El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

galardón del grupo correo gallego

La profesora Andrade, del CSIC, Gallega del Mes de Septiembre

El Grupo Correo Gallego destaca en septiembre la trayectoria de la reputada experta en la durabilidad de las construcciones// La profesora de investigación del CSIC desarrolló un aparato, empleado en todo el mundo, para medir sin daños la corrosión del acero en el hormigón
Gallegos del año

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 30.09.2009 
A- A+

María del Carmen Andrade Perdrix entre estructuras de hormigón que hay en su centro a la intemperie para el estudio de la corrosión

Nació y vive en Madrid, pero es chairega orgullosa de serlo. Y también una reputadísima experta en durabilidad de las construcciones, un campo en el que presta especial atención a la corrosión del acero en el hormigón armado. La destacada trayectoria investigadora de María del Carmen Andrade Perdrix (1947) le ha valido diversos premios internacionales (el Manuel Rocha o la medalla Robert L'Hermite) y dos títulos de doctora honoris causa, por la universidades de Trondheim (Noruega) y de Alicante, además de ser miembro del jurado de los Premios Príncipe de Asturias. El Grupo Correo Gallego ha querido también reconocer la exitosa carrera de esta científica eligiéndola Gallega del Mes de Septiembre.

Andrade Perdrix ha desarrollado su carrera en el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), del que fue directora durante más de diez años, y en el que está al frente del grupo de corrosión de armaduras. Entre sus aportaciones, figura el desarrollo de un aparato portátil empleado en todo el mundo para diagnosticar de forma cómoda si está o no corroída la armadura que tiene dentro el hormigón.

El aparato, Gecor, se patentó en los 90 y desde 1991 es una referencia mundial en el sector. Fue fruto de la colaboración con otro centro del CSIC, el de Investigaciones Metalúrgicas, y la empresa Geocisa, del grupo ACS.

Este dispositivo muestra su esfuerzo por desarrollar técnicas de diagnóstico no destructivas, ya que solo una pequeña cata para tocar la armadura permite conocer su estado. Y en un tiempo esta pequeña invasión tampoco será necesaria.

"Estamos desarrollando nuevas formas de medir el grado de corrosión sin tener que picar en absoluto el hormigón. Ya han sido patentadas y la empresa Geocisa está preparando el prototipo", detalla.

Esta segunda parte ha sido desarrollada en solitario por su equipo, en el que no solo presta atención al diagnóstico de problemas del hormigón, sino también a las causas de sus patologías y las técnicas para evitarlas. "Este material puede durar cientos de años sin ningún problema, pero el dióxido de carbono o los cloruros en los medios marinos penetran por su red de poros y corroen el acero que está dentro", pone como ejemplo.

Además de utilidad, Andrade Perdrix ve también belleza en las estructuras de hormigón. Las más hermosas para ella son las del propio Eduardo Torroja, en las que ha tenido el placer de trabajar, con los dictámenes para reparar el hipódromo de La Zarzuela o el mercado de Algeciras. "Me gusta mucho la estructura de hormigón en forma de lámina. La del hipódromo tiene siete centímetros de grosor, parece milagroso que se sostengan", destaca.

Directora general del MEC

Su conocimiento también es requerido para la elaboración de normativas o para asesorías diversas, como las de inhibidores de la corrosión, para determinar si son eficaces. O para estar al frente de varias organizaciones internacionales de su sector, entre ellas la Unión Internacional de Expertos y Laboratorios de Materiales y Estructuras de Construcción (Rilem), que presidió entre 2000 y 2003. Tanto en esta organización como en las demás que dirigió fue siempre la primera mujer en ocupar el máximo cargo.

La científica gallega también ha sabido conjugar su faceta netamente investigadora con la gestión política. Entre 2006 y 2008 fue directora general de Política Tecnológica del Ministerio de Educación y Ciencia, y en estos momentos es asesora del secretario general de Universidades, Màrius Ribiralta.

. galicia@elcorreogallego.es

Unida a Rábade

Al frente de la peña de A Terra Chá

Rábade sigue siendo el lugar al que regresa siempre, a la casa familiar que ella y sus hermanos han heredado. Pero en la capital española también ejerce de chairega: desde hace cinco años, preside la Peña de la Terra Chá en Madrid, de la que su padre fue fundador y presidente. Cada año, los miembros de la peña, como buenos lugueses, organizan una comida en Madrid -en la que el cardenal Rouco Varela es invitado de honor- y otra en las fiestas de San Ramón de Vilalba, explica María del Carmen Andrade.

La científica gallega, doctora en química industrial, está casada y tiene dos hijos. En su tiempo libre, disfruta del senderismo -todos los veranos se desplaza a los Pirineos-, aunque en el pasado jugó al balonvolea. Además del deporte, adora la música, sobre todo la clásica, y realizó estudios de piano. Pero en casa, cuando tiene tiempo libre lo que más le gusta es coser, hacer punto y bordar .