El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Faltan especialistas pero no médicos, asegura el decano

Dice que quedan 1.500 graduados sin MIR cada año // Cree que aumentar la financiación sin cambiar el modelo no sirve

COMISIÓN DE SANIDADE Julián Álvarez Escudero, decano de Medicina, segundo por la izquierda, y José Luis Jiménez, presidente del Consello Galego de Colexios Médicos, tercero, acompañado de los diputados Moisés Rodríguez, Guadalupe Murillo Solís, a la derecha, y Marta María Rodríguez-Vispo Rodríguez.  - FOTO: ECG
COMISIÓN DE SANIDADE Julián Álvarez Escudero, decano de Medicina, segundo por la izquierda, y José Luis Jiménez, presidente del Consello Galego de Colexios Médicos, tercero, acompañado de los diputados Moisés Rodríguez, Guadalupe Murillo Solís, a la derecha, y Marta María Rodríguez-Vispo Rodríguez. - FOTO: ECG

CHARO BARBA   | 11.01.2019 
A- A+

Julián Álvarez, decano de la Facultade de Medicina de la USC, fue rotundo ayer al considerar "una falacia" decir que faltan médicos y que no sabe "de dónde salió esa información".

Después de asegurar que tenemos un buen sistema sanitario, "no perfecto, pero bueno", desgranó los datos en los que se apoya al decir que no hay déficit de médicos. Y recordó que los de Medicina son los únicos graduados que no pueden ejercer su profesión sin hacer una especialidad. El también jefe del Servizo de Anestesioloxía del CHUS explicó que se forman anualmente unos 7.500 médicos en España y las plazas MIR son 6.000: "Dejamos entre 1.000 y 1.500 médicos que no pueden acceder a la especialidad". En su intervención en la comisión de investigación de la sanidad pública, en el Parlamento gallego, continuó diciendo que otra cosa son las especialidades, que "faltan" en momentos puntuales y en especialidades puntuales.

También cree Julián Álvarez que sobran especialidades. "No tiene ni pies ni cabeza que no se fusionen especialidades", dijo. "Deberían reducirse, muchísimo", insistió el decano, que no ve razonable que se formen psiquiatras pediátricos o médicos de urgencias, sino que cada hospital "organice su asistencia con formación específica en patologías muy prevalentes o concretas".

Siguiendo esta idea, aseguró que considera "absurdo" que durante toda la vida "te juzguen por un título de especialista que te dieron hace 40 años", sino por el perfil profesional que se consiguió con la experiencia y con los años.

"Tengo desencanto. Me doy cuenta de que no se toman decisiones razonables en función de las necesidades del sistema sino de lo que nos interesa en cada momento", dijo con rotundidad, "y no sólo desde el punto de vista político, sino también profesional".

Igual de tajante fue con respecto a la medicina de familia, "una especialidad que salió mal, es un modelo fracasado", aseguró, especificando que no es que estén mal formados sino que el modelo organizativo no funciona. En este sentido, preguntó: "¿Cómo es posible que los medicos de familia estén totalmente desvinculados de la rama de medicina interna de los hospitales?".

En cuanto a la falta de financiación de la atención primaria, advirtió de que aumentarla sin cambiar el modelo actual es como regar un bonsai, "se inunda, pero no crece".

Después de insistir en que buscar el riesgo cero en la asistencia es "estúpido" y que en sanidad siempre existe riesgo de desasistencia, concluyó con un chascarrillo: "El problema del Sergas es que nos promete la inmortalidad y la felicidad y eso no lo financia el Sergas".

Hasta dos veces aseguró, después de oír al diputado Aurelio Núñez Centeno, que no se necesitan más estudiantes de Medicina, aunque "obedece" las instrucciones del Gobierno gallego. Pero lo que no se debe hacer es "improvisar", y que si hay que aumentarlos hace falta una organización previa. "Los números son muy cabezones. Ahí están las cifras de residentes que formamos y de médicos que graduamos", recordó. "Cuando cambias el número de especialistas -abundó-, el primer resultado lo ves a los 4 ó 5 años".

Julián Álvarez

DECANO DE MEDICINA

"El problema del Sergas es que nos promete la inmortalidad y la felicidad y eso no lo financia el Sergas"