El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Los hijos de la talidomida en Galicia siguen esperando una compensación

El fármaco causó malformaciones a veinte bebés//Solamente uno será indemnizado

ÁNGEL ARNÁIZ LUGO   | 11.07.2010 
A- A+

AVITE
CARTEL informativo de Avite colocado en centros de salud de España.
FOTO: AVITE

La talidomida es un fármaco que se comercializó en España entre los años 1958 y 1963 como sedante y como calmante de las náuseas durante los tres primeros meses de embarazo. Tuvo un gran éxito ya que, en teoría, no causaba casi ningún efecto secundario. Sin embargo, este medicamento, salido del laboratorio germano Chemie Grünenthal, provocó miles de nacimientos de bebés afectados de focomelia, anomalía congénita caracterizada por la carencia o excesiva cortedad de las extremidades.

Que se sepa, de acuerdo con los registros que maneja la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite), de los tres mil afectados que barajan hay en todo el territorio nacional, una veintena de ellos son gallegos. La mayoría localizados en la provincia de A Coruña

Son los hijos de la talidomida, los nacidos a finales de la década de los año 50 y principios de los 60. Esta sustancia afectaba a los fetos de dos maneras: bien que la madre tomase el medicamento directamente como calmante de náuseas o bien que el padre lo tomara como sedante, ya que la talidomida afecta al esperma y transmite los efectos nocivos en el momento mismo de la concepción. Cuando se comprobaron los efectos teratogénicos (malformaciones congénitas), del medicamento, éste fue retirado con más o menos prisa en los países donde había sido comercializado bajo diferentes nombres comerciales. España fue de los últimos países en los que se retiró, en 1963.

 


INDEMNIZACIÓN. El Gobierno, según trascendió en marzo pasado, va a reconocer y conceder ahora indemnizaciones a los talidomídicos españoles.

Según precisan desde Avite, la mayoría de los miembros de esta asociación, por ser ésta la que aglutina a los posibles afectados por talidomida, se sometieron, en el año 2006, a un protocolo clínico (aportando fotografías, radiografías, informes médicos, etc.) por encargo del Gobierno y Ministerio de Sanidad, y que lo llevó a cabo el CIAC (Centro de Investigaciones de Anomalías Congénitas). Los afectados que superaron dicho protocolo, un total de 24, son los que van a recibir esas indemnizaciones, que oscilan entre los 30.000 y 100.000 euros, dependiendo de un baremo en relación directa con su porcentaje de discapacidad. Ese Protocolo Clínico, a día de hoy, está cerrado por parte del Gobierno.

"Como primer paso abre una puerta muy importante, después de haber estad 50 años invisibilizados", reconoce José Riquelme, presidente de Avite. Sin embargo, desde el colectivo que encabeza, creen que la medida se queda corta "y vamos a continuar reclamando los mismos beneficios y derechos que nuestros homólogos del resto de países europeos", afirma.

Entre esos 24 elegidos que serán indemnizados solo figura un gallego, afincado en la localidad coruñesa de Ribeira y nacido en Noia en 1962, José Benito Calvo. Casi medio siglo después de su calvario, tendrá una pequeña compensación económica por el daño irreparable que le causó el fármaco y que convirtió su vida en una pesadilla.

Cuando José vino al mundo, al igual que en muchos otros casos, hacía un año que el fármaco se había prohibido en casi toda Europa, una medida que la administración franquista no adoptó hasta el año siguiente y que provocó que las fatales consecuencias del medicamento fuesen mayores en España que en los países del entorno.

galicia@elcorreogallego.es

www.avite.org

ENTREVISTA

José Riquelme "Este caso ha estado tapado y oculto"

Presiente de AVITE

José Riquelme es el presiente de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite), creada en el año 2003 para defender los derechos de los afectados por este nocivo fármaco.

¿Se sabe cuántos son los afectados en España?

Nunca se sabrá, porque ningún gobierno, ni autoridad sanitaria, ha querido hacer censos ni hacer campañas informativas para que salgan a la luz. Es mas, todo esto, ha estado siempre tapado y oculto y con amenazas incluso para que no siguiésemos investigando. Pero nosotros calculamos que pueden existir en España entre vivos y fallecidos de bebés, entre 2.000 y 3.000 afectados.

¿Cuáles fueron principales malformaciones?

Básicamente producía focomelias (aletas de foca) en brazos y piernas, que es el acortamiento de las extremidades, naciendo pequeñas manos de los hombros e ingles, e incluso amputación total de extremidades.

¿Tuvo la Administración sanitaria española responsabilidad en el caso?

En su momento la tuvo, por no probar y testar el medicamento. Pero por el paso de los años, todo está prescrito jurídicamente, y solo cabe la reparación política, si se quiere hacer algo.

¿Cómo valoran el reciente anuncio de que Sanidad indemnizará a afectados?

Valoramos que la medida se queda muy, muy corta, y no solucionará la profundidad del problema. Además, solo van a reconocer a 24 personas, cuando en España hay muchísimos más afectados, y esa es precisamente una de las principales reivindicaciones nuestras como asociación: Que se reabra el Protocolo del Centro de Investigaciones de Anomalías Congénitas (CIAC), para que sean reconocidos más casos.