Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
20:50
h

Cuenta atrás para evitar que Alcoa presente el ERE para la planta de San Cibrao: el plazo acaba el jueves

El comité de empresa solicita a los políticos se unan en defensa de la factoría lucense

Santiago. Comenzó la semana decisiva para la factoría de Alcoa en San Cibrao sin movimientos. El jueves se cumple el plazo dado por la multinacional norteamericana para presentar el ERE, y la incertidumbre se incrementa en los 534 empleados.

José Antonio Zan, presidente del comité de empresa, pide por ello a los políticos que tomen conciencia de la gravedad de la situación y dejen de “tirarse los trastos a la cabeza, porque es lo que están haciendo”, un comportamiento que, asegura, “no aporta nada a una solución”.

Exige, por ello, que “el Gobierno central y la Xunta de Galicia tienen que moverse más”, porque si la clase política estuviese solo “un cuarto de comprometida de lo que lo está la comarca de A Mariña” buscando una solución, “otro color nos pintaría a todos”, dijo ayer el sindicalista.

Recordó que el comité mantendrá “el miércoles y el jueves” reuniones con la dirección de Alcoa, y aún espera que la empresa “recapacite” y dé marcha atrás. Pero, de no ser así, insistió en que “lo ideal sería una intervención” pública, porque la fábrica “tiene carga de trabajo y clientes”, con lo que “no se perdería dinero” y se ganarían “dos años” para solucionar “el tema de la energía”.

planteamiento ideológico. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, insistió por su parte en que el principal problema para Alcoa es la falta un precio eléctrico viable y un marco energético estable, y atribuyó al Ejecutivo de Sánchez “un planteamiento ideológico” que le “impide” tener con Alcoa “sensibilidad”, lo que le “preocupa muchísimo”.

“Sería un gravísimo error acabar con esta industria por un planteamiento ideológico”, expresó Núñez Feijóo, quien no obstante advirtió que la factoría “no ha invertido ni se ha modernizado lo suficiente en los años anteriores”. Pecisó, también, que el Ejecutivo central “no se lo puso fácil, y menos en los dos últimos años”. “No tengo ningún interés en discutir con el Gobierno central los asuntos de Alcoa, pero no puedo aceptar que, mientras veo cómo se solucionan los problemas en otros lugares, se deje caer la única fábrica de aluminio primario que tiene España”, manifiestó y asegura que no es “un problema industrial” sino “energético”.

Por su parte, el portavoz parlamentario popular, Pedro Puy, solicitó ayer al Gobierno que se “pronuncie decididamente”, porque “el hecho de que en España se mantenga la factoría permitiría cubrir eventuales cierres de fronteras como el que hemos vivido”. Matizó Puy: “Solo es sostenible si tiene un precio de la energía que sea competitivo” con productores de aluminio primario como Francia o Alemania.

Mientras, el portavoz del BNG en el Congreso, Néstor Rego, pidió la comparecencia de la ministra de Industria, Reyes Maroto, para que explicar qué medidas va a tomar “para evitar el cierre” de la planta o “si están valorando su nacionalización para evitar el colapso socioeconómico de toda una comarca”, lo que precisa no contraviene normativa de la UE. m.a.

16 jun 2020 / 02:55
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito