El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

La concertada de Galicia critica la reforma educativa

Escolas Católicas cree que la ministra Celaá empezó mal al presentar su propuesta sin consenso social // Se quejan de vulneración de autonomía de sus centros

Alumnos de un centro concertado llegando al colegio en el primer día de clase.  - FOTO: Fernando Blanco
Alumnos de un centro concertado llegando al colegio en el primer día de clase. - FOTO: Fernando Blanco

SANTIAGO. SALOMÉ BARBA  | 10.12.2018 
A- A+

Las propuestas del Ministerio de Educación para modificar la Ley de Educación, un documento presentado el 7 de noviembre pasado ante la opinión pública para que las personas y organizaciones del mundo educativo interesadas puedan opinar, está recibiendo numerosas críticas de los centros de educación concertada de toda España en general. Y de Galicia en particular.

Desde Escolas Católicas –federación que agrupa a 118 centros católicos concertados en la comunidad gallega, con alrededor de 4.500 docentes y 60.000 alumnos– su secretaria autonómica, Juana Otero Torres, asegura a este diario que todos los cambios recogidos en este proyecto de reforma de la normativa referente a la educación afectan a la escuela concertada y a sus centros. De hecho, afirma que “con ningún saímos ben parados”.

En primer lugar, resalta el hecho de que “non é bo facer cambios sen contar co consenso da sociedade”. Además, critica que la propuesta diga que “razóns de urxencia e oportunidade aconsellan que o actual Goberno promova nestes momentos unha modificación da lei en vigor”, cuando es sabido que “unha parte significativa das previsións da Lomce están suspendidas na súa aplicación”, por lo que la urgencia, a su entender, no existe. Así mismo, desaconsejan una nueva reforma de “maneira unilateral sen diálogo nin consenso por parte de todos os axentes e sectores da comunidade educativa”. Otero Torres resalta que “empezar así non é o máis axeitado”.

Los principales aspectos de la reforma presentada por la ministra de Educación, Isabel Celaá, con los que están más en desacuerdo desde Escolas Católicas de Galicia podrían agruparse en los siguientes tres puntos:

Pérdida de peso de la asignatura de Religión. Esta materia está presente en los centros por un acuerdo con la Santa Sede en el que se indica que su enseñanza se incluirá “en condicións equiparables ás demais disciplinas fundamentais”, por lo que “non cabe outorgarlle un estatus inferior. Se está no currículo, debería ser avaliable”, afirma Otero.

Sin olvidar que su estudio “é curricular polo que ten que ser tratada como tal en termos de obxectivos, contidos, metodoloxía e avaliación. Non se avalía a adhesión a unha relixión senón uns coñecementos”.

Además, el artículo 27.3 de la Constitución Española garantiza el derecho de los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones y esta asignatura, defiende esta federación de centros concertados, “contribúe a favorecer o desenvolvemento pleno da personalidade do alumno/a, a facerse as preguntas fundamentais (de onde vimos, cara a onde imos...) de forma seria e profunda”, y es un apoyo para “afondar nas nosas raíces, xa que temos que ser conscientes das notables influencias que ten nelas a relixión”, recuerda la secretaria de Escolas Católicas.

Eliminar la demanda social en las admisiones. Esta propuesta de cambio de Educación para los centros católicos “supón un ataque frontal ao régime de concertos educativos e á liberdade de ensino”. Juana Otero asegura que es “contrario á nosa Constitución e á normativa europea a eliminación das referencias á demanda social (elección das familias) cando os tribunais recorreron a ela para fundamentar as súas sentenzas contrarias á redución de concertos”, afirma.

Recuerda Juana Otero Torres que la LOE (Ley Orgánica 2/2006 de Educación) recoge que “a Constitución recoñece a existencia dunha dobre rede de centros escolares públicos e privados”, y la LODE (Ley Orgánica del Derecho a la Educación, de 1985), “dispuxo un sistema de concertos para conseguir unha prestación efectiva do servizo público e social da educación de forma gratuíta”.

El Ayuntamiento en los órganos de gobierno de los centros. En los Consejos Escolares de los centros públicos ya existe un representante municipal. En la propuesta del Ministerio se aboga por la entrada, también, en los centros concertados. Desde Escolas Católicas, su secretaria autonómica defiende que, con esta medida, el Gobierno “pretende, baixo a escusa de facer real a participación da comunidade educativa, un maior intervencionismo e control”, tanto por parte de la Administración como, “especialmente, por parte dos consellos escolares”. Considera que “a intervención do membro de Concello é anómala xa que non existe intervención municipal nos nosos centros”.

Otro de los puntos con los que la concertada no está de acuerdo es con recuperar el papel de los consejos escolares y de la Administración educativa al seleccionar y despedir al profesorado de los centros concertados y en el nombramiento del director. Otero Torres asegura que esta intervención, “vulnera o dereito do titular dos centros concertados para dirixilos e asumir a responsabilidade da súa xestión, recollida na Constitución”.

Así mismo, vincular la autonomía de los centros al fomento de planes estratégicos para mejorar su calidad, otra propuesta del Ministerio, “oculta unha clara limitación á súa autonomía organizativa, pedagóxica e de xestión para buscar a uniformidade por enriba da creatividade nos métodos e plans pedagóxicos”, advierten desde Escolas Católicas, y rematan denunciando que el documento del Gobierno de propuestas para la reforma educativa “vulnera a nosa autonomía” además de chocar frontalmente contra “a pluralidade das nosas escolas; se nos convertemos en copias exactas unhas das outras, pérdese o dereito a elixir por parte das familias”.

La representante de Escolas Católica indica que la ley vigente es la LOE, ya que la Lomce solo “modificou algúns artículos” . De todas formas, sobre una nueva reforma, indica que “todo é mellorable, o que fai falta é reflexión e, sobre todo, consenso entre todas as partes”. Y remata que es necesario “unha lei que non cambie dependendo de quen está no Gobierno”.