Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 17 mayo 2022
13:01
h

“Aún con el coronavirus, se realizaron dos o tres viajes junto a unas ochenta personas de

Las tramitaciones con países como Bulgaria y Hungría pueden prolongarse entre dos años y medio y tres años

Santiago. “Aún estando en pandemia se hicieron dos o tres viajes a Vietnam para recoger a niños, pero nuestras familias tuvieron que ir en grupo con otras 80 de toda Europa, fue lo máximo que se pudo hacer en esos momentos con el covid”, relató a EL CORREO el vicepresidente de Interadop Galicia, Joaquín Iglesias, una asociación que entre 2020 y 2021 consiguió traer a 679 menores: 370 de Colombia, 136 de Vietnam, 104 de Rusia, 35 de Rumanía, 25 de Bolivia, cinco de Panamá y cuatro de Perú.

Por su parte, Luisa Prego, desde MIMO Galicia, apuntó que durante la pandemia no fue necesario paralizar trámites porque “como colaboramos con países europeos y las restricciones eran muy similares a las nuestras, pudimos entendernos, a excepción de los meses de marzo o abril de 2020, los de confinamiento total”. MIMO Galicia consiguió entre 2000 y 2021 tramitar un total de 165 solicitudes de adopción: 107 niños de Hungría y 58 de Bulgaria.

“Ahora que la pandemia ya está más o menos finalizada, estamos volviendo a la normalidad, por ejemplo, hoy mismo (el día en que se realizó la entrevista) viajan dos familias gallegas a Vietnam y este mayo van a viajar más”, aseguró el vicepresidente de Interadop. Aunque en el pasado la variedad de países era mayor, ahora solo trabajan en colaboración con Vietnam, a través de la Xunta.

El cometido de Adecop Galicia con las familias es “lograr que la adopción termine con buen fin”, para lo que “colaboramos en todo: preparamos el expediente para enviar al país, organizamos todos los viajes, les orientamos y colaboramos para que todas las familias puedan ir directamente a recoger a sus niños”, explicó.

FAMILIAS DE TODO TIPO. Además, desde Interadop puntualizan que la explicación de por qué realizan solo adopciones de Vietnam es “por periodo de tiempo desde que se presenta la solicitud hasta que el menor es adoptado”. En el caso de este país asiático, tarda apenas un año y medio o dos años, mientras que en otros, como China, pueden llevar un retraso de hasta ocho años.

Y, “en los procesos de adopción, como en todo, es importante la agilidad” y la rapidez de los trámites, para que las familias reciban a los menores con la menor edad posible y la más ajustada a sus circunstancias. Precisamente, sobre el tipo de familias que se está decidiendo a adoptar, Iglesias afirma que “las hay de todo tipo, desde matrimonios hasta familias monoparentales, el abanico es muy amplio”.

En la misma línea, este experto en adopciones subraya que hay familias de todo tipo, pero sí es verdad que “la adopción internacional se ha visto disminuída en los últimos años, bien porque la situación para las familias se prolonga más de lo esperado (dos años y medio o tres) o porque cambian sus circunstancias”.

BUENA INTEGRACIÓN. Por suerte, tanto Iglesias como Prego aseguran que el feedback después de la adopción, durante el periodo de seguimiento de tres años que establece la ley, es “muy bueno”, pues “nunca hemos tenido ninguna queja ni problema más allá de la adaptación”. Precisamente, para Prego, la adaptación depende de “los padres”, pues esta es su propia responsabilidad. ecg

15 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito