Viernes 18.10.2019 Actualizado 14:25
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Investigar la microbiota, clave para mejorar la salud humana

Especialistas médicos y tecnológicos bajo la coordinación de Alejandro Pazos, investigador principal de la Regicc y del grupo Rnasa-Imedir, aportaron los últimos avances científicos

El cerca de centenar de participantes, entre ponentes y oyentes, del Congresos Internacional de Microbiota, durante el descanso en el pazo de Lestrove en Padrón - FOTO: www,ladiapo.com
Ver galería
El cerca de centenar de participantes, entre ponentes y oyentes, del Congresos Internacional de Microbiota, durante el descanso en el pazo de Lestrove en Padrón - FOTO: www,ladiapo.com

JOSÉ M. VERDURA PADRÓN   | 11.10.2019 
A- A+

La importancia crucial que la microbiota, esos más de cien billones de microorganismos que pululan en el cuerpo humano, tiene en los procesos básicos para la salud de las personas, fue analizada ayer por decenas de expertos de biomedicina y ciencias de la computación. Lo hicieron en la primera Conferencia sobre la microbiota en el pazo de Lestrove de Padrón, convocados por una organización en la que participaron las tres universidades y el Servicio Galego de Saúde.

Hubo un éxito de participación en el denso y atractivo programa en el que se analizó desde múltiples ópticas la afección de la microbiota al ser humano. El diseño corrió a cargo del comité científico, integrado por los doctores Benito Regueiro, Jose Luis Ulla, Alejandro Pazos -investigador principal de la Regicc y del grupo Rnasa-Imedir, quien a la vez actuó como coordinador y relator de la jornada-, José Manuel Vázquez, Francisco Blanco, Javier Maestro y Humberto González, que fueron ayudados en la organización por los doctores Ana Porto, Cristian Munteanu, Francisco Cedrón, Jesús Fraiz, Aliuska Duardo, así como José Liñares y Candela Rodríguez.

La microbiota está presente dentro y en la piel del ser humano. Se distribuye en los lugares más diversos, desde el tracto digestivo, los sistemas respiratorio y urinario, piel, lagrimales de los ojos o cavidad bucal-faríngea. Pero su actividad también puede afectar al funcionamiento del aparato circulatorio, según lo expuesto en las pequeñas charlas o conferencias que ayer realizaron los ponentes del congreso.

En ellas se expusieron la relación que tienen estos pequeñísimos organismos en los diversos aspectos de la salud humana. Recordaron algunos de los ponentes que de los trabajos de investigación llevados a cabo a nivel internacional se desprende que la composición de la microbiota es específica e individualizada para cada persona, conformando una población diversa constituida por familias diversas de virus, bacterias, hongos, arqueas e incluso protozoos y otras especies.

También se sabe por estudios que estos microorganismos parecen haber evolucionado con la especie humana al mismo tiempo y han colaborado en ir dándonos la forma para alcanzar lo que somos ahora, así como es previsible que nos acompañarán en el futuro de nuestra existencia.

No obstante, lo más importante que se desprende de las las conferencias científicas impartidas ayer son los papeles, positivos y negativos, que aporta la llamada microbiota a la salud humana. Así, si bien una buena dieta alimentica proporciona una flora intestinal que beneficia al funcionamiento del organismo humano, los especialistas aportaron que en los últimos años asimismo se descubrió que algunos de sus componentes pueden estar involucrados en una amplia gama de patologías sistémicas.

Por tanto, el mensaje de médicos, científicos y tecnólogos, reu-nidos ayer en Padrón que envían a la sociedad en general, pero en particular a las administraciones públicas, es el de crear conciencia sobre la necesidad de una mayor investigación sobre un tema que los expertos consideran crucial.

Una vez presentada ayer una visión general y poliédrica del conocimiento actual existente sobre la microbiota en lo que fue un punto de encuentro pionero y multidisciplinario sobre este importante tema, los participantes esperan que lo tratado sirva de inspiración para próximas acciones de investigación que generen nuevos protocolos de atención por una parte, y por otra para mejorar la calidad de esa atención y así aumentar la sostenibilidad del sistema de salud pública.