El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

población

75 concellos han perdido la mitad de su censo en los últimos 40 años

En los municipios de A Capela, Navia de Suarna y A Veiga, la población se redujo a la tercera parte desde el último registro que se hizo durante la dictadura // Sólo tres de cada diez ayuntamientos ganaron habitantes en 2009

JACOBO REY (AGN) • SANTIAGO   | 24.01.2010 
A- A+

El progresivo envejecimiento de la población gallega, la emigración al extranjero o a otras comunidades autónomas, el éxodo del rural a las ciudades y la brusca caída de la natalidad son las principales causas de que el interior de Galicia se esté quedando sin gente. Los datos indican que el último año no fue una excepción, toda vez que el 70% de los concellos redujo su padrón en comparación con 2008. Pero la situación en algunos municipios es alarmante. De hecho, 75 ayuntamientos gallegos han perdido desde 1970 más de la mitad de su población, con las terribles consecuencias que esto conlleva.

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) son demoledoras. Cruzando los datos del censo de 1970 -el último que se realizó antes de la llegada de la democracia- con el padrón municipal de 2009, se llega a la conclusión de que 75 municipios de la comunidad se han quedado sin la mitad de sus vecinos en apenas 40 años. Hay algunos casos dramáticos, como los de A Capela (A Coruña), Navia de Suarna (Lugo) o A Veiga (Ourense), donde la población se ha reducido a una tercera parte.

"La despoblación en el interior de Galicia tiene una parte que es irreversible", comentaba recientemente Andrés Precedo Ledo, catedrático de Geográfia Humana de la Universidade de Santiago (USC). El éxodo rural se produjo más tarde que en otras partes de España y, unido al frenazo en la natalidad, ha configurado un nuevo reparto poblacional del que han salido beneficiadas las ciudades y sus áreas de influencia. La peor parte se la han llevado los concellos del rural, sobre todo las provincias de Lugo y Ourense.

A excepción de Ortigueira -que redujo su población a la mitad por la segregación del ayuntamiento de Cariño-, la mayoría de los municipios que han entrado en esa UVI demográfica están ubicados en las provincias del interior. Hay comarcas enteras, como las situadas en las zonas montañosas. Pero el interior de A Coruña y de Pontevedra tampoco se libra.

La caída de la población en las zonas rurales se inició a mediados de siglo, pero se acentuó durante los ochenta y los noventa. A estas alturas todavía no se le ha conseguido poner en freno. Los últimos datos del INE confirman que sólo tres de cada diez municipios gallegos ganaron habitantes el pasado año, la mayor parte de ellos en las zonas urbanas más dinámicas de Galicia. El 70% restante volvió a perder población.

LAS CLAVES

El milagro de Oleiros y Ames

·· Oleiros no es un fenómeno aislado, pero sí significativo. El precio de la vivienda en la vecina A Coruña empujó a muchas familias a instalarse en este municipio que ha pasado de 10.700 habitantes en 1970 a los más de 33.400 reflejados en el último padrón. Sada, Teo, Ames, Nigrán, Redondela o Poio han vivido evoluciones similares.

La imagen de la despoblación

·· A Veiga es la imagen de la despoblación, con 1.106 vecinos -eran más de 5.000 en 1970- y una edad media de 60 años. El municipio ha puesto sus esperanzas en el turismo y la explotación de sus recursos naturales, entre ellos Pena Trevinca, el techo de Galicia con sus 2.127 metros.

Menos asientos de concejal

·· La caída de población impacta sobre los ingresos de las arcas locales y en el funcionamiento de las corporaciones: en las últimas elecciones municipales, los concellos gallegos eligieron 19 concejales menos que en 2003. Crecen también los núcleos abandonados: 1.500 aldeas, según los últimos datos del INE .

 

PROYECCIONES

Caída sostenida

·· El panorama para el futuro no es precisamente alentador: Galicia se quedará sin un 3% de su población en el periodo 2009-2019 .