calvelo, alcalde de Arteixo

“Tenemos 33.000 habitantes y estamos en un periodo clave de dar el salto de mediana población a un concello grande con servicios y desarrollo”, aseguraba el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo hace apenas dos meses en una entrevista. Explicaba que estaban a punto de “alcanzar la mayoría de edad”.

Sin embargo, evidenciaba que no todo era tan bonito como parecía, ya que “tenemos una casuística en el concello en la que tenemos todas las partes buenas y todas las malas”, explicaba, por lo que “somos el ayuntamiento global”. “Todas las problemáticas que se pueden dar en un ayuntamiento, nosotros las tenemos”, dijo.

Sobre la forma de vida de la población que vive en Arteixo, evidencia que mucha se dedica al trabajo en la refinería de la zona. “Un municipio como el nuestro debe convivir con la industria, que a veces es molesta y contaminante, pero que debe mejorar los servicios y equipamientos de la gente que vive que alrededor de ella”.

Asimismo, otra de las características de la población de Arteixo es su media de edad: con mucha gente joven y de mediana edad. “Aquí la gente tiene el trabajo a diez minutos de su vivienda”, decía el alcalde, de manera que “aunque aún nos queda mucho por hacer, hemos mejorado en parques, centros cívicos, actividades... Tenemos una pirámide poblacional perfecta”.

“Somos jóvenes y dinámicos”, aseguró. Y, sin ninguna duda, aseveró que “vamos a ser un ayuntamiento de referencia en Galicia los próximos años, si no lo somos ya ahora”. Espera seguir creciendo en el futuro y no parar con esta buena dinámica que comenzó ya hace tiempo atrás.

01 ago 2021 / 00:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.