El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Pedro Fresco Torralba, experto en Energía de la Universidad Internacional de Valencia

“Galicia alcanzará los 4.000 MW eólicos en meses, y duplicarlos en el futuro no me parece excesivo”

{ Valencia, 1981 } “Hay un chiste que dice que los investigadores de la fusión nuclear descubrieron una nueva constante física: los 50 años, el tiempo que falta para que sea una realidad independientemente de cuándo digas esta frase”. Preguntar hoy por una fuente limpia y casi infinita de energía como la citada aún genera todavía muchas dudas, no como otras probadas como nuestros conocidos aerogeneradores. ¿Son factibles los 8.500 megavatios (MW) y 5.000 millones de inversión que postula la patronal del viento gallega EGA para la próxima década? Para este experto sí, sin duda alguna.

Pedro Fresco y su libro ‘El futuro de la energía en 100 preguntas’
Pedro Fresco y su libro ‘El futuro de la energía en 100 preguntas’

SANTI RIVEIRO. SANTIAGO   | 11.02.2019 
A- A+

Cómo experto en energías... ¿Cómo ves la situación actual en una comunidad como la gallega?

Galicia efectivamente es una potencia eólica, con la tercera mayor capacidad instalada por detrás de ambas Castillas, con el matiz de que tiene una superficie bastante inferior a esas comunidades, lo que aumenta su importancia relativa. Más allá de eso, tiene recursos potenciales para un futuro desarrollo de la eólica marina y las energías mareomotriz y undimotriz. Destacaría también que es la comunidad líder en climatización geotérmica.

Se le olvida una de las grandes térmicas de carbón de Europa...

Es cierto que mantiene y va a mantener durante unos años la central térmica de carbón más grande de España, la de As Pontes. España no ha fijado fecha límite para abandonar el carbón y en poco más de un año solo quedarán cinco térmicas en todo el país, las que han hecho las inversiones necesarias para continuar. Eso me lleva a pensar que As Pontes funcionará bastantes años todavía, a no ser que se la incentive a cerrar o a reconvertirse de alguna manera.

Tras adjudicarse potencia eólica en las subastas hay 14 nuevos parques en marcha. ¿Se alcanzarán algún día los 8.000 megavatios que se llegaron a soñar en el pasado?

Con los parques actuales y los que hay en proyección salidos de las subastas de renovables de 2017, Galicia alcanzará los 4.000 MW de capacidad eólica en cuestión de meses. Duplicar esa capacidad en el futuro no me parece excesivo en absoluto. No sólo vamos a tener que sustituir la potencia térmica convencional por renovable, hay que electrificar sectores como el transporte y la climatización, lo que implicará instalar decenas de miles de MW adicionales.

¿Y en biomasa? Hay mucho residuo forestal que poner en valor...

La biomasa es una energía conflictiva y hay que analizar muy bien de qué tipo hablamos. Los cultivos específicos para generar biomasa tienen muchos puntos oscuros, desde su impacto en la subida del precio de algunos alimentos hasta las enormes huellas de carbono de algunos biocombustibles, pero otro tipo de biomasa sí es muy interesante, como el uso de residuos forestales o el biogás proveniente de residuos urbanos. Galicia tiene un enorme potencial para su uso, pero hay que analizar caso por caso para ver si tiene sentido o no. Incluso podría pensarse en transformar centrales de carbón para que funcionen con biomasa.

¿Y la geotermia?

Potencial para geotérmica de alta entalpía, es decir, para generación eléctrica, no hay ni en Galicia ni en el resto de la península, al menos de forma económicamente viable. Lo que sí hay es potencial para poder usar el calor del subsuelo para la climatización. Galicia es líder en España en instalación de bombas de calor geotérmicas, aunque muy lejos de países con climas más fríos. Las bombas de calor geotérmicas son los sistemas de climatización más eficientes y se deben potenciar para reducir el uso de energía del sector residencial.

¿Debe Galicia aprovechar su costa para la eólica marina, maremotriz, u otras fuentes renovables ligadas al mar?

Absolutamente, pero diferenciaría la energía marina u oceánica, de las olas y las mareas, de la eólica marina. La eólica marina es una energía que está a punto de alcanzar la competitividad, algo que hará durante la próxima década, y que se va a desarrollar de forma muy importante los próximos años, con un crecimiento exponencial similar al que ya hemos visto con las energías eólica terrestre y fotovoltaica. Galicia tiene un potencial eólico marino muy bueno para su desarrollo, pero tiene un problema: la costa es bastante profunda y no se pueden anclar los aerogeneradores al lecho marino como sí pasa en otras partes. La solución para eso son las estructuras flotantes, que ya se están probando a nivel comercial en muchos lugares, y en cuanto hayan madurado multiplicarán las posibilidades de la eólica marina. En ese momento veremos un bum de estas instalaciones en lugares como Galicia.

¿Y olas y corrientes?

La energía marina todavía está muy verde y no pasa de proyectos experimentales. En España tenemos la central unidmotriz en Mutriku en Euskadi, muy interesante pero que no podría funcionar sin ayudas. Es necesario invertir en estos proyectos experimentales porque de ellos saldrá la experiencia para mejorar las siguientes generaciones de proyectos y poder alcanzar la competitividad, pero no veo un desarrollo comercial rentable hasta de aquí a algunos años.

Como experto en gas... ¿Cómo valoras que contemos en Galicia con una regasificadora como la de Mugardos, Reganosa?

Un país como España, en el que parte importante del gas llega a través de barco, es lógico que tenga una regasificadora en un lugar como Galicia, con una posición geográfica privilegiada. Otra cosa es el lugar elegido y las polémicas que ha suscitado, que tampoco conozco en profundidad.

En el entorno actual... ¿podemos pensar en ampliarla y en el interminable gasoducto con la meseta?

La ampliación es otra historia. En un momento como el actual, donde hay un objetivo de descarbonización casi total para 2050, invertir en grandes infraestructuras gasistas es ir un poco contra corriente. Creo que sólo en casos muy justificados y con clarísimos beneficios se debería invertir en este tipo de infraestructuras. Si estamos intentando electrificar el consumo energético, entiendo que la inversión debe ir en ese sentido.

Se le ve entusiasmado con la fotovoltaica y convencido del declive de las energías fósiles... ¿Se erradicarán a mitad de siglo?

A nivel mundial no, mitad de siglo me temo que es muy pronto para su desaparición en países que actualmente están en vías de desarrollo, pero en países como el nuestro sí creo que es posible estar prácticamente descarbonizados en 2050. No va a ser fácil, pero por primera vez en la historia la tecnología está de nuestro lado y cada año que pasa las energías renovables son más baratas y más atractivas desde un punto de vista meramente económico.

¿Estamos a las puertas del autoconsumo eléctrico o lo pararán las compañías del sector?

Creo que hay una perspectiva equivocada sobre los deseos o "maniobras" de las compañías. En todo el sector energético se da por hecho desde hace ya bastante tiempo que el futuro es la energía renovable y las compañías están siendo las primeras en invertir y ofrecer todo tipo de servicios en este campo. Son conscientes de que si no lo hacen ellas lo harán otras.

¿Volverá el impuesto al sol?

El ya eliminado impuesto al sol fue una sobreactuación gubernamental probablemente originada por el miedo a generar sobrecostes en el sistema como aquellos por las antiguas primas a las renovables. No volverá en muchos años, pues la normativa comunitaria así lo indica, aunque a futuro podría haber nuevos impuestos o formas de pagar por las redes eléctricas.

Pero cosernos a impuestos, no...

Unos impuestos excesivos son impensables, más que nada porque en muy poco tiempo la tecnología permitirá desconectarse de la red de forma económicamente viable y unos altos cargos potenciarían esa fuga. Yo lo planteo al revés ¿Qué me va a dar la red eléctrica para seguir conectado? Hay una respuesta: posibilidad de interaccionar con el resto del mundo, de vender y comprar energía.