El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Enrique Dans: "Internet debe considerarse un complemento y no un sustituto"

"Vamos hacia una sociedad que ha dejado de valorar aquellas cosas que han sido la base de nuestra civilización"//"Todo lo que sea excluyente no va conmigo"

ENTREVISTAS A MODIÑO DE ENRIQUE BEOTAS  | 25.09.2010 
A- A+

Luis Sinde
INMEDIATEZ Enrique Dans entiende que los procesos para transmitir información se asientan en soportes cada vez más optimizados.
FOTO: Luis Sinde

Los mejores textos de la historia reposan en la hoja en blanco, esperan entrar en el disco duro del ordenador, son proyectos en el borrador de la Blackberry o notas en la denostada Moleskine... Quizá por eso la vida sigue siendo esa carrera de obstáculos permanente que nos impone el funcionario público de turno y que muestra su cara más adversa a la hora de atrapar el rastro de las grandes ideas. Eso sí... Una vez encontrado, no hay que soltarlo nunca más.

En mi vida, este asunto es troncal. Es similar a ese curioso proceso que se me despierta cuando una chica con carácter pasa ante mí. Les aseguro que se trata de un fenómeno que sobrevive en mi recuerdo, como mínimo, un puñado de semanas y que aún no he conseguido saber por qué... ¿Será mi impenitente tendencia a valorar las virtudes del sexo contrario...? Eso mismo me ocurre con el papel. Pese a no olvidar de que se trata de un soporte más, de que no hace mejores novelas ni es el responsable de una buena noticia, el papel es mi eterno complemento... Ya sé que Homero jamás escribió sobre papel y que de él parte toda la literatura occidental. Ya sé que Marshall MacLuhan pudo demostrar que el medio determina el mensaje. Que merced a eso nos estamos inflando a la basura dispensada por una televisión poscapitalista regida por el principio de que fondo y forma se hallan obligados a responder, unívocamente, a las cambiantes imposiciones del mercado... Pese a todo, sin la imprenta no habría existido esa obra maestra de la literatura que es Tristram Shandy, ni habrían permanecido para el estudio esos objetos ya casi convertidos en piezas de museo que son los libros que tenemos en casa... Reflexiono sobre el ejemplar que en este preciso instante tiene entre las manos el lector de EL CORREO GALLEGO... Cada vez se parece más a su edición digital... Es el signo de los tiempos, como preconizaba Bob Dylan...

"Hay un cliché que lleva a muchas personas a considerar Internet como un sustituto, en vez de un complemento de nuestro día a día."

Debo reconocer que esta afirmación del coruñés Enrique Dans -profesor de Sistemas de Información en el Instituto de Empresa Business School desde el año 1990, doctor en Management por la Universidad de California (UCLA), MBA por el IE Business School, licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidade de Santiago de Compostela y post doctorando por la Harvard Business School- ha sido la que ha despertado en mí las atribuladas reflexiones del comienzo de esta entrevista. Y no sólo eso, me ha provocado también insomnio y jaqueca...

"Actualmente, lo que más valoro es el origen y la preservación de las cosas. Intento aplicar ese sentimiento en mi día a día"

¿Internet acabará con las relaciones humanas?

Las relaciones que establecemos a través de la red están ancladas en otras previas, que existen por fuera.

¿Pretendes convencerme de que quienes comentan mis entrevistas a través de la web de EL COREO GALLEGO son mis amigos...?

Te hablo desde mi experiencia. Conozco personas a las que tiendo a considerar amigos incluso sin haberlas conocido personalmente. Antes, simplemente leíamos e intercambiábamos opiniones. Hoy en día, de repente, desvirtualizas a esa persona...

¿Y...?

Que a veces va bien... Y a veces no.

Como te hagas el gallego conmigo, me hago el sueco contigo...

Créeme. Lo que te estoy diciendo es la vida misma...

Estoy almorzando con el profesor Dans en el Café Hispano, un reducto del buen comer para intelectuales, políticos, cantantes y escritores del Madrid que aún resiste al dispendio y al estipendio de Gallardón. Mi tocayo es uno de esos gallegos de gran formato. Se presenta tocado con una corbata con "pegasos" posmodernos sobre nubes (me pregunto si también las había bonitas donde la compró...) Su corte de pelo es práctico y funcional. Mi amigo Kiko Rial me habla excelencias de este fenómeno de la naturaleza, dedicado a reflexionar sobre el futuro, pero sin perderle la cara al presente. Inteligentemente polémico, Enrique Dans tiene un currículum acompasado con el ritmo de los nuevos tiempos. Evidencia una preparación fuera de lo común. Así que hoy, he decidido alejarme de la Galicia de los naufragios y de la Santa Compaña y me apresuro sobre esa otra del Wi-Fi y los procesadores de cuatro núcleos.

"La red no es un sustituto de las relaciones humanas como las venimos concibiendo tradicionalmente. Se trata de un complemento que permite mantener la calidad de las relaciones en ausencia de presencia física"

¿Así es como lo entienden y manejan las nuevas generaciones?

Mi hija pasa horas en una red social, pero no sustituye su realidad. Esas relaciones no tendrían ningún sentido si no estuvieran apoyadas en relaciones presenciales.

¿Tanta inmediatez no va en detrimento de la reflexión?

Los procesos para transmitir información se asientan en soportes cada vez más optimizados. Nuestros hijos ya no valoran el papel como nosotros.

¿Morirá?

¿Quién...?

¡El papel!

Creo que sí, aunque hay usos que son indispensables. No quiero verme utilizando para determinados menesteres nada electrónico...

¿Por...?

Seguramente daría calambre...

¿Se trata de una mera cuestión de soporte?

El papel fue durante mucho tiempo el mejor soporte para transmitir información y a día de hoy ya no lo es. Es algo que ya no tiene vuelta atrás.

¿Qué especie sobrevivirá: la más fuerte o la que mejor se adapte...?

Lo dijo Darwin: sobrevive aquélla que evoluciona con los tiempos.

¿Lo has constatado?

Lo veo cada día cuando doy clase.

¿Para eso te dedicaste a la docencia...?

En mí es una decidida vocación.

¿Desde siempre?

Fue una verdadera sorpresa. Inicialmente no quería dedicarme a ello... El periplo ha sido casi un viaje a Ítaca.

Descríbeme ese viaje.

Salí de la universidad con cierta desazón, pues no me había llenado lo que estudié. El resto de mis compañeros optaron por hacer el CAP para ser maestro y yo acabé en el Instituto de Empresa. Por entonces, un buen profesor me hablaba de la oportunidad de dar clase.

¿Lo viste claro?

Buscaba algo con más marcha, pero acabó convenciéndome...

¿Cómo lo consiguió?

Me dijo: "Quédate y pruébalo durante un año, que está muy bien pagado..."

En eso sí que no cambiamos, amigo...

Empecé por el dinero, pero en seguida me percaté de que me había hecho adicto a la docencia. Ten en cuenta que doy clase a gente muy motivada y que, por tanto, salgo plenamente satisfecho.

Sin embargo, los tiempos apuntan a que los profesores camináis hacia la extinción...

Digo yo que alguien tendrá que elaborar los contenidos...

Me interesa ese consejo que siempre das a tus alumnos.

Que se lo pasen bien. Lo mejor que nos puede ocurrir es que nuestra dedicación nos divierta. Pasamos la mayor parte de nuestra vida trabajando.

¿Es tu caso?

Y por eso sigo ahí...

¿Los alumnos nos comportamos de manera similar a las alumnas?

Lo que ocurre es que las gentes de mi generación no convivimos en las clases con chicas. Fue al llegar a Primero de BUP.

¿Y...?

Fue un trauma...

¿Por...?

Era como una jaula en el zoo. Hacíamos el cafre para llamar la atención...

¿Cómo te adaptaste?

Me convertí en un tipo que hablaba de manera relativamente normal con todas ellas.

Te echarías fama de ligón...

Ésa era la impresión pero, como la mayoría, no ligaba un carajo. Eso sí, tenía muy buenas amigas.

El blog de Enrique Dans (www.eniquedans.com) está encabezado por una foto en la que su protagonista nos observa a través de un cable USB enrollado sobre sí, como si fuera una lente de aumento. Es una buena metáfora de su visión del mundo. También se vislumbra en la foto su alianza de compromiso y una media sonrisa pícara, como la que pone hoy al recordar a las chicas de su instituto. Pese a todo, sigo pensando que estos nuevos tiempos no van del todo conmigo...

Ten por seguro que caminamos a mejor.

Convénceme...

Los grados de libertad se incrementan y eso permite plantear muchas más cosas y ponerlas en práctica...

En cambio, somos más permeables y estamos más indefensos...

En nuestro tiempo, para que una persona pudiese experimentar lo que experimentamos hoy, debía vivir un mínimo de tres vidas. Esa mayor velocidad y permeabilidad es buena, te acaba dando una mayor comprensión del fenómeno vital.

Aceptado, pero... Luego llega la política y lo jode todo...

En mi caso la política me hizo sentir que perdía el tiempo. Llegué a la conclusión de que no me apetecía transitar por ese mundillo...

Sin embargo, estamos inundados por el ambiente político...

Cuando me llaman para asesorar en determinados temas, me limito a hacer lo que sé hacer y lo mejor posible.

¿Cómo es la clase política española?

Similar a la clase política europea. Tiene un nivel de competencia muy inferior al que se exige en una empresa. No hay brillantez. Hay demasiado premio a la falta de visibilidad...

¿Te has percatado de que tus teorías están formando a nuestros futuros dirigentes?

Por eso, y siempre en la medida de mis posibilidades, intento que sea gente a la que no le importe romper algunas reglas.

¿Por ejemplo...?

Me esfuerzo en despertarles a esas arquitecturas que no dan nada por sentado.

¿La cultura del futuro...?

Pragmática, basada en las evidencias y no en las creencias.

Pero los hombres necesitamos creer...

La mayor parte de las cosas que se presentan como creencias están impuestas para simplificar realidades. A mayor avance, menos simplificación.

¿Perderemos la religión y la ideología?

Se van apartando en virtud del conocimiento científico.

¿Y eso...?

Por tangible y demostrable.

Pero eso nos quita el misterio y la poesía.

A medida que nos hacemos más pragmáticos creemos exclusivamente en lo que se puede tocar y demostrar.

¿Acabaremos en el nihilismo?

Seguramente.

¿En qué crees?

En Darwin y pocas cosas más...

Pese a tu discurso frío, tecnológico, propio de tiempos donde deben afilarse las voluntades para no perdernos en dibujos, continúas siendo un clásico. Uno de esos que siguen aquella máxima de Talleyrand de que "quien no ha conocido la vida antes de la revolución, no sabe lo que es la dulzura de vivir".

Vamos hacia una sociedad que ha dejado de valorar aquellas cosas que han sido la base de nuestra civilización. Es complicado convencer a un joven de que nada es tan fácil como cree y de que no es verdad que haya atajos.

Tu generación estaba allí: con el Seat Supermirafiori, la pluma Parker y el teléfono de baquelita en casa. ¿Por qué marchaste de Galicia?

Me fui de A Coruña a Madrid en el 89 para hacer un máster. Recuerdo que pedí un crédito que me avaló mi padre y... Me eché a volar.

¿Aceptaron tu marcha?

Mi padre pensaba que estaba loco y que sólo me movía el estar cerca de mi novia...

¿Cómo era tu padre?

Un hombre de rasgos educacionales que siempre concedía la máxima importancia a enseñar a pensar a los demás. Era ese ejemplo permanente de quien siempre rechaza al dirigista.

¿Le diste muchas sorpresas?

Fue fundador de la Agrupación Socialista Coruñesa. Un día le dije: "Papá, en el campamento de verano me han enseñado una canción"... Y le canté una de aquellas canciones patrióticas... Quedó horrorizado...

¿Y tu madre?

Es muy pasional. Hay rasgos de su personalidad en los que me reconozco. Mi madre es genética pura.

¿Los gallegos estamos predispuestos genéticamente para el triunfo...?

En el gallego existen factores culturales de gran calado que son inevitablemente absorbidos a lo largo del tiempo. Siempre están ahí.

Para mí que eres especie "glocal".

Las experiencias fuera de mi tierra me aportan mucho, pero Galicia continúa siendo mi tierra, el sitio al que vuelvo siempre, donde me siento a gusto de verdad, donde me encuentro a mí mismo.

¿Qué es Galicia?

Ese conjunto de fenómenos culturales que dibuja en sus gentes una personalidad curiosa y pragmática.

¿Y los clichés?

Son reflejos pobres de realidades ciertas.

¿Es con lo que juega el nacionalismo?

El nacionalismo no es un juego. Se aprovecha de sentimientos culturalmente muy arraigados. Cuando éstos son puestos en duda, el paisano se ofende, y con razón. Reconocido esto, vaya por delante que todo lo que sea excluyente no va conmigo.

¿Lo entendiste en tu estancia por Estados Unidos?

En California la diversidad es notable. Allí pude hacer amigos procedentes de todo el mundo a pesar de que mi edad superaba la media de mis compañeros y de tener la sensación de que llegaba con la boina enroscada.

¿Tu mejor arma?

Que les ganaba en experiencia.

¿Qué es la libertad?

Un estado deseable que sólo se alcanza en virtud de una serie de escalones previos que cuesta mucho superar. La libertad es uno de los más preciados bienes a que aspira el hombre. Es difícil de lograr y muy fácil de perder.

Eso no es una definición...

Lo sé, pero al menos te la he contextualizado.

¿Has conseguido tolerar todo?

No tolero ese juicio ligero tan frecuente en nuestra sociedad, el basado en puras percepciones, que no ha madurado lo suficiente.

¿Por qué el tolerante no lo tolera?

Porque el juicio ligero siempre acaba en dogmatismo.

¿Dónde queda la responsabilidad...?

En esa capacidad de ser consciente de las consecuencias de tus actos.

En el 11-S, los sms y los correos electrónicos que enviaron las víctimas de las Torres Gemelas antes de morir hablaban, en su mayoría, de una sola cosa: del amor...

Es que el amor es la búsqueda permanente de un estado de complementariedad en el que te sientes intrínsecamente mejor. Comparto la idea de Platón al respecto.

¿Lo has encontrado?

Susana me conoce extraordinariamente bien y me complementa a la perfección.

¿Qué te hace feliz?

La reciprocidad. Esa especie de conversación en la que absorbes cosas de tu interlocutor mientras tratas de aportarle.

¿De quién se enamora un ser humano?

Somos profundamente ególatras y nos enamoramos de la persona cuyos ojos te ven mejor. Esa reciprocidad nos hace felices...

¿Sabías de la existencia de una mujer que no sabe de nuevas tecnologías?

Hay muchas y muchos...

Me refiero a la vieja dama. Hoy por hoy continúa siendo la trabajadora más eficaz de la historia...

No me preocupa.

¿Y eso...?

Porque espero seguir dando clase después de su visita.

Pues explícame el truco...

Mi mujer se horroriza cuando le digo que donen de mí todo lo donable y que, cuando ya no haya nada donable, autorice a que mi cuerpo lo abran en canal los estudiantes de Medicina...

¿Te puedo pedir una última voluntad?

Mientras no sea muy cara...

Un consejo...

Que te diviertas trabajando en lo que te gusta.

¿Es buen negocio?

Es la forma de alcanzar la brillantez y la única manera de llegar a casa diciendo: "He trabajado un montón de horas, pero ahora soy más rico interiormente".

Enrique Dans mira por enésima vez su Blackberry. Le llegan los mensajes en cantidad similar a los que recibe un político en campaña electoral. Se despide de mí, agradeciendo cortésmente la entrevista... Mientras apuro mi copa, me percato de que he quedado enganchado a esa curiosa teoría de que lo único que cambia son los soportes... Que lo esencial sigue siendo inalterable... Seguro que Torrente, aquel gran lector del visionario Philip K.Dick, habría publicado 'La saga/fuga de JB' para leerla en un iPad. Lo dicho: nada cambia del todo, sólo se transforma. Es la vida y hay que adaptarse...

MUY PERSONAL

Un libro.

'El origen de las especies'.

Una película.

'Matrix'.

Una música.

The Police.

En el plato.

Empanada.

¿Para qué el castellano?

Para la vida cotidiana.

¿Y el gallego?.

Para todo aquello que sea entrañable.