El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

un lenguaje de corazón

Héroes en el mundo del silencio

Unas 17.000 personas sordas con certificado de minusvalía luchan en Galicia por sus derechos // Cada día derriban "las barreras en comunicación, educación y trabajo" // Férrea defensa de la lengua de signos // Ferrol, un modelo de integración

PATRICIA HERMIDA • FERROL   | 07.06.2009 
A- A+

kiko delgado
“Las personas sordas podemos y queremos”: trabajadores y usuarios de la asociación de Ferrol nos transmiten su gran lema vital
FOTO: kiko delgado

En las superpobladas ciudades occidentales, crece la incomunicación como gran monstruo social. Pero las barreras se hacen más fuertes cuando las personas viven envueltas en silencio físico. En Galicia, residen 17.000 sordos con certificado de minusvalía. Aunque la cifra de discapacitados auditivos puede llegar hasta los 106.000. Todos ellos luchan a diario por superar incontables muros: personales, laborales o educativos. Y defienden sus derechos con un lenguaje tan expresivo como emocional.

La Asociación de Persoas Xordas de Ferrol sirve de modelo de integración, creada en 1972 y evolucionando "desde la falta de subvenciones hasta los actuales talleres o cursos de formación". Su presidenta Teresa Gallo certifica que "los sordos hemos logrado una identidad social, con un lenguaje de signos legislado desde 2007". Tras ese reconocimiento, "alcanzamos una mayor libertad de expresión". Teresa señala las dificultades de los padres cuando tienen un niño sordo: "Están perdidos, no saben si recurrir a terapia u operaciones, prueban distintos colegios".

Y a la educación en Galicia aún le quedan muchas batallas por ganar. "Seguimos en la situación tradicional de oralismo, donde los profesores no saben la lengua de signos y los alumnos pueden caer en el fracaso", indica Teresa. Las asociaciones defienden la educación en lengua de signos, "los padres deben informarse y procurar la adaptación desde pequeños, con profesores titulados sordos". Muchas personas sordas aún se comunican oralmente, sin usar signos. "Conocemos a un chico que estudió en la universidad pero que no tiene amigos, sólo se centró en los estudios. Habla bien oralmente, pero no tiene una vida plena", explica Teresa en defensa de la educación libre y abierta.

. phermida@elcorreogallego.es

LA PROTAGONISTA

Teresa Gallo: "Antes se forzaba una enseñanza oral, sin signos"

Los tiempos han cambiado para todos. Y con mayor fuerza en los colectivos más necesitados.

- ¿Cómo era la enseñanza de los sordos hace décadas?

- En la época de Franco, los sordos eran internados en colegios junto a disminuidos mentales o niños con síndrome de Down. Antes se forzaba una enseñanza oral, sin signos. Y con la democracia llegó la integración, aunque los profesores no conocían nuestro lenguaje. Esta última época fue una pérdida de tiempo, y me tocó a mí. Ahora los niños están integrados en colegios públicos y sí cuentan con intérpretes.

- ¿Se está logrando además una integración social?

- Lo importante es la educación adaptada, sobre todo con profesores sordos desde Primaria, intérprete de signos en Secundaria. Porque sólo con lenguaje oral, leyendo los labios, un niño sordo no puede recibir toda la información. Y la integración laboral sigue muy complicada. Las empresas no se mentalizan, y al final sólo podemos trabajar en centros especiales de empleo. La federación FAXPG también tiene convenios de colaboración con empresas. Sobre todo hacemos campañas de sensibilización, además de talleres de habilidades. Como la obra de Blancanieves que representamos el día 12 en Cristo Rey.

- ¿Principal barrera?

- La sociedad debe conocernos y confiar en nosotros. Queremos y podemos hacer de todo. También diferenciamos entre sordos de nacimiento, con identidad asumida, y aquellos que quedan sordos de mayores. Hay que ayudarles a comprender que no es el fin del mundo .