El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Libros que salvan muchas vidas

La única librería solidaria de Aida Books&More en Galicia, instalada en Vigo con el trabajo de 24 voluntarios, recibió hasta septiembre del año pasado 17.000 donaciones particulares de obras y vendió más de 9.500, con cuyos fondos se desarrollan proyectos en más de 14 países.

Raquel García, sentada a la izquierda, con María José Giganto, de pie y Prisilla Regueria, en la librería Aida Books&More que acaban de abrir en la calle Ecuador de Vigo - FOTO: M. GIMENO
Raquel García, sentada a la izquierda, con María José Giganto, de pie y Prisilla Regueria, en la librería Aida Books&More que acaban de abrir en la calle Ecuador de Vigo - FOTO: M. GIMENO

MAITE GIMENO   | 27.01.2020 
A- A+

Esos libros olvidados al fondo de la librería, que nutren el conocimiento y la imaginación, tienen una segunda vida y no menos importante que la primera. Sirven para dar expectativas de vida a niños en España, Marruecos, Guinea Bissau, Senegal, Líbano y Bangadesh, además de para forjar a los nuevos voluntarios, y de para alimentar con poco más de tres euros a los devoradores de obras escritas cuya pasión por la lectura se ve frenada por el precio de venta de los ejemplares en el mercado convencional. Y es ahí donde cobra protagonismo la única librería solidaria de Galicia de Aida Books&More, que acaba de estrenar unas flamantes instalaciones en el centro de Vigo, porque convierten a los libros de segunda mano, muchos joyas que sus propietarios no han sabido descubrir en el afán por vaciar herencias o estanterías, en valiosas piezas no solo para sus nuevos compradores, sino para un sinfín de acciones dirigidas a promover el desarrollo integral de los pueblos y la mejora de las condiciones de vida de las comunidades más desfavorecidas buscando contribuir de la manera más eficaz y eficiente posible a la acción contra la pobreza desde la sostenibilidad ambiental, la igualdad y la coordinación con instituciones públicas y privadas.

Entre los 24 voluntarios de Vigo entusiasmados por la iniciativa de Aida se encuentra María José Giganto. Enfermera prejubilada, dedica tres horas semanales a su trabajo en una librería "que salva vidas". Animada por las oportunidades que representa el nuevo espacio que acaban de abrir en la calle Ecuador de la ciudad olívica, ya que se podrán organizar actividades culturales o clubes de lectura para promocionar su proyecto, llama a las personas que en algún momento se hayan planteado participar en un plan solidario a sumarse al colectivo que hasta septiembre de 2019 gestionó 17.000 donaciones de libros, frente a los 18.000 de todo 2018, y vendió 9.500 ejemplares con cuyos ingresos nutren proyectos no financiados por los organismos públicos, como un centro de acogida para mujeres víctimas de violencia en Dhaka; evacuaciones de menores con cardiopatías de Guinea Bissau a hospitales de Portugal, España, Italia o Suiza, entre otras desarrolladas en un total de 14 países en vías de desarrollo.

Giganto destaca que con el dinero que se recauda con la venta, a bajísimo precio, de los libros que reciben en donación "se pueden hacer muchísimas cosas porque en los países donde interviene Aida con muy poco dinero se pueden hacer cosas muy importantes". Además, indica que al alcanzar el 15 por ciento de fondos privados a través de la venta de libros, la ONG pudo acceder el año pasado por primera vez a una convocatoria europea para tener opción a ayudas para desarrollar sus proyectos.

Aunque desde septiembre la nómina de voluntarios ha pasado de 11 a 24, María José Giganto asegura que se necesitan a más personas implicadas en Vigo para todas las actividades que desarrollan. Llama a seguir el ejemplo del que acaba de ser testigo por el que un padre acompañó a su hija menor de edad para poder ser colaboradora de la iniciativa "porque está permitida para los jóvenes que tienen menos de 18 años", ya que asegura que resulta muy enriquecedora tanto por el contacto con los libros y su valor, como por las consecuencias que tiene su apoyo al trabajo en Aida.

La voluntaria viguesa relata el crecimiento de actividad, ya que las expectativas son cerrar el balance de 2019 con más de 20.000 libros donados. Señala que recogen todo tipo de libros, salvo las enciclopedias "porque no tienen ninguna salida".

Giganto indica que con las cesiones "nos han entrado auténticas joyas de libros antiguos", como una biblia platense que al catalogarla para ponerla a la venta cifraron su valor en 400 euros, "y que nosotros vendimos en poco más de cien". Añade que hay muchos donantes que al entregar las bibliotecas vaciadas, especialmente de personas que acaban de fallecer, desconocen realmente el valor de las obras de las que se deshacen. "Tenemos libros de geografía del Reino de Galicia y también nos entró un libro de 1892... entre muchas cosas que desechamos", señala al incidir en que recogen "todo lo que nos entregan". Recuerda que estas cesiones cuentan con desgravación fiscal, ya que se trata de una donación en especie y cada libro se valora en 50 céntimos y todos los datos los pasan a la Agencia Tributaria que los imputa de forma directa a las personas que han dado los volúmenes.

La doble vertiente social se cumple con la venta de los escritos a precios sin competencia, ya que por 3 euros se puede comprar una obra que se encuentra a 20 en librerías por lo que no está al alcance de todos los lectores.