El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Ferrol, marzo del 72: ciudad de guerreras

El Concello homenajea a las mujeres de la lucha obrera // Encarceladas, exiliadas, compañeras e hijas de represaliados // "E sen embargo, foron os anos felices"

Las mujeres del 72 celebran la salida de la cárcel - FOTO: Archivo documental ‘¡Esto se cae!’
Las mujeres del 72 celebran la salida de la cárcel - FOTO: Archivo documental ‘¡Esto se cae!’

PATRICIA HERMIDA  | 24.02.2018 
A- A+

El 23 de febrero de 1981, en Ferrol se quemaron libros. Mujeres y hombres represaliados en la dictadura intentaron ocultar sus vínculos políticos. Porque la represión del 10 de marzo de 1972 había sido brutal, con dos asesinados por la Policía franquista en la manifestación de los astilleros, 40 heridos de bala, decenas de detenidos, el Proceso de los 23 con años de cárcel. En aquel 72, las mujeres reclamaron ayuda en las clínicas para los heridos, cerraron los comercios y escondieron a los perseguidos. Tres de ellas, militantes del PCE, acabarían en la cárcel: Sari Alabau, Fina Varela y Mela La Carbonera. Cuatro irían al exilio en Francia. Ahora todas recibirán el homenaje del Concello de Ferrol por el 8 de Marzo. Y protagonizan el documental ¡Esto se cae!, de Ángel García y Marta Corral: grito de guerra para el deseado fin de la dictadura.

De las veinte homenajeadas, todas estaban vinculadas con los astilleros excepto Alabau (que llegó de Valencia en 1970) o Fina Piñón (mujer de Fernando Miramontes). El local social de Santa Mariña también sirvió de germen para la conciencia política. El 9 de marzo, cuando Bazán despidió a siete trabajadores que lideraban la pelea por el convenio colectivo (con Pillado, Amor y Riobóo al frente), las mujeres se sumaron a las manifestaciones. El día 10, ellas pidieron auxilio para los heridos. Fina Varela vio a Amador Rey ya muerto en la clínica San Javier. El padre de Ánxela Lou-reiro iría con Daniel Niebla en una ambulancia hacia A Coruña mientras le donaba sangre, pero el joven llegaría muerto.

El documental ha contado con la gran sensibilidad del videógrafo Ángel García y la periodista Marta Corral, que destaca "la importancia del orgullo de clase en una sociedad entonces tan machista como la de Ferrol". Y la concejala de Muller, Saínza Ruiz, valora "este exemplo de empoderamento". Conmueven historias como las de Fina Varela. Cuando su compañero Manuel Amor estuvo encarcelado, su hijo Manolito falleció a los seis años atropellado. Pero Amor estaba incomunicado en prisión y a ella no le dejaron transmitirle la tragedia: "Sólo tras el entierro, me permitieron contarle la muerte de nuestro hijo", Cuando falleció el padre de Amor, pudo acudir al sepelio pero esposado.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt