El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Alerta de megaincendios forestales: serán cada vez más y devastadores

WWF certifica que en la última década proliferaron un 20 % los grandes fuegos // España es, tras Portugal y con la comunidad gallega en cabeza, el estado mediterráneo más afectado

FOTO: Alberto Rivadulla El Correo Gallego Fuente: Fundación BBVA-Ivie
FOTO: Alberto Rivadulla El Correo Gallego Fuente: Fundación BBVA-Ivie

JOSÉ CALVIÑO SANTIAGO  | 05.07.2019 
A- A+

Dentro del Viejo Continente, el fuego y sus riesgos marcan sobremanera a la península ibérica. España es el segundo país del Mediterráneo, solo tras el vecino Portugal, con más incendios forestales cada año, con 12.000 siniestros y cerca de 100.000 hectáreas calcinadas en promedio entre 2009 y 2018. Paisaje altamente inflamable que muta en un polvorín por el cambio climático. Una década en la que Galicia es triste líder en afección al copar más de la cuarta parte de los fuegos registrados en el Estado (26,8 %) y la quinta parte de la tierra quemada (21,4 %), según cálculos que realizamos en base a las estadísticas del Ministerio de Agricultura: 3.270 incendios y 20.691 hectáreas por ejercicio en promedio en nuestros montes.

Cruzamos estos caldeados registros con un informe al rojo vivo que, bajo el título Arde el Mediterráneo, presentó ayer en Madrid la organización ecologista WWF -World Wildlife Fund, o Fondo Mundial para la Naturaleza- y analiza el impacto de esta lacra sobre España, Francia, Grecia, Italia, Turquía y Portugal, país este último que encabeza con diferencia la media anual de incendios de la última década, seguido del nuestro, que registró un 23 % del total de los siniestros en los países mediterráneos, y un 26 % de la superficie arrasada.

"La virulencia del fuego" es cada vez mayor en el Mediterráneo, con la irrupción de "megaincendios o incendios de sexta generación", desconocidos hasta ahora, con llamas que se propagan a velocidades "entre tres y nueves veces por encima de las capacidades de extinción" y pavesas "que pueden saltar hasta dos kilómetros", dijo ayer Lourdes Hernández, autora principal del informe de WWF. Esta nueva tipología de fuegos "con un comportamiento explosivo", añadió, se convierten en "tormentas de fuego y arrasan a velocidades superiores a 4.000 hectáreas por hora: son casi imposibles de apagar". El territorio arde en oleadas "cada vez más peligrosas" y aunque la tendencia general indica una disminución en el número de siniestros y la superficie afectada desde los años 80 del siglo pasado, una nueva "peligrosa tendencia" confirma un aumento de los grandes incendios forestales, los GIF, que en España crecieron un 20 % en la última década, pero además estos son un 15 por ciento más grandes. De hecho, lamenta que la última oleada de incendios en España ha calcinado al menos 10.000 hectáreas en poco más de cinco días. Advierten de que esta oleada no será la única ya que se espera un verano "seco, largo y caluroso" que lo hace "muy peligroso", según el director de WWF España, Juan Carlos del Olmo.

Ante las imparables "tormentas de fuego", recetan cambiar el enfoque y pasar de apostar por la extinción a la prevención, recogiendo firmas en favor de promover una estrategia comunitaria.