El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Alcoa achaca el 60 % de sus pérdidas al ERE en A Coruña y Avilés

JOSÉ CALVIÑO SANTIAGO   | 19.04.2019 
A- A+

El mayor productor estadounidense de aluminio convirtió, un trimestre más, a sus dos plantas españolas de las que quiere desprenderse en A Coruña y Avilés en protagonistas absolutas de la presentación de resultados del arranque del ejercicio. Alcoa comunicaba a los medios y al regulador bursátil de EEUU, la SEC, que en los tres primeros meses del año registró pérdidas de casi doscientos millones de dólares que, al cambio en euros, superarían ligeramente los 176 millones. Casi la misma cifra (172,5) que el curso anterior, en idéntico plazo, esgrimía como ganancias.

¿El principal motivo? Ya no es solo la caída de precios del metal en el mercado mundial: en su nota menciona que se debe en su mayor parte a impactos extraordinarios por valor de 138.000.000 € derivados principalmente del proceso de despido colectivo en sus plantas galaicoasturianas. De hecho, éstas representarían seis de cada diez euros perdidos.

Detalla la multinacional con sede en Pittsburgh que sus ingresos cayeron un 19 %, hasta los 2.406 millones de euros. "Mejoramos nuestras operaciones en el primer trimestre, incluso cuando los precios de la alúmina y el aluminio se debilitaron", explicaba el presidente y CEO del grupo, Roy Harvey, quien indicó que la compañía tomó medidas el último trimestre "para reestructurar nuestra cartera de aluminio". En ese proceso es donde entra la restructuración de las fábricas coruñesa y asturiana.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) ajustado, excluyendo los especiales llegados desde España, fue de 424,3 millones de €, un 39 % menos respecto al año anterior, mientras que la deuda neta se situó en 695,6 millones.

Alcoa detallaba en su comunicado que durante el primer trimestre la situación generada por las fábricas de A Coruña y Avilés le obligaron a parar la producción -tienen una capacidad operativa de 124.000 toneladas métricas al año- y ambas se mantienen en condiciones de reinicio hasta el próximo 30 de junio.

Como parte del proceso, aseguró haber registrado cargos por 106,2 millones de enero a marzo -el 60 % de todas sus pérdidas-, ocho de cada diez euros relacionado con las amortizaciones de activos fijos e inventarios. En el segundo trimestre espera un coste adicional estimado entre 61,9 y 110,6 millones, dependiendo del proceso de despido colectivo, un 75 % a desembolsar en efectivo en 2019. Así, su adiós a estas plantas le saldrá por un pico situado entre 168 y 217 millones de euros.