El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

El cielo al alcance de los dedos

El equipo Dron for Life relata para EL CORREO GALLEGO su exitoso día a día en el concurso Drones for Good // O de cómo Andrea Magán, Macarena Arcay, Susana López y Tays Ferrer llegaron a la final

Tays, Andrea, Susana y Macarena nos envían las fotos de su estancia de estos días en Dubái, durante el concurso - FOTO: Equipo Dron for Life
Tays, Andrea, Susana y Macarena nos envían las fotos de su estancia de estos días en Dubái, durante el concurso - FOTO: Equipo Dron for Life

EQUIPO DRONE FOR LIFE  | 07.02.2015 
A- A+

DÍA 3 Esta mañana, después de desayunar en el hotel, hemos realizado los últimos ajustes en el dron. También preparamos el holding área, colocando roll ups informativos, folletos y tarjetas de visita. Captamos la atención de dos dubaitíes, que mostraron mucho interés por el proyecto.

A las doce, hicimos la prueba de vuelo y el ensayo de la presentación. El dron realizó el vuelo sin problemas. Respecto a la presentación, tuvimos algunos problemas que conseguimos resolver sin mayores contratiempos.

Al final el vuelo del dron va a ser manual, por lo que quizás una de nosotras tenga que ceder su lugar al piloto.

Tras los ensayos generales fuimos a comer. Ya por la tarde, junto con Fernando (el piloto) fuimos a visitar unos de los emblemas de la ciudad, el BURJ al Arab. Después visitamos una playa cercana para sacar más fotos y recoger un poco de arena para llevarnos de recuerdo.

Ya al anochecer, nos dirigimos hacia la zona vieja de Dubái, donde se encuentran los zocos. Allí, compramos varios tipos de especias en una de las tiendecitas. En el mercado del oro, nos sorprendimos por la cantidad y ostentosidad de las joyas. Algo que nos llamó la atención fue que los tenderos nos "atacaban" e intentaban a toda costa que entráramos en sus tiendas.

Para cruzar el río cogimos una Abra, una barquita tipo góndola veneciana. Finalmente, regresamos al hotel, donde pudimos disfrutar de una barbacoa: según el camarero, "Barbacoa ¡Viva España!". Mañana ya es el gran día. Nos disponemos a disfrutar de la experiencia y a dar lo mejor de nosotras.

DÍA 4 ¡Hemos conseguido pasar a las pruebas finales! ¡Para nosotras ha sido realmente increíble! Lo hemos conseguido por los pelos. Ya somos uno de los cinco equipos finalistas. Nuestro profesor de la Escuela de Diseño Industrial de Ferrol, José Ramón Méndez Salgueiro, nos contesta por Whatsapp: "¿Qué os dije yo? Que se preparen los otros cuatro equipos para rendirse. ¡Y felicidades al jurado por saber elegir!". Nos sacamos fotos con los drones, con el profesor Eduardo Guillén que nos acompaña en Dubái, y con el piloto del dron. El panel con los clasificados ha quedado del siguiente modo: 1) Collision Resistant Drone 2) Quantum 3) Planting Billion Trees 4) Delivery Catchment System 5) Dronlife. El concurso ha salido en cadenas de televisión internacionales como CNN, BBC, Fox o National Geographic.

Nuestro profesor, José Ramón Méndez Salgueiro, escribe para EL CORREO GALLEGO este artículo en el que admite las dificultades para llegar a este concurso:

"La EUDI no suele apoyar la participación de estudiantes en concursos abiertos (sin financiación por parte del promotor), los proyectos que hacemos como centro académico siempre están sujetos a convenios con empresas plenamente comprometidas. Pero sí que es habitual apoyar a un estudiante cuando decide gastar su tiempo, trabajo y dinero en presentarse en un concurso con un concepto exclusivamente suyo. Si pide algún tipo de ayuda o asesoramiento, puede recurrir (y lo hacen frecuentemente) a todos los profesores que impartimos nuestra docencia en el centro. Por muy bonito que sea cuando el éxito sonríe en un concurso, y en la EUDI sonríe con cierta frecuencia, los concursos abiertos y especialmente los de Diseño muestran un profundo desprecio hacia lo que a primera vista parecen promocionar. Desprecian el trabajo de los participantes, su creatividad y profesionalidad. El participante debe invertir horas de trabajo, acarrear con los gastos de envío y en muchos casos ceder sus derechos a cambio de un premio que siempre es inferior al coste de un proyecto profesional. ¡Por eso el mérito de estas chicas es triple!".