El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

narcotráfico

Capturan al Negro en Brasil, huido de la operación Temple

Carlos Ruiz Santamaría fue puesto en libertad en 2001 por la Audiencia Nacional al alegar un problema mental // Iba a ser juzgado, junto a otras 40 personas, por un alijo de diez toneladas de cocaína

ÁNGEL ORGAZ/EFE • SANTIAGO/MADRID   | 07.02.2009 
A- A+

Sebastião Moreira /efe
Carlos Ruiz Santamaría, alias ‘El Negro’, ayer en la prisión de Pinheiros, en Sao Paulo
FOTO: Sebastião Moreira /efe

Al final rendirá cuentas ante la Justicia española, aunque ocho años después. Se trata de Carlos Ruiz Santamaría, alias el Negro, uno de los delincuentes más buscados por la Policía española y huido desde 2001, cuando se tenía que enfrentar a una pena de 60 años por su presunta participación en el transporte y descarga de diez toneladas de cocaína, desembarco que fue impedido en la operación Temple.

El colombiano Ruiz Santamaría, que en diciembre de 2001 se fugó poco después de ser excarcelado por "riesgo de suicidio" por la Audiencia Nacional, lleva varios meses preso en Brasil. Así lo confirmaron ayer fuentes policiales en el país sudamericano, que han señalado que Ruiz Santamaría está encarcelado desde hace nueve meses en un centro penitenciario de São Paulo con una identidad falsa después de ser detenido el 2 de mayo del año pasado por narcotráfico.

Fuentes de la Audiencia Nacional han asegurado que este órgano solicitará a las autoridades brasileñas la extradición del narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría cuando tenga constancia oficial de su detención en el país sudamericano.

En la cárcel desde 1999

La sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dejó en libertad bajo fianza al Negro el 22 de diciembre de 2001 para que recibiera tratamiento médico, después de recibir un informe médico psiquiátrico de la prisión madrileña donde permanecía desde julio de 1999 que aseguraba que el narcotraficante padecía un trastorno de la personalidad con tendencia al suicidio, informa Efe.

Ruiz Santamaría aprovechó su excarcelación para fugarse y no compareció al juicio cuyo inicio había sido señalado para el 14 de enero de 2002, en el que iba a enfrentarse a una petición del fiscal de 60 años de prisión y al pago de una multa de unos 370 millones de dólares.

El Negro había sido detenido en el mes de julio de 1999 junto con otras 40 personas en la llamada operación Temple, relacionada con la incautación ese año de uno de los alijos de cocaína más importantes intervenidos en Europa, con más de 10.000 kilos de esta sustancia.

Tras su fuga, la Fiscalía presentó en el Tribunal Supremo una querella por prevaricación contra los tres magistrados que le habían excarcelado -Carlos Cezón, Juan José López Ortega y Carlos Ollero- y el Consejo General del Poder Judicial decidió suspenderles en sus funciones.

El Supremo terminó archivando la querella, al considerar que los jueces habían basado su decisión en el artículo 504 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, cuya aplicación "no depende de la comprobación de un hecho, ­sino de la formulación de un pronóstico -a partir de los hechos- sobre el comportamiento futuro de una persona", es decir, en el informe médico recibido.

Por su parte, el órgano de gobierno de los jueces impuso siete meses de suspensión a Cezón y seis para López Ortega y Ollero por una falta muy grave de desatención al dictar una resolución, pero los tres recurrieron al Tribunal Supremo y este anuló las sanciones al estimar que, aunque su decisión fue "errónea", no supuso desatención.

En cualquier caso, ninguno de los tres magistrados permanece en la Audiencia Nacional.

Muy peligroso

El Negro fue encarcelado el 9 de julio de 1999 en la prisión madrileña de Valdemoro, pero finalmente pudo burlar la orden del juez Baltasar Garzón y ser excarcelado por un "trastorno bipolar de la conducta". Como ya publicaba en 2001 EL CORREO, Ruiz Santamaría estaba considerado como un delincuente "muy peligroso". Algunos de los procesados advirtieron que el Negro estaba amenazando a los procesados gallegos que formaban parte de la organización, a los que les reclamaba 1.700 millones de pesetas.

. aorgaz@elcorreogallego.es 

EL RUBIO

Hubo otro fugado

Además del Negro, también logró burlarse de la Justicia José Manuel Rodríguez Sanisidro, alias el Rubio, que se encontraba en libertad provisional. A raíz de este nuevo caso ingresaron en prisión el resto de los condenados, un total de diez .