El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Feijóo afea a la oposición que "se tome a broma" el problema de la demografía

Avanza que seguirá aprobando medidas todos los meses hasta el final de la legislatura // Leiceaga: “El mejor anticonceptivo son las políticas de la Xunta” // El BNG pone el acento en la economía

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, interviene ayer en la sesión de control en la Cámara.   - FOTO: ECG
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, interviene ayer en la sesión de control en la Cámara. - FOTO: ECG

REDACCIÓN  | 11.07.2019 
A- A+

El agudo problema demográfico que sufre Galicia, en línea con el resto de España y gran parte de Europa, volvió a ser ayer protagonista en el Parlamento autonómico durante la sesión de control al presidente Núñez Feijóo, celebrada en el último pleno antes de las vacaciones del verano.
Una cita no exenta de tensión derivada del cruce de acusaciones entre la bancada del gobierno y la de la oposición en la que también fue noticia el debut de Manuel Lago Peñas como portavoz del grupo parlamentario de En Marea, tomando el relevo de Luís Villares, ya en los escaños del Grupo Mixto.


En su cara a cara con los portavoces de PSdeG y BNG, Xoaquín Fernández Leiceaga y Ana Pontón, respectivamente, el titular de la Xunta avanzó que su Ejecutivo aprobará “todos los meses que restan de legislatura” medidas de impulso frente al declive poblacional gallego, acusando a la oposición de tomarse este asunto “a broma”.


Frente a los ataques de Leiceaga y Pontón, que cargaron contra el anteproyecto de ley de impulso demográfico aprobado por el Gobierno autonómico, el presidente gallego defendió la propuesta y pidió responsabilidad a la oposición para que aporten ideas y la norma acabe saliendo adelante por “consenso”.


Sin embargo, tanto socialistas como nacionalistas lamentaron la poca ambición que recoge la propuesta de texto legal y que, a su entender, se basa únicamente en “publicidad” y “propaganda” sin atajar los problemas reales existentes en la comunidad y que afecta a las personas a la hora de decidir si quieren o no tener descendencia.


El crac poblacional “no se va a solucionar con planes a los que les sobra propaganda y les falta ambición” ni con “políticas natalistas que fracasaron siempre”, le espetó al mandatario la portavoz del Bloque, Ana Pontón. La crisis demográfica, dijo, es “un retrato demoledor” del fracaso de un presidente autonómico que es “incapaz de ofrecer una alternativa de futuro a este país” cuando en 2009 “ya prometía que iba a frenar la sangría demográfica”.


Los datos siguen siendo preocupantes porque para la nacionalista no se afronta el problema desde raíz, con políticas económicas y no natalistas porque “ las personas no van a tener hijos por amor a la patria, por cheques de cien euros o cajas de bienvenida”. “El problema de fondo es la economía, y en este ámbito el gobierno no está ni se le espera”, añadió.


En la misma línea, Leiceaga consideró que con los objetivos que se marca la norma “no podemos menos que exclamar ¡Voto a Dios que me espanta esta grandeza!”, en alusión al poema cervantino y dando a entender que pese a compartir el diagnóstico no consideran que las propuestas de la Xunta sean eficaces para atajar la sangría demográfica. El socialista bromeó incluso con que “hay quien dice que en Galicia los mejores anticonceptivos son las políticas del señor Feijóo” porque después de diez años de mandato la tasa de fecundidad roza mínimos históricos con “dos muertes por cada nacimiento”.


Argumentos que recomiendan “dejarse de retórica” y “cambiar de fondo las políticas que fracasaron”. O la Xunta reforma “a fondo” el anteproyecto presentado el pasado mes o será “muy complicado” que los socialistas lo apoyen, avanzó.


Desde el PSdeG proponen políticas de conciliación y estabilidad laboral negociadas con los sindicatos, avanzar en una renta mínima compatible con el salario e impulsar un Plan de Igualdad porque “a más igualdad, más nacimientos, hay que meterse eso en la cabeza”. “Si todo queda en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada, con nosotros no cuente”, advertió Leiceaga, que remarcó que no se puede “ir a la guerra con armas de juguete”.

Frente a estar críticas, el presidente de la Xunta defendió medidas como las casas nido o la tarjeta bienvenida que la oposición minusvalora. “Ríanse ustedes de la Tarxeta Benvida, 50 millones para 45.000 familias beneficiadas; ríanse ustedes de las escuelas infantiles, ríanse porque les queda mucho por reír. Vamos a seguir aprobando medidas en beneficio del impulso demográfico todos los meses que restan de legislatura”, subrayó.
Así, atacó la “frivolidad” y “demagogia” con la que se refieren a un proyecto de ley que “ni siquiera conocen” y que atañe a una problemática por la que nunca estuvieron preocupados en tanto que “la única iniciativa de la oposición que recordamos fue levantarse de la comisión para estudiar el problema demográfico”.


Una desidia a la que la Xunta combate, dijo Feijóo, con “más plazas y más propuestas que nunca” siendo Galicia pionera en implantar rebajas fiscales, flexibilidad en el trabajo o más ayudas para las familias monoparentales.