El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

MARTA ÁLVAREZ QUINTEIRO, FUNDADORA DE GRANXA MARUXA Y SOCIA DE COSMÉTICA MUUHLLOA

“Los cosméticos de Granxa Maruxa y Milhulloa colaboran con productores rurales ecológicos”

ÁNGELA PRECEDO. SANTIAGO   | 24.02.2020 
A- A+

- ¿Cómo surge Granxa Maruxa?

Granxa Maruxa la fundó mi padre a principios de los años 50 y le puso el nombre de Maruxa por amor a mi madre, Mary Quintero. Yo estudié la carrera de Empresariales en Lugo. Un día, al volver a la aldea, justo cuando estaba a punto de finalizar el contrato de arrendamiento de la granja, se escaparon las vacas y aparecieron en la puerta de mi casa, situada a un kilómetro. Entonces las llevé de vuelta y me pareció tan fácil que me dije: "voy a intentarlo". Y así fue, sin tener ni idea, me enfrenté de repente a un mundo ajeno a mí totalmente. Fue una explosión de descubrimientos. Nunca pensé que me pudiera gustar tanto, me enganché a ello totalmente.

- Se dice que las vacas de Granxa Maruxa reciben cuidados especiales y que incluso se les pone música. ¿Cómo se las cuida?

Lo principal es que las 52 vacas de las que disponemos actualmente salen todos los días del año a pastar. Su alimentación es totalmente ecológica y, por las noches, tienen la libertad de dormir dentro o fuera del establo, donde pueden escuchar música clásica. Ellas son las que deciden.

- Tanto tu casa como la granja están decoradas con murales. ¿En qué se inspiran? ¿Cuáles tienes actualmente?

Cada año los artistas me pintan un mural nuevo. Ahora mismo me están haciendo uno y así van aumentando. Son los propios artistas que voy conociendo, hasta ahora todas mujeres, las que deciden qué pintar. Por el momento, Paula Fraile, una artista maravillosa que reside en Alemania y ha hecho varios trabajos también aquí en Galicia, me pintó toda la casa como si fuese la casa del árbol. Desde distintas perspectivas es como si estuviera en un bosque. Debido a que la entrada a la casa es una carballeira preciosa, decidió que era muy bonito hacer este tipo de pintura para que se integrara con ella. Después, en la granja antigua, La Niña del Arcoiris me hizo un mural más colorista, con el arcoiris. Ahora me están haciendo a la entrada de la granja un paisaje de maíz. De esto modo, ya que las vacas y los pastos son preciosos y las instalaciones normalmente son tan feas, los murales les dan un toque mucho más bonito.

- Defiendes la producción "modo aldea". ¿Cómo la definirías? ¿En qué consiste?

Yo era urbanita, ya que nací en Vigo, donde viví muchísimos años. Y cuando empecé con las vacas el ritmo de vida que llevaba bajó mucho, inmediatamente. Fueron las propias vacas las que me enseñaron. La vaca es un animal al que no puedes exigirle rapidez, obtener leche de las ubres tiene su espera. Por eso, en el modo aldea, tienes que tener paciencia.

- También eres socia fundadora de la empresa Muuhlloa. ¿Cómo nace esta iniciativa?

Un día me reuní con las socias de la Cooperativa Milhulloa (empresa de cultivo ecológico de plantas medicinales y hortalizas situada en el municipio lucense de Palas de Rei), de las que siempre fui fan, y se nos ocurrió unir nuestros conocimientos, experiencia, materias primas y sacar al mercado la primera y única línea de cosmética ecológica hecha con leche fresca de Granxa Maruxa y, por supuesto, con las plantas de Milhulloa, las pioneras en Galicia en el cultivo de plantas medicionales. Esta vez tenía a las socias perfectas.

- ¿Qué productos comercializa Muuhlloa actualmente?

Empezamos saliendo al mercado con una leche corporal, hecha con un 40% de leche fresca y un 10% de oleato de milenrama. Después, sacamos una loción capilar, hecha en base alcohólica con ortiga, romero, salvia, boj y pimiento de Padrón picante. Aquí, instamos un poco a la economía circular. El pimiento de Padrón picante es el pimiento rojo que queda en planta. Se lo compramos a finca Aspadega, que son unas mujeres de Ribadeo fantásticas, y con eso obtenemos el oleato. Lo rojo que estaba en planta y que ellas, en principio, no podían vender, lo utilizamos nosotras, porque tiene el mismo principio activo que la cayena (pimienta roja), pero siendo 100% gallego. Y, por último, tenemos una crema facial regeneradora.

- ¿Cuál es el secreto de la crema facial regeneradora? ¿De qué está compuesta?

En la crema facial regeneradora, además de nuestras materias primas, como son el oleato de milenrama, romero y leche, también utilizamos el extracto de manzana de Ribela, los primeros en hacer sidra ecológica en Galicia. De hecho, el año pasado, Ribela entró en el top 100 de mejores sidras artesanales del mundo. También utilizamos la lechuga de mar, un alga que nos proporciona Mar de Ardora, una gente muy sostenible en la forma de extracción de las algas y en cómo las trabajan. Otro ingrediente es la cera de abeja, proveniente de Polemel, otra empresa gallega que fue de las primeras en certificarse en Galicia.

- ¿Cuáles dirías que son los valores diferenciales de la marca?

No utilizamos agua en nuestra composición (que suele ser el principal ingrediente de la cosmética en general). Utilizamos aguas florales que nosotras mismas hacemos. De esa manera, el porcentaje de principio activo es altísimo, llegando al 100% en el caso de la loción capilar. Además, es importante destacar la calidad de nuestras materias primas y la filosofía de colaboración con otros productores ecológicos y sostenibles de nuestro entorno, lo que nos lleva a crear una red de cooperación e innovación rural.

- ¿Y qué significa que es cosmética de "kilómetro 0"?

El kilómetro 0 (que tiene en cuenta la distancia entre el punto de recolección y producción y el lugar de consumo final del producto) es algo importantísimo. El laboratorio Iuvenor en el que elaboramos nuestros cosméticos para obtener todas las certificaciones necesarias se encuentra a menos de 70 kilómetros de nuestros puntos productivos y las materias primas que no producimos nosotras, también son de cercanía.

- ¿Qué tal se están vendiendo los productos? ¿Cómo está siendo la acogida por parte de los consumidores?

No nos podemos quejar. Sabemos que el de la cosmética es un mundo muy duro, porque realmente hay muchísima y las grandes marcas están ahí, con una filosofía diferente a la nuestra, por desgracia. Pero bueno, nosotras en 2019, con respecto al año anterior, hemos doblado la facturación. La gente poco a poco nos va conociendo, va probando, y repite.

- Granxa Maruxa también es el epicentro del festival LGTBI Agrocuir. ¿Por qué se escogió este lugar?

Ahora ya no se celebra el festival Agrocuir en Granxa Maruxa, debido a que se incrementó mucho la afluencia de gente. En un principio se prestó la granja porque nunca pensamos en llegar tan lejos. Fue una cosa que surgió así de repente. Nos reunimos ocho amigos que vivíamos en la comarca y decidimos hacer algo en el rural para representar el Orgullo. El Orgullo no solo tiene por qué celebrarse en las capitales, en el campo también existe. Y fue una experiencia maravillosa, porque hemos tenido una acogida increíble por parte de toda la gente de la comarca y de fuera. También teníamos el objetivo de recuperar un poco las antiguas romerías, en las que las personas se juntaban en una carballeira, bailaban, comían y hablaban entre ellas. Por la noche también hay una sesión DJ golfa, pero lo más importante es que haya una celebración diurna en donde estén las familias, para visibilizarnos. Además, se hacen talleres, teatros y un montón de proyectos súper interesantes. Utilizamos, así, el folclore como principal atractivo, que es lo que tenemos aquí, en nuestro rural.

- ¿Cuándo se celebra este festival? ¿Y a cuánta gente reúne?

Siempre se celebra en el último fin de semana de agosto, los viernes y sábados. Los viernes por la tarde-noche y el sábado durante todo el día, desde las once de la mañana y hasta que el cuerpo aguante. Y ya el año pasado reunimos entre 3.000 y 4.000 personas, y cada vez es más difícil contabilizarlo, porque año tras año va a más. Además, ha pasado una cosa preciosa, y es que a partir del primer festival que celebramos, empezaron a surgir réplicas en otras aldeas, lo más bonito que nos ha pasado. Lo importante es que en el rural se visibilice al colectivo LGTBI y que la gente de la aldea vea que es algo normal.

- ¿Entonces el rural no es tan cerrado para aceptar al colectivo LGTBI como se piensa?

Yo creo que eso va en la actitud de cada uno. Yo estoy orgullosa y no tengo ningún tipo de problema en reivindicarlo, y eso también se transmite. En la aldea, al final, vives en comunidad, entonces te conocen y si eres una buena persona, si eres trabajadora, la gente te acepta igualmente. A ver, hay casos, por desgracia, en los que no, pero bueno. En nuestro caso, la comarca está encantadísima con la fiesta porque ven cosas diferentes, viene mucha gente de fuera y nunca hemos tenido problema, porque son muy agradables y educados. Además, cuando acabamos el festival con el grupo Cantos de Taberna vamos por todos los bares del pueblo bailando detrás, y se puede ver a la gente llenando las calles bailando muiñeiras. Es muy bonito.

- ¿Cuáles han sido los principales problemas con los que te has topado a la hora de emprender?

Los problemas que tenemos todos en el rural, hombres y mujeres: la falta de comunicación, de infraestructuras, de transporte público, si estás sin coche ya olvídate... E Internet en el rural también sigue siendo una asignatura pendiente. También el problema de montar una fábrica en un sitio donde las eléctricas llegan mal. De repente, necesitas un transformador y tienes que pagarlo tú, o un refuerzo de tensión, que cuesta miles y miles de euros. Sin embargo, si montas algo en un polígono o en una ciudad, jamás tendrás esos problemas. Pero bueno, la idea es revitalizar el rural, esa es la coherencia que tiene este proyecto, que la empresa esté situada en el rural y no en un polígono, no tendría ningún sentido.

- ¿Cuál es el mejor consejo que has recibido a lo largo de tu vida? ¿De quién?

Yo creo que los mejores consejos han venido de mis padres, que han sido un ejemplo para mí. Mi madre sigue viva y fue una pionera nata en el mundo de la fotografía. Tiene 88 años y su primera exposición la hizo con 15. Para mí ha sido un ejemplo de vida como mujer y como todo. Y mi padre fue un hombre muy bondadoso que siempre me enseñó a ser buena persona, que al final es en lo que consiste la vida y lo que te abre puertas. 

MARTA ÁLVAREZ, MUJER RURAL EMPRENDEDORA

Marta Álvarez Quinteiro es una emprendedora viguesa afincada en Monterroso (Lugo), que después de estudiar Empresariales creó su propia empresa, Granxa Maruxa, un proyecto ecologista donde la leche es el centro del negocio. Actualmente, junto a cinco socias, dirige la empresa de cosméticos gallegos de kilómetro 0 Muuhlloa, que comercializa tres productos cuyos ingredientes son todos de origen ecológico y de empresas gallegas. También ha creado la cooperativa As Vacas Da Ulloa junto con Ana Corredoira y su familia, que pronto saldrá al mercado para comercializar todo tipo de lácteos ecológicos envasados en vidrio.