El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Galicia eleva la presión para que el Gobierno abone ya los 200 millones

Feijóo exige una rectificación en las próximas horas o actuará "en consecuencia" // Los grupos del Parlamento, menos el PSdeG, se unen en criticar el impago

FELIPE DE TORO SANTIAGO  | 23.01.2020 
A- A+

Galicia no se quedará callada ante la decisión del Gobierno de retener los 200 millones que adeuda a la comunidad por la recaudación del IVA en 2017. Una medida que no sólo critica la Xunta, con el presidente Feijóo a la cabeza, que ayer exigió una rectificación "en las próximas horas", sino el resto de fuerzas del Parlamento do Hórreo -menos el PSdeG-, elevando así la presión sobre Sánchez.

Tanto En Marea como el BNG y En Común da Esquerda, además por supuesto del PP, mostraron su disconformidad con la decisión anunciada por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, e incluso la formación que lidera Ana Pontón, que facilitó la investidura de Sánchez, instó al Gobierno autonómico a activar la vía judicial.

Por su parte, el secretario xeral de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, se alineó con el Ejecutivo y exigió explicaciones al titular de la Xunta por "negarse a solucionar un problema que generó Cristobal Montoro en 2017" en lo relativo a la financiación de las comunidades y en los pagos del IVA. "La ministra le explicó que el plazo legal para resolverlo -el cobro de los 200 millones- era de dos años, pero Feijóo prefirió la estrategia de boicot".

Un 'pufo' de 370 millones. Alberto Núñez Feijóo no ocultó su enfado con la posición de Moncloa exigiendo que deje sin efecto la decisión de no abonar a Galicia los 200 millones o, de lo contrario, actuará en "consecuencia". "Si en las próximas horas no hay un desmentido" cada comunidad "sabrá lo que tiene que hacer" y, "desde luego, Galicia, sabe lo que tiene que hacer", manifestó. La Xunta, recalcó, "no va a consentir en ningún caso" que los gallegos pierdan los "370 millones que se le deben de 2019". "Nos vamos a defender con todos los derechos que nos ampara la ley y todos los derechos que emanan de la Constitución".

Subrayó que el pago a las autonomías "no es un tema para tomarse a broma", ni tampoco para "echarle la culpa a un gobierno que ya no lo es desde el año 2018" -en referencia al de Mariano Rajoy-. "Lo que ocurre aquí es que por primera vez en 40 años del Estado de las Autonomías, el Gobierno central se convierte en un moroso que no paga a las comunidades los impuestos que recauda en cada una de ellas", censuró.

"Estamos ante una deslealtad institucional sin precedentes", sostuvo, acusando al Ejecutivo estatal de pretender "apropiarse de la recaudación de un mes de IVA, del mes de diciembre de IVA de todas las comunidades".

"Con estos 2.500 millones pagó la actualización de las pensiones, que tiene un coste de 1.400 millones", aseguró el presidente, que cifró en 80 millones lo que supone esta subida en Galicia. "Nos deben 370 millones, es decir, que los gallegos estamos pagando la actuación de las pensiones que tienen que pagar el Gobierno central", espetó.

"BOICOT" A LA XUNTA. Al margen de la reacción institucional, todos los partidos representados en la Casona do Hórreo -a excepción del PSdeG-, además de Ciudadanos, mostraron su disconformidad con la actitud de Madrid. Especialmente el PPdeG, desde donde la viceportavoz parlamentaria, Paula Prado, acusó al Ejecutivo de tratar de "boicotear" a la Xunta para que éste no pueda "cumplir los compromisos" y criticar que "no se cubren estas necesidades de los gallegos".

Ante ello, emplazó a Gonzalo Caballero a explicar qué opina de esta actitud. "Si está apoyando esta decisión de Pedro Sánchez sería una traición a Galicia, porque estaría poniendo los intereses del Partido Socialista por encima de los intereses y necesidades de los gallegos".

"Y tampoco podemos olvidar a Podemos y al BNG, que tanto se vanaglorian de apoyar a Sánchez y de llegar a acuerdos importantes para Galicia", aseguró Prado, emplazándoles a "ponerse del lado de la Xunta para defender los intereses de Galicia" y "no defender sólo los de sus partidos".

Con este escenario, la viceportavoz de Grupo Común da Esquerda Luca Chao expresó su "preocupación". "Somos firmes: el dinero que corresponde a Galicia sigue correspondiendo a Galicia gobierne quien gobierne en el Estado", aseveró, instando al Ejecutivo de PSOE y Podemos -partido al que pertenece Chao- a "habilitar los mecanismos" para el abono de esos 200 millones.

Más contundente se mostró el BNG, que por boca de Olalla Rodil indicó que si Feijóo "quere defender os intereses de Galiza, quedeixe de chorimicar e reclame pola vía xudicial o que o Estado non quere pagar". Por su pare, el diputado Néstor Rego tachó de "inaceptable" la negativa a abonar los 200 millones, al tiempo que criticó a la Xunta por su gestión de un asunto que evidencia que la comunidad "necesita otro modelo de financiación".

Otro que se sumó a las críticas fue el portavoz de En Marea, Luís Villares, que también demandó el abono de la mensualidad de IVA, solicitando al PSOE que cambie la normativa modificada durante la etapa del PP, al que insta a reconocer que "metió la pata" con su reforma de la legislación del IVA.

La única voz discordante con el sentir general fue la de Gonzalo Caballero, que pidió explicaciones a Feijóo por "negarse a solucionar un problema creado por Montoro en 2017".