El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Long Hope espera que prospere su demanda en el tribunal UE

ALBERTO MARTÍNEZ A CORUÑA   | 22.02.2020 
A- A+

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo tiene 6 meses para admitir, o no, a trámite la demanda presentada por la plataforma Long Hope, integrada por exmarineros españoles (la mayor parte gallegos) por un claro "comportamiento discriminatorio" de Noruega que sí paga pensiones a los empleados de ese país, pero no se la reconoce a los extranjeros, antes de 1994, cuando firmó el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.

Long Hope agrupa hoy a 212 afectados de los 12.000 españoles (de ellos, 8.000 gallegos) que trabajaron entre 1948 y 1994 y les descontaron de media un 20% del sueldo en impuestos, estimándose unos 540 millones de euros al cambio de la corona noruega de esas épocas, sin reconocérseles derecho a pensión de jubilación.

El portavoz de la plataforma, Alberto Paz, espera tener una respuesta antes del plazo iniciado el día 5 de noviembre, fecha en la que presentó la demanda el abogado noruego Marius Reikeras, activista de derechos humanos que ha dado a conocer en varios países del mundo los incumplientos del suyo, ya que el caso de los marineros no es el único.

Hay que recordar que Long Hope, tras recabar apoyos desde 2014, anunció en diciembre de 2016 que plantearía la que fue su primera denuncia ante un tribunal de primera instancia de Oslo, que la rechazó a finales de abril de 2017. A partir de ese momento hubo más demandas judiciales, cambiando incluso la jurisdicción con la intención de llegar al Supremo del país nórdico, a sabiendas de la que la respuesta también iba a ser negativa, como sucedió con la no admisión del proceso en el último otoño. Ello fue lo que le permitió acudir ahora al Tribunal de Estrasburgo.

Los antiguos marineros que, a través de una delegación se manifestaron a lo largo de estos años en Oslo y las principales capitales europeas para dar a conocer su problemática, además de Madrid ante el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Embajada de Noruega, y en Alfaz de Pí (Alicante) donde vive la mayor colonia de escandinavos en España, lo siguen haciendo cada mes -como sucedió ayer- ante el Consulado noruego en A Coruña, porque se consideran estafados.

La explicación técnico jurídica expresada hasta ahora por el país nórdico para no reconocerles la pensión antes de la firma del tratado de libre comercio con la Unión Europea en 1994, es que nunca estuvieron empadronados en tierra por vivir y hacer su trabajo en los barcos mercantes.