Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 01 diciembre 2021
14:53
h

Caballero y Formoso tensan la cuerda de las primarias del PSdeG en el debate

El secretario xeral pide tiempo, que el partido no siga triturando líderes, y dice que su proyecto avanza // El barón provincial lamenta el escaso tirón de Caballero como candidato y destaca que él arrebató territorios al Bloque en As Pontes y al PP en A Coruña // Rivalizan por la cercanía a Pedro Sánchez

Los aspirantes a la secretaría xeral del PSdeG redondearon anoche su campaña en el proceso de primarias que se celebra este sábado con el cara a cara moderado por la periodista Carmen Chao en el que durante más de hora y media abordaron tanto el modelo de partido por el que apuestan, como sus planes para la recuperación económica y social y los proyectos para el presente y el futuro de Galicia.

Gonzalo Caballero destacó que en los cuatro años que estuvo al frente del partido, el PSdeG avanzó y tiene más capacidad para afrontar los diferentes procesos electorales que están en el horizonte. Además, advirtió que la formación tiene que dar al secretario general un tiempo para asentarse huyendo de convertirse en una “máquina trituradora de líderes”.

Valentín González Formoso sostuvo que en As Pontes no se resignó a que el concello fuera territorio del BNG y los socialistas lograron hacerse con la alcaldía y hoy tienen 12 de los 17 ediles. Además, agregó que frente a quienes le decían que la provincia de A Coruña era popular, hoy el PSdeG tiene la diputación y más alcaldías que el PP. “Nós non nos queremos resignar a que Galicia sexa territorio do PP. Galicia é de quen a atenda e a entenda”, subrayó el socialista coruñés, que en varias ocasiones destacó lo malos resultados cosechados por el PSdeG en las elecciones autonómicas, cuando pasó a ser tercer fuerza parlamentaria. Con datos del CIS, Formoso lamentó también el escaso tirón de Caballero como candidato. El actual secretario xeral insistió en que durante cuatro años “sudó la camiseta” para ejercer su liderazgo en una etapa “muy difícil” agravada por la crisis sanitaria.

También polemizaron en torno a la unidad interna. Formoso destacó que las siete sensibilidades que había en la provincia coruñesa hoy forman parte de la dirección provincial, algo que, subrayó, no ocurre en la dirección encabezada por Caballero que no integró a la lista perdedora del congreso.

El secretario general rechazó esta interpretación y mantuvo que bajo su liderazgo, encargado de marcar la linea ideológica y estratégica, integró a los miembros de la candidatura de Xoaquín Fernández Leiceaga, que ahora es presidente del partido. Uno y otro elogiaron el trabajo mutuo y que el partido no puede prescindir de ninguno.

El debate significó el punto álgido de la campaña en la que Caballero apostó por un tono más elevado en los ataques a su contrincante, Formoso, que optó por un perfil más institucional.

Caballero se autodefinió para la militancia como el candidato de la izquierda, con un proyecto feminista, galleguista y ecologista, mientras que Formoso defendió la opción socialdemócrata como la idónea para entrar en el electorado popular en los comicios gallegos de 2024 y remarcó que así logró el PSdeG más de cien alcaldías y el gobierno en tres diputaciones. Es más, el actual secretario general atacó al presidente de la Diputación coruñesa como el mejor aliado del PP al tratar de escorar al partido del puño y la rosa hacia los postulados conservadores. Sin embargo, el barón provincial emplazó a la militancia a escoger entre ser irrelevantes en el Parlamento de Galicia o colocar al PSdeG en el lugar que se merece con el objeto de ganar las gallegas.

El candidato a la reelección recalcó que defiende al partido “pero por encima de todo a Galicia” y reivindicó, frente a los ataques de Formoso, la posición propia del PSdeG con respecto a la protección del lobo o a los peajes en las autovías frente a Madrid. “Para defender a Galicia, a mi no me gana nadie”, dijo insistiendo en afear a Formoso que hace dos años no estuviese en el mitin de A Coruña con Pedro Sánchez en la campaña de las generales, pero sí estuviese dos semanas antes junto a Feijóo en una comparecencia. Le acusó de dar “el abrazo del oso”. “No encuentro un proyecto en tu candidatura que garantice nada más”, dijo Caballero a Formoso, recordándole de nuevo los malos resultados obtenidos en A Coruña en las últimas autonómicas. Aún así, afirmó que ambos tienen una “buena relación personal” y que es más lo que les une que lo que les separa.

Por su parte, el actual presidente de la Diputación de A Coruña y alcalde de As Pontes, replicó al portavoz parlamentario que “el verdadero abrazo del oso es permitir que el PP siga con mayoría absoluta en el Parlamento, cosa que en otras instituciones no permitimos”. Volvió a advertirle de que “no se puede vivir en un mundo paralelo” y defendió el trabajo de los socialistas que gobiernan las instituciones, “con medidas constructivas, no con enunciados”. Formoso dijo ser partidario de la renovación del marco estatutario gallego, pero precisó que el verdadero galleguismo hay que “manifestarlo no solo en la teoría, o con una fotografía el 25 de julio, o en la ofrenda a Castelao”. “Galleguismo significa defender los intereses de los gallegos, por encima de cualquier interés partidista”, aseveró. Defendió, en este sentido, que es necesario que el PSdeG se ponga al lado de la ciudadanía frente a aquellas medidas que perjudiquen a los gallegos, aunque éstas procedan del Gobierno central . “Tenemos que tener capacidad de transmitir a los compañeros de Madrid que no somos comparsas”, apuntó. Y añadió que “eso también es hacer Galicia, hacer país”.

Durante una de sus intervenciones, y ante los reproches recibidos, González Formoso presumió de apoyar a Pedro Sánchez desde el inicio, cuando otros, dijo en alusión al actual líder del PSdeG, se referían a él como “el chico del aparato”. Caballero lo interrumpió para negar la literalidad de la expresión.

Para fortalecer al partido con los temas que interesan al país, el también alcalde de As Pontes propuso la celebración de una conferencia política, ya que pese a que Caballero la había prometido tras las autonómicas para rearmar de contenidos a la formación finalmente fue aplazándola debido a la pandemia del coronavirus.

Para Caballero, las claves están en retomar la escuela de formación Ceferino Díaz dando protagonismo al feminismo, fortalecer la estructura comarcal y dar vida a las casas del pueblo.

Uno y otro se lanzaron dardos apelando ambos a la unidad interna y al papel de quienes tienen el carné socialista, pero si el portavoz parlamentario señaló que primero hay que conquistar a los afiliados para después cautivar al electorado, el titular de la corporación provincial coruñesa consideró que nadie debe cavar trincheras entre la militancia, sino que hay que tener amplitud de miras, que cuente con todos y construya un PSdeG en positivo.

A estas alturas, en la organización dan por hecho que ya apenas se moverán votos de cara al sábado, en las que están llamados a participar al 9.100 afiliados.

Los aspirantes a la secretaría xeral del PSdeG redondearon anoche su campaña en el proceso de primarias que se celebra este sábado con el ya tradicional cara a cara moderado por la periodista Carmen Chao en el que durante una hora abordaron tanto el modelo de partido por el que apuestan, como sus planes para la recuperación económica y social y los proyectos para el presente y el futuro de Galicia.

Gonzalo Caballero destacó que en los cuatro años que estuvo al frente del partido, el PSdeG avanzó y tiene más capacidad para afrontar los diferentes procesos electorales que están en el horizonte. Además, advirtió que la formación tiene que dar al secretario general un tiempo para asentarse huyendo de convertirse en una “máquina trituradora de líderes”.

Valentín González Formoso sostuvo que en As Pontes no se resignó a que el concello fuera territorio del BNG y los socialistas lograron hacerse con la alcaldía y hoy tienen 12 de los 17 ediles. Además, agregó que frente a quienes le decían que la provincia de A Coruña era popular, hoy el PSdeG tiene la diputación y más alcaldías que el PP. “Nós non nos queremos resignar a que Galicia sexa territorio do PP. Galicia é de que a atenda e a entenda”, subrayó.

También polemizaron en torno a la unidad interna. Formoso destacó que las siete sensibilidades que había en la provincia coruñesa hoy forman parte de la dirección provincial, algo que, subrayó, no ocurre en la dirección encabezada por Caballero que no integró a la lista perdedora del congreso.

El secretario general rechazó esta interpretación y mantuvo que bajo su liderazgo, encargado de marcar la linea ideológica y estratégica, integró a los miembros de la candidatura de Xoaquín Fernández Leiceaga, que ahora es presidente del partido.

Uno y otro elogiaron el trabajo mutuo y que el partido no puede prescindir de ninguno.

El debate significó el punto álgido de la campaña en la que Caballero apostó por un tono más elevado en los ataques a su contrincante, Formoso, que optó por un perfil más institucional.

Caballero se autodefinió para la militancia como el candidato de la izquierda, con un proyecto feminista, galleguista y ecologista, mientras que Formoso defendió la opción socialdemócrata como la idónea para entrar en el electorado popular en los comicios gallegos de 2024 y remarcó que así logró el PSdeG más de cien alcaldías y el gobierno en tres diputaciones.

Es más, el actual secretario general atacó al presidente de la Diputación coruñesa como el mejor aliado del PP al tratar de escorar al partido del puño y la rosa hacia los postulados conservadores.

Sin embargo, el barón provincial emplazó a la militancia a escoger entre ser irrelevantes en el Parlamento de Galicia o colocar al PSdeG en el lugar que se merece con el objeto de ganar las gallegas.

Para fortalecer al partido con los temas que interesan al país, el también alcalde de As Pontes propuso la celebración de una conferencia política, ya que pese a que Caballero la había prometido tras las autonómicas para rearmar de contenidos a la formación finalmente fue aplazándola debido a la pandemia del coronavirus.

Para Caballero, las claves están en retomar la escuela de formación Ceferino Díaz dando protagonismo al feminismo, fortalecer la estructura comarcal y dar vida a las casas del pueblo.

Uno y otro se lanzaron dardos apelando ambos a la unidad interna y al papel de quienes tienen el carné socialista, pero si el portavoz parlamentario señaló que primero hay que conquistar a los afiliados para después cautivar al electorado, el titular de la corporación provincial coruñesa consideró que nadie debe cavar trincheras entre la militancia, sino que hay que tener amplitud de miras, que cuente con todos y construya un PSdeG en positivo.

A estas alturas, en la organización dan por hecho que ya apenas se moverán votos de cara al sábado, en las que están llamados a participar al 9.100 afiliados.

28 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito