El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

"¿Cómo se habría reparado el daño si hubiese dimitido?"

REDAC./AGEN.   | 11.01.2019 
A- A+

El alcalde de Palas de Rei, Pablo Taboada, se mostró ayer "satisfecho" por la sentencia del Tribunal Supremo que lo absuelve de los delitos de prevaricación y acoso laboral a la secretaria municipal, aunque también se preguntó "cómo se hubiese reparado el daño" provocado a su persona y al propio ayuntamiento "si hubiese dimitido" de su cargo tras la resolución de la Audiencia Provincial.

Recordó que este proceso se ha prolongado durante ocho años, por lo que el alcalde de Palas de Rei aseguró que no le desea "a nadie" lo que él ha tenido que pasar durante todo este tiempo, "juzgado y condenado por una denuncia falsa". "Es difícil reponerse", añadió Pablo Taboada, quien abiertamente se preguntaba qué sucedería ahora si en vez de mantenerse en el cargo hubiese presentado la dimisión y hubiese dejado de ser alcalde.

Según su criterio, la sentencia del Supremo avala la "tesis" que él mismo defendió "desde el principio", desde que este proceso comenzó a gestarse en el Juzgado de Instrucción de Chantada.

"La sentencia es demoledora y viene a decir que no había nada. Es lamentable que hayamos tenido que llegar al Tribunal Supremo" para llegar a esta conclusión sobre "un asunto que podríamos llamar doméstico", dijo Taboada.

En la misma línea, insistió en que la resolución del Tribunal Supremo asume "íntegramente" las tesis de la defensa y "no deja ningún resquicio de duda sobre la actuación del Ayuntamiento de Palas de Rei", porque demuestra que el gobierno local siempre actuó "conforme a la ley".

"No le deseo lo que he pasado a nadie", concluyó el alcalde de Palas, que en su día, al ser condenado tras la denuncia de la secretaria local y otras siete personas, abandonó voluntariamente las filas del Partido Popular. Junto a él fue denunciado también el ex alcalde Fernando Pensado, igualmente absuelto por el Tribunalm Supremo tras ser condenados previamente por la Audiencia Provincial de Lugo.

 


Sentencia infumable. Por su parte, el abogado que representa a Celia González, la secretaria del ayuntamiento, consideró que la sentencia del Tribunal Supremo que los absuelve a ambos de ese delito y del de prevaricación "es infumable" y genera "un espacio de impunidad".

El letrado Rafael Arangüena aseguró que la sentencia "lo que está creando es un espacio de impunidad para que el delito de prevaricación y acoso desaparezca en el ámbito de los ayuntamientos, por lo menos en lo relativo" a la función de control que desempeñan los "secretarios e interventores" municipales.

Desde su punto de vista, es "escandaloso" que la sentencia "diga que no hay prevaricación en un pleno en el que se están citando artículos de ley para avisar de que lo que se va a votar es ilegal, que se le solicita al secretario que informe y que el alcalde no se lo permita".

Para el letrado, tiene difícil explicación que en esas circunstancias el Supremo diga "que no está probado que el alcalde y los concejales" investigados en la causa "tuviesen conocimiento de que lo que allí estaban votando era ilegal". En su opinión, esa interpretación resulta "escandalosa" y "deja vacío el tipo penal", con las correspondientes consecuencias para otros casos similares que pueden estar produciéndose en el territorio español. "Qué hace falta entonces", se preguntaba Rafael Arangüena, para probar el delito de prevaricación. En cuanto al delito de acoso, el letrado opina que deberían haber sido una prueba determinante los "treinta contenciosos administrativos" ganados por su cliente ante los sucesivos intentos del alcalde de sancionarla con suspensiones de empleo y sueldo.