El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

preocupación

Caballos salvajes causan tres accidentes en Carnota durante los últimos días

Dos trabajadoras del Concello resultaron heridas ayer al colisionar su coche contra un equino en Lariño // Una tuvo que ser trasladada al hospital de Cee

DELEGACIÓN • CEE   | 16.02.2008 
A- A+

Toba
Un caballo muerto al lado de una carretera en Vimianzo
FOTO: Toba

Los caballos que pastan libremente por los montes de Costa da Morte provocaron cuatro accidentes en los últimos días, tres de ellos en Carnota y otro en Vimianzo. El último se produjo ayer en el municipio carnotano, en la vía que comunica Cee con Muros, a la altura de Lariño, y se saldó con dos heridas y un equino muerto.

El siniestro tuvo lugar sobre las ocho de la mañana, cuando María Noceda y una compañera, ambas trabajadoras del Concello de Carnota, se dirigían a la capital municipal y atropellaron con su vehículo a un caballo que cruzó la carretera. La primera tuvo que ser trasladada al hospital Virxe da Xunqueira, donde le diagnosticaron heridas de diversa consideración, y la segunda presentaba heridas leves. El caballo falleció en el acto y el vehículo de las accidentadas sufrió daños cuantiosos.

El accidente de Carnota se produjo apenas veinticuatro horas después de un siniestro similar en la AC-552, a la altura de Ogas (Vimianzo), provocado por una manada de caballos que invadió la vía. Los hechos tuvieron lugar a las 4.30 horas del jueves, cuando un vecino de Vilaseco que conducía una furgoneta fue incapaz de esquivar a los animales y acabó atropellando un potro, que falleció en el acto. El conductor salió ileso.

El alcalde de Carnota, José Oreiro, denunció que el de ayer es ya el tercer accidente en la misma zona en pocos días y, por ello, cree que es necesario adoptar medidas para evitar este tipo de siniestros. Ayer mismo, el regidor reunió a los responsables de las mancomunidades de montes para tratar de colaborar y poner freno a la invasión de animales en las vías de la zona.

Oreiro decidió asimismo publicar un bando para convocar a todos los propietarios de los equinos para que identifiquen a sus reses. Además, anunció que propondrá una modificación de las ordenanzas municipales con el fin de incrementar las sanciones por los daños que ocasionen dichas reses y por los perjuicios que causan a la convivencia.

Recurrir ante la Justicia

El alcalde de Carnota señaló además que está dispuesto a denunciar esta situación ante la Justicia, porque a pesar de que las distintas administraciones estatales y autonómicas dictan continuas normas de protección del medio, "al final somos los concellos quienes tenemos que responsabilizarnos de todo" cuando ocurren estos accidentes.

Así, aseguró que el Concello está obligado a retirar los caballos que mueren en las carreteras del municipio a causa de los accidentes, y "ni tan siquiera disponemos de los medios necesarios para ello". Mientras, añadió, los organismos de la Administración "se lavan las manos". Por ello, no descartó incluso presentar una queja ante el Valedor do Pobo.

Vallado de las carreteras

El mismo problema viene denunciando desde hace tiempo el Concello de Vimianzo, donde también se han registrado numerosos accidentes provocados por caballos entre Ogas y Ber-
doias, además de en la carretera que conduce a Muxía.

Las quejas llegaron incluso al Parlamento de Galicia, donde hace más de un año se acordó instar a la Xunta para que valle los tramos más conflictivos de la AC-552 para evitar así que los animales puedan invadir la carretera. No obstante, de momento, todavía no se han acometido ningún tipo de actuaciones.

La mayoría de los accidentes se producen por la noche y, especialmente en días de niebla, lo que impide a los conductores reaccionar ante la presencia de los equinos en la vía. Muchas de las reses no están identificadas y la reclamación de los daños resulta muy difícil al desconocerse el propietario de las mismas.

Incapaz de realizar la prueba antialcohol

Bebido y en sentido contrario

La Policía Local de Ourense interceptó ayer de madrugada a un rumano de 33 años, N.R.D., que circulaba en sentido contrario y bajo los efectos del alcohol. Los hechos se produjeron a las 4.50 horas en la intersección de la avenida de la Habana con la calle Cardenal Quevedo. N.D. fue sometido a la prueba de alcoholemia con resultado infructuoso, pues no fue capaz de realizarla correctamente. Una hora más tarde fue detenido R.C.M, de 23 años y natural de Ourense, que superó casi tres veces la tasa máxima permitida.