El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Gallego pionero en vuelo invertido

José Piñeiro, un mugardés nacido a finales del siglo XIX, fue el primer aviador del mundo que voló cabeza abajo// Lo hizo en la playa de Sanxenxo con su aparato monoplano tipo Blériot// Ideó la acrobacia aérea 'vuelo de la gaviota" en la que tocaba el mar con una ala del avión

PIÑEIRO EN SU APARATO, durante la exhibición que efectuó en La Habana, en 1914, donde sufrió un aparatoso accidente al ejecutar una acrobacia muy complicada. - FOTO: VIDA GALLEGA
PIÑEIRO EN SU APARATO, durante la exhibición que efectuó en La Habana, en 1914, donde sufrió un aparatoso accidente al ejecutar una acrobacia muy complicada. - FOTO: VIDA GALLEGA

ÁNGEL ARNÁIZ  | 03.11.2019 
A- A+

El arenal de Silgar, allá por 1913, fue escenario de uno de los primeros vuelos invertidos que se ejecutaron en la historia de la aviación mundial. Lo llevó a cabo un gallego de Mugardos, afincado en la localidad de Sanxenxo. Su nombre: José Piñeiro, un aviador pionero en Galicia.

Gerardo Arturo Limeses, un chaval por aquel entonces, relató en la revista Vida Gallega, número 770 de julio de 1961, como vivió aquella experiencia aeronáutica, que quedó tatuada en su pupila.

El aviador, según el relato de ese testigo, se puso unos grandes anteojos, se subió a su primitivo monoplano que semejaba un gran insecto de color negro rojizo y unos forzudos pescadores le daban vueltas a la hélice de madera que, al fin, hizo arrancar el motor y retemblar al aparato.

Prosigue contando que Piñeiro se caló la gorra y con las manos enguantadas apretó palancas y pisó un pedal. El avión empezó a rodar por la arena endurecida de la playa de Sanxenxo, mientras los pescadores, siguiendo sus instrucciones, sujetaban la cola de aquel pájaro de lata e impedían así que remontase vuelo, ya que un despegue súbito era muy peligroso y podría provocar el vuelco del aparato.

Una vez en el aire efectuó algunos giros y, de repente, el avión dio una vuelta de campana y Pepe Piñeiro comenzó a volar con la cabeza para abajo. El público concentrado en el arenal se quedó asombrado por la acrobacia. Piñeiro recobró su posición de vuelo normal y aterrizó sin problemas para regocijo del respetable, que presenció un acontecimiento histórico.

Este funambulista del aire fue el primer aviador que realizó vuelos invertidos y lo hizo en Galicia. Una hazaña, por aquel entonces, que repetiría en Cuba, en 1914, y también en Argentina, donde esas piruetas jamás se habían visto. 

ACLAMADO EN CUBA. Piñeiro marchó a la isla caribeña a principios de 1914. Los periódicos de la época anunciaban que el piloto gallego era uno de los pocos que hacían el looping the loop (vuelo cabeza abajo). De hecho, el mugardés fue el primero que lo hizo bajo cielo americano.

La exhibición, con su Blériot adquirido en Francia por 25.000 pesetas, se llevó a cabo en la finca La Bien Aparecida, aledaña a la capital cubana. La tarde ventosa no aconsejaba el vuelo, pero Piñeiro, ignorando el riesgo que suponía, voló y sorprendió al gentío que seguía sus acrobacias, entre ellas el looping the loop. Finalmente, al intentar pasar con su aparato por una puerta de cañas que había mandado construir, se le enredó un ala y sufrió un percance, resultando herido.

Tras recuperarse del accidente , el presidente de la República, Mario García Menocal, lo llamó a palacio para felicitarlo por su pericia y valor excepcional. 

GAVIOTA VOLANDO. De la cabeza de Piñeiro salió también una arriesgada maniobra aérea que, salvo él, nadie más repitió en la dilatada historia de la aviación.

Fue la conocida como "vuelo de la gaviota" en la que el piloto gallego, mientras volaba a ras del mar, iba rozando el agua con una de las alas de su Blériot, como si fuera una de esas aves.

El desprecio al riesgo y su pericia pilotando en las acrobacias que ejecutaba granjearon a Piñeiro fama en toda España y en el extranjero por sus hazañas en el aire. Fue y es toda una leyenda.