El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Inteligencia artifical gallega para jóvenes iberoamericanos

Alumnos y docentes se forman en la UDC, gracias a un programa del grupo Rnasa-Imedir, por el alto nivel de sus investigadores

Imagen de familia de los profesores de la Facultad de Informática de la UDC con los alumnos de último curso de grado mexicanos y los investigadores ecuatorianos - FOTO: Almara
Imagen de familia de los profesores de la Facultad de Informática de la UDC con los alumnos de último curso de grado mexicanos y los investigadores ecuatorianos - FOTO: Almara

ALBERTO MARTÍNEZ A CORUÑA   | 30.06.2019 
A- A+

Ampliar estudios en el extranjero no es nada nuevo. Solo una pequeña élite de españoles lo pudo hacer hasta bien entrado el siglo XX, y en las últimas décadas son estudiantes y profesores de otros países, principalmente los iberoamericanos, los que vienen a España a completar su formación. De esta forma el conocimiento universal es impartido en universidades de un mundo global.

En 1987 se creó el programa Erasmus, que se asocia al humanista y filósofo holanés de Rotterdam de los siglos XV y XVI, pero que en realidad son las siglas en inglés de European Region Action Scheme for the Mobility of University Students, es decir en una traducción libre Plan de acción de la Comunidad Europea para la movilidad de estudiantes universitarios. Marcó un antes y un después, y fue ejemplo para otras naciones del mundo. Así en México, en 1995, se creó Delfín.

Este proyecto nació con el objetivo de fortalecer la cultura de colaboración entre las instituciones de Educación Superior y Centros de Investigación del país centroamericano. La diferencia con el Erasmus abierto al intercambio de estudiantes durante los cursos de su carrera, es que se centra en particular en el desarrollo de futuros investigadores para los postgrados. Así, es una oferta a los estudiantes con mejores calificaciones que se encuentran en su último curso previo a la licenciatura o graduación.

Fueron nueve centros los que iniciaron el plan mexicano. Hoy en día están integrados 128 universidades, institutos politécnicos, y además superó fronteras al haberse unido otras 81 instituciones académicas de Colombia y recientemente 3 de Costa Rica.

Mediante el plan, diez estudiantes mexicanos del último curso de sus respectivas ingenierías -mecatrónica (Jesús Hernández, Luis Trejo y María Martínez), sistemas computacionales (Francisco Medrano y Edgar Pozas), química (Carlos Cruz y Fernando Valdés), electromecánica (Elizabeth Hernández), biomédica (Karina Solórzano) y farmacéutica (Guillermina Martínez)- desembarcaron en la Facultad de Informática de la Universidad de A Coruña a mediados del mes de junio. Y en ella se integraron en el grupo de investigación Rnasa-Imedir (Redes de neuronas artificiales y sistemas adaptativos e informática médica y diagnóstico por imagen), que dirige Alejandro Pazos, catedrático en Ciencias de Computación e Inteligencia Artificial y que es miembro del INIBIB (Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña), del CITIC ( Centro de investigación de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones)..

"Estarán siete semanas, a la UDC llegaron el 17 de junio y permanecerán hasta el final de la primera semana de agosto", comenta Pazos Sierra, quien explica que la finalidad del programa "es fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas de los jóvenes estudiantes y contribuir a su formación necesaria para todos los países, que en este caso es México". "Es como si fuera un Erasmus europeo, pero de iniciación a la investigación", apostilla.

Es la primera vez que existe este vinculación entre Delfín y la UDC, y el catedrático opina que "si hacemos las cosas medianamente bien, es un caladero importante de captación de estudiantes para cursos y títulos de postgrado", al recordar que "ya hemos tenido alumnos de muchas nacionalidades, la mayoría para hacer la tesis doctoral".

UNOS ALUMNOS SATISFECHOS. Se denota, tras apenas diez días de estancia que acertaron con su elección. Algunos dicen haber leído los trabajos de investigación del grupo Rnasa-Imedir, y buscan "adquirir conocimientos para aplicaciones englobadas en la inteligencia artificial". Y también destacan "la experiencia académica por el trabajo en grupo" realizado aquí.

Otra cuestión que consideran es que la estancia les va a "ayudar sobre que tipo de maestría (equivalente al máster) escoger cuando llegue el momento", y comentan que la "comprensión y el entendimiento es total con los profesores" que les explican como prepararse para investigar.

Todos buscan apurar al máximo estas semanas que vivirán en A Coruña "para aprovechar la mayor cantidad de experiencias y conocimientos que nos brindan", y algunos aseguran que en estos momentos ya "superaron las expectativas" que se habían formado antes de cruzar el Atlántico.

Apuntan que los docentes con los que trabajan en la UDC tienen "un laboratorio de investigación bien equipado", y "cuentan con una excelente preparación que "contribuye a la innovación contínua", además de que los "motivan" hacia sus futuros estudios.

Los estudiantes mexicanos esperan regresar a su país con "una complementación muy significativa" en su "preparación académica", y dicen que "la ciencia es universal y todos podemos disfrutarla", tras realizar aquí "un trabajo confortable" que les permita "iniciarse en la investigación".

Los doctorandos los dirigen el profesor Cristian Munteanu uno y, el otro, Alejandro Pazos con Humberto Gonzalez Diaz del la UPV-IKERBASQUE.

Alejandro Pazos Sierra director del grupo rnasa-imedir "La UDC y la Facultad son un polo con grupos punteros de investigación muy reconocidos a nivel internacional, no solo en inteligencia artificial sino por aplicarla en la informática médica"