El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Mano tendida de la Xunta a negociar un acceso a Ons más favorable al residente

Ángeles Vázquez niega algún tipo de veto a los vecinos de la isla y defiende el cupo de visitas // La oposición pide diálogo

COMPARECENCIA Ángeles Vázquez, en el pleno celebrado ayer - FOTO: C.M.A.
COMPARECENCIA Ángeles Vázquez, en el pleno celebrado ayer - FOTO: C.M.A.

SABELA ARIAS SANTIAGO  | 11.09.2019 
A- A+

La Xunta no establece ningún tipo de veto a los vecinos de la Illa de Ons, aunque el cupo de visitas (1.300 personas diarias) es indiscutible e irrenunciable en su número. Eso sí, existe la posibilidad de un trasvase que reduzca el dato de visitantes en beneficio del de residentes.

Así lo indicó ayer la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, durante su comparecencia en el pleno del Parlamento, a cuyas puertas un grupo de vecinos protestó porque, según ellos, la Xunta los quiere echar.

"¿Menos visitantes y más vecinos? Pues diremos menos visitantes y más vecinos", recalcó Vázquez, apuntando a esa opción de seguir negociando dentro de lo que son las posibilidades. Y es que el plan de usos de la isla, que forma parte del parque nacional de las Illas Atlánticas, fija ese tope en 1.300 personas, así como 300 para el camping y 200 a grupos organizados.

"Y, aparte, los vecinos", que son 350 a tenor de los carnés expedidos por la Xunta, indicó la conselleira, que justificó las limitaciones del plan para evitar masificaciones turísticas y que se pongan en peligro los valores del parque nacional. Dijo que estaba establecido por ley, que no lo hacía porque le diese "la gana".

Los cupos, apuntó, nunca ponen en peligro los derechos de los vecinos, que pueden acceder libremente siempre que acrediten su condición. Con todo, dijo que es evidente que la Xunta debe aplicar algún sistema de verificación para garantizar que en este espacio de libre acceso haya control.

De ahí que pusiese a disposición un carné gratuito en el que se le recoge la condición de vecinos y se garantiza su exclusión del cupo general. Los residentes, además, pueden reservar seis plazas con pernocta vinculada a su vivienda, para amigos o familiares sin derecho al carné.

Por último, la titular de Medio Ambiente aclaró que no tiene nada que ver el cupo con la candidatura a patrimonio de la humanidad, sobre la cual defendió la iniciativa que implica a todo el parque nacional, sin excluir islas.

Por parte de la oposición, Luís Villares, por el Grupo Mixto, reprochó a Vázquez "mucho despotismo y poca ilustración". Vestido con la camiseta de Ons en Loita, denunció que los vecinos son un colectivo maltratado históricamente y reclamó una distribución interna del cupo.

También Luís Bará, por el BNG, vestido con la camiseta reivindicativa, aseguró que en Ons no había ningún problema en teoría y acababan de crearlo en relación con el acceso de los residentes.

En representación de Común da Esquerda, Marcos Cal mostró su apoyo a esta "aldea gala que sigue defendiendo sus derechos", mientras la socialista María Pierres reclamó igualmente un estudio pormenorizado y serio y lamentó la falta de diálogo con los vecinos.

Arranca en la Cámara la 'normativa del decoro'

El reglamento recibió críticas de los grupos durante la primera sesión plenaria 

Los vecinos de Ons que acudieron ayer al Parlamento con camisetas para protestar por los cupos de acceso a la isla fueron los primeros en probar las normas que regulan el uso de prendas u otros elementos que "menoscaben el decoro" y fueron instados a sacárselas.

Después de que la Mesa aprobase el reglamento que recoge por escrito los protocolos que ya eran habituales en el Hemiciclo solo con los votos de los miembros del PP, el diputado del Grupo Común da Esquerda Antón Sánchez también mostró ayer su rechazo a la norma aprobada.

"Espero menoscabar muchas veces el decoro, el decoro entendido como lo entiende el PP", expresó Sánchez, que censuró que los populares pretendan impedir en la Cámara todo aquello que manifieste opiniones contrarias al Partido Popular.

Frente a este argumento, Gonzalo Trenor, del PPdeG, aseguró que la normativa aprobada busca que los diputados de la Cámara gallega puedan debatir sin sentirse presionados ni intimidados y se preguntó qué pasaría si el grupo mayoritario, el del PPdeG, pudiese aprobar qué eslóganes y textos se pueden exhibir en la Cámara. "Precisamente, para garantizar sus derechos, independencia y la neutralidad de la Cámara nos dotamos de este tipo de normas", apuntó.