Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 18 septiembre 2021
12:41
h

Cortizo transformará Padrón en la meca del PVC en Europa

Invertirá 51 millones y generará 145 empleos al triplicar la producción de su fábrica del polígono de Picusa y con una nueva planta de reciclaje // Conquistará mercados donde ya vende aluminio

    Cargando reproductor ...

Cortizo suma y sigue en su intención de hacer de Padrón el HUB o centro neurálgico europeo en perfilería de ventanas. Tras solventar el ejercicio de la pandemia con crecimientos de ventas del 3,8 % en aluminio y 22,6 % en PVC, el grupo congregó a los medios para anunciar que destina 51 millones, dentro de su Plan de expansión y sostenibilidad 2021-2025, con el objetivo de transformar Padrón en la meca europea de los perfiles de cloruro de polivinilo (PVC) para ventanas, como ya lo es en el mundo de la metalurgia aplicada al sector de la construcción y la industria. Una estrategia sustentada en fondos propios, sin de entrada recabar ayudas públicas –ni siquiera de los tan de moda fondos Next Generation– que le permitirá crear 145 nuevos puestos de trabajo directos en su lugar de origen, principal núcleo productivo y donde se ubican los cuarteles generales y en el futuro lo estará también su campus tecnológico y gran centro de I+D+i.

Presentaron este novedoso y ambicioso proyecto el director general de arquitectura del grupo, Daniel Lainz, y el gerente de Cortizo PVC, Estanislao Suárez. Una iniciativa cuyo objetivo es convertir a la firma gallega “en la más importante del sector en Europa” después de haber conseguido liderar el mercado ibérico en sólo siete años.

En 2014, cuando se montó la factoría inicial, que pretendía replicar el éxito de la perfilería de aluminio y aprovechar las economías de escala, las redes de distribución, los clientes ya existentes y otras sinergias, eran 24 los trabajadores y se vendió producto por un millón de euros; el año pasado sumaron 26 nuevos puestos, hasta los 134 operarios, y facturaron 34,3 millones de euros, con crecimientos de doble dígito durante todos los ejercicios. Toca seguir el modelo de éxito de los perfiles del metal no férrico con el que trabajan, donde exportan entre un 72 y el 73 % de su producción.

Ahora ampliarán la fábrica ubicada en el polígono de Picusa con 21.000 metros cuadrados extra y 30 nuevas extrusoras. Cuentan hoy con 15.000 metros y 15 de estas máquinas, capaces de producir 20.000 toneladas al año. Detalló Suárez que tras la ampliación se triplicarán a sesenta mil. “Las seis primeras nuevas extrusoras entrarán en funcionamiento en el primer trimestre de 2022, y el resto de forma progresiva en los próximos dos años”, apuntó. Se acompasarán al aumento de la demanda. Se añadirán veintiún silos de almacenaje de resina a los siete existentes y aquí se concentrarán 130 de los 145 nuevos empleos del plan y 41 millones de la inversión.

El objetivo de esta apuesta es “impulsar la internacionalización” también en PVC, siguiendo la estela del aluminio, como ya hicieron con éxito en la península. Daniel Lainz situó a Francia y a Bélgica como objetivos inmediatos de las exportaciones, aunque reconoció que ya en 2020 hubo ventas no sólo a tierras belgas –allí llevan presentes 35 años, y sus distribuidores acumulan ya una segunda generación–, también a Croacia, México o Costa Rica.

Ejemplo de economía circular. Los restantes quince nuevos puestos de trabajo y diez millones de inversión se irán a una nueva planta para el reciclaje de PVC de unas diez mil toneladas anuales de capacidad en el Polígono de Pazos. Este que convertirá a la compañía gallega en la primera que reutiliza tanto este cloruro de polivinilo como el aluminio, donde recicla este material desde hace más de tres décadas en sus fundiciones de Padrón y de Mieres. “La economía circular no es un gasto, es un beneficio”, apuntaba Lainz, que recordaba que el PVC puede ser reutilizado al menos en diez ocasiones sin mermas de propiedades, y mucho más allá, “es casi eterno”, si es tratado con tecnología y para los usos adecuados.

Por cada kilo que se recicle, se ahorrarán dos en emisiones de CO2 a la atmósfera, con lo que se pone de manifiesto el carácter sostenible de esta nueva apuesta.

Cortizo PVC imitará el modelo de la compañía con el aluminio y distribuirá contenedores entre sus clientes para recoger todo ese material y trasladarlo a Padrón, donde tras ser clasificado, será molido para generar materia prima con la que se volverán a producir perfiles que acabarán en futuras ventanas que se realicen con este producto.

Con esta iniciativa, el grupo padronés se consagrará como la marca más sostenible del sector, al ser la única compañía de Europa que vuelve a incorporar al ciclo productivo tanto PVC como aluminio. Además, cuenta con proveedores de resina para la producción de PVC adheridos al proyecto Operation Clean Sweep, una iniciativa que tiene como objetivo prevenir que las diminutas bolas de resina (pellets) puedan acabar en el mar y ser ingeridas por la fauna marina.

Recuperación económica acelerada. En los cinco primeros meses de este año el director general de arquitectura de la compañía reconoció que están registrando crecimientos que llegan a estar por encima del sesenta por ciento, aunque el directivo de Cortizo apuntó que en la comparativa entra casi un mes y medio de parón por el confinamiento, que afectó a toda la actividad de forma generalizada desde mediados de marzo a comienzos de mayo. Como empresa auxiliar del sector de la construcción, dijo, “estamos asistiendo a una recuperación fuerte y acompasada por zonas, con crecimientos en todos los países donde estamos presentes”, alegó.

También reconoció que pasado el mal trago e incertidumbre inicial que acompañó a la COVID-19, el grupo Cortizo reactivó a buen ritmo sus inversiones y planes. “La pandemia afectó en el primer momento por una cierta sensación de zozobra, tocó esperar acontecimientos porque nadie sabía que sucedería. Superado el primer golpe, las inversiones continúan acometiéndose”, aseguró.

Sobre el plan específico destinado al PVC, manifestó que de sus 51 millones de inversión prevista, nueve ya se están ejecutando. “Después iremos aumentando o disminuyendo el ritmo de la inversión atendiendo a la capacidad de generar demanda”, explicaba Daniel Lainz.

En la época de moda de los fondos UE como los Next Generation, Cortizo los financia con “recursos propios”, aunque no se cierran a la posibilidad de acceder a ayudas planificadas para la recuperación frente a la crisis provocada por la pandemia si ven que pueden optar a ellos.

Futuro hito. Aunque este jueves el protagonismo en Cortizo era para el PVC, el Campus Tecnológico que el grupo proyecta fue objeto de las preguntas previas a la rueda de prensa de la compañía. Y las respuestas pasan porque sigue su curso, y a partir del año próximo ganará protagonismo la génesis tras los trámites precisos de este espacio de ingeniería de envolventes que se convertirá, de nuevo una vez más, en el más importante de Europa. Se trata de un proyecto único en el sector, destinado a la investigación y a la formación, y en el que trabajará un equipo de 350 ingenieros y arquitectos dedicados al desarrollo de cerramientos a medida para grandes edificaciones de todo el mundo. Las nuevas instalaciones se construirán sobre una parcela de 87.000 m² en Padrón, a tan solo 500 metros de su sede central. El complejo, que conllevará una inversión aproximada de 40 millones de euros, contará con una superficie construida de 29.040 m² y se estructurará en 3 grandes edificios de dos alturas y un cuarto bloque destinado al aparcamiento. Serán edificaciones construidas bajo criterios de sostenibilidad, de consumo energético reducido, e integradas en su entorno natural con espacios verdes.

Por encima de 700 millones de negocio

··· En 2020 el grupo Cortizo sobrepasó de nuevo los setecientos millones de euros de volumen de negocio, umbral que ya escaló el año anterior (701). En 2018 la multinacional gallega facturó 636 millones, y en el ejercicio precedente ésta se situaba en los 554 millones. La compañía, que vende sus productos en 60 países, no paró de crecer ni en los años más adversos de la crisis, económica o vírica.

··· En su Plan Estratégico 2017-2020 el grupo Cortizo destinó más de 87 millones de euros con el objetivo de mejorar su red logística e incrementar la capacidad productiva de sus fábricas.

130.000

metros cuadrados de suelo con los que puede contar desde octubre de 2019 el grupo Cortizo para ampliar sus instalaciones en Padrón y Rois, tras la aprobación por parte de la Xunta del Proyecto Sectorial. Entonces se preveía invertir 56,9 millones de euros y la creación de 217 puestos de trabajo.

3.700

Puestos de trabajo a los que asciende la plantilla de la compañía padronesa especializada en perfiles de aluminio y PVC. Son cerca de medio millar más de los que tenía a finales de 2018, cuando totalizaba a unas 3.200 personas en nómina.

9

centros de producción de Cortizo, que a los de Padrón suma plantas en Asturias, Ciudad Real o Canarias, y a nivel internacional en Polonia, Francia y Eslovaquia. Su capacidad productiva es de 139.000 toneladas anuales de aluminio y más de dos millones de barras de PVC.

25 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
PVC
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.