El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Feijóo se aleja de la polémica con el pin parental: "En Galicia interesa la calidad educativa"

El presidente apela a tratar el asunto con sosiego y huir de la politización // La oposición buscará que el PP se posicione en la Cámara do Hórreo

El llamado pin parental acapara estos días el foco mediático por la advertencia del Gobierno a Murcia - FOTO: EFE
El llamado pin parental acapara estos días el foco mediático por la advertencia del Gobierno a Murcia - FOTO: EFE

FELIPE DE TORO   | 21.01.2020 
A- A+

Es posible que el aleteo de una mariposa en Sri-Lanka pueda provocar un huracán en EE. UU., como dice un viejo proverbio chino. Pero lo que es seguro es que la ola de críticas desatada por el ya famoso pin parental en Murcia acabará teniendo repercusión en Galicia, donde la oposición anunció que buscará en el Parlamento do Hórreo que el PP se posicione y lo "destierre de la educación".

La comunidad se sube así al carro de la polémica entre el Gobierno central y la región murciana, gobernada por el popular Fernando López Miras con el apoyo de Ciudadanos y Vox, a la que la ministra de Educación, la socialista Isabel Celaá, dio un mes de plazo para "restaurar la legalidad" y retirar este "veto" antes de que Moncloa recurra esta medida ante la Justicia.

El pin parental, según lo plantea Vox, es una solicitud escrita dirigida a los directores de los centros educativos en la que los padres piden que les informen previamente, a través de una autorización expresa, sobre cualquier materia, charla o actividad sobre la identidad de género, el feminismo o la diversidad LGTBI, de tal forma que los progenitores puedan dar su consentimiento para que su hijo asista o no.

La nueva delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, en declaraciones a la Cadena Ser, recordó que existe la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución a Murcia si "falla el diálogo político". Sin embargo, Celaá descartó intervenir la autonomía murciana por este asunto.

Con estas cartas sobre la mesa, el presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, eludió posicionarse sobre la hipotética implantación del pin parental en la educación gallega y reclamó "sosiego", tras advertir de que no participará en la idea de "politizar la educación". "(Propuestas de) Politizar la educación y desviar los asuntos importantes hacia discusiones que requieren de sosiego no voy a compartirlas ni me voy a introducir en ellas", zanjó el mandatario, preguntado si está a favor de medida.

En Galicia, indicó al presidente, "interesa la calidad educativa" y en este sentido se mostró "muy orgulloso" de los resultados obtenidos en el informe Pisa que sitúan a la autonomía como "la primera en competencia en Ciencias y dentro de las tres o cuatro primeras en Matemáticas", sumado al hecho de que supera la media de los países encuestados.

 


Doble vara de medir. Frente a esto, Feijóo se mostró "sorprendido" por la "doble vara de medir" del Gobierno, al que reprocha por un lado "la contundencia" con la que ha actuado en el caso de Región de Murcia, en alusión a la "amenaza del Ejecutivo central de intervenir la educación" en esa comunidad y, por otro, respecto al conflicto catalán. De este modo, cuestionó que mientras en Cataluña parece que "no hay ningún problema, con una desobediencia permanente" y el Gobierno habla de "un conflicto político"; en Murcia denuncian y amenazan "con intervenir la educación".

"Los padres tenemos responsabilidad en la educación de nuestros hijos y los profesores y administración docente tienen también responsabilidad en la educación. Por consiguiente, delimitar las competencias de cada uno de ellos requiere más de dos minutos a una respuesta en rueda de prensa", prosiguió, afirmando que "sería bueno tratar este tema con el sosiego que se necesita". "Respetemos a los profesores, respetemos a los padres y el Gobierno central que se dedique a garantizar equidad e igualdad de trato a todos los gobiernos autonómicos", concluyó.

No parece, así pues, que la implantación del pin parental figure entre las prioridades de la Xunta, que cierra filas tanto con el modelo educativo implantado en Galicia como con los profesionales de la enseñanza: "Confiamos na responsabilidade e profesionalidade dos centros educativos na formación do alumnado. Como Administración o importante é garantir programas e contidos realmente formativos", indicaron fuentes de la Consellería de Educación consultadas por EL CORREO GALLEGO.

 


"Veto neandertal". Más allá del Gobierno autonómico, la ola del veto parental también inunda el legislativo, donde todos los grupos de la oposición coincidieron ayer en reclamar al PP que se posicione sobre el llamado con el objetivo de que se "destierre de una vez por todas" de la educación y la política gallega.

En concreto, el portavoz del Grupo Mixto, Luís Villares, anunció que presentará una proposición no de ley en la Cámara para "promover el rechazo político" a lo que considera una "censura" educativa "propiciada por Vox y auspiciada por el PP".

También el Grupo Común da Esquerda presentará una iniciativa parlamentaria al respecto. Su portavoz Luca Chao reclamó a todas las formaciones con representación que se manifiesten "radicalmente en contra" de esta herramienta. "Vamos a insistir en que el PP se defina", subrayó.

Por su parte, el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, también cargó contra esta propuesta de Vox que identificó con un "instrumento de la ultraderecha" para "frenar la igualdad social y educación en valores", al tiempo que reivindicó la "profesionalidad" de los profesores frente a lo que interpretó como "una criminalización" de su labor.

El líder socialista esgrimió que el presidente debe decir "si está dispuesto a apoyar el veto parental" o no y recordó que el presidente nacional del PP, Pablo Casado dijo que "el PP era uno", que había "solo un PP". Una formación que actúa "como respaldo de la posición de la ultraderecha" impulsando el veto parental.

Por su parte, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, quien prefIrió hablar de "veto neandertal", aseguró que eso "ya lo inventó Feijóo" para "atacar a la lengua gallega" con el decreto del plurilingüismo. Por esto mismo, advirtió de que el titular de la Xunta fue "precursor de las ideas de la extrema derecha". "Y eso que quiere ir de moderado", zanjó.

Frente a las peticiones de la oposición, el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, aseguró que no entrará "en cuestiones que afectan a otras comunidades". "Avalo el sistema educativo de Galicia, que es garantista", reivindicó, aludiendo, al igual que Feijóo, a los resultados del informe PISA más reciente, que sitúa al alumnado gallego con buenos resultados.