El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Máxima tensión entre PSdeG y PP en Vigo, ahora con Porro en la diana

Leiceaga pide un pleno extraordinario para que Feijóo explique “a utilización partidista” de la Xunta // Egerique remarca que tiene todo el derecho a elegir a la mejor para los vigueses

Corina Porro, presidenta de la gestora del Partido Popular en Vigo y nueva delegada de la Xunta.  - FOTO: ECG
Corina Porro, presidenta de la gestora del Partido Popular en Vigo y nueva delegada de la Xunta. - FOTO: ECG

REDACCIÓN  | 15.07.2019 
A- A+

La batalla electoral por el cambio en la Xunta en el año 2005 se libró en la provincia de Pontevedra y, en concreto, en la urbe olívica. Los votos fueron determinantes para acabar con 15 años de hegemonía del popular Manuel Fraga al frente del Gobierno gallego y dar paso a un bipartito del PSdeG y BNG encabezado por el socialista Emilio Pérez Touriño.


En las pasadas generales y municipales, el comportamiento de la formación del puño y la rosa eclipsando al partido del charrán hizo encender todas las luces de alarma a los conservadores con la vista puesta ya en las autonómicas previstas para otoño del próximo año.


El cambio de Elena Muñoz como cabeza visible en el feudo vigués y la designación de un gestora pilotada por la exregidora Corina Porrro, nombrada después delegada de la Xunta, busca pasar página del desastre en las urnas.


No en vano, el hachazo en los comicios locales del PSdeG al PP fue histórico, ya que mientras el socialista Abel Caballero sumó 101.058 votos, la popular Elena Muñoz cosechó tan sólo 20.460, una diferencia abismal de 80.000.


En las generales los socialistas ya habían tenido también un resultado excepcional en la ciudad más poblada de Galicia. Mientras los seguidores de Pedro Sánchez fueron 65.568, los de Pablo Casado quedaron reducidos a 32.580, es decir, la mitad.


En esta nueva etapa, a poco más de 14 meses para las gallegas de 2020 si Alberto Núñez Feijóo opta por agotar el mandato, el PPdeG mueve con celeridad sus fichas en el tablero olívico para recuperar posiciones. Y, al margen de la renovación que vendrá de la mano de un nuevo o nueva responsable local, la vuelta a la ciudad de Porro como delegada de la Xunta provocó una airada reacción de toda la oposición, pero, fundamentalmente, del PSdeG, que la consideran una maniobra de carácter “partidista” más que de tono institucional.


De hecho, ayer el presidente del PSdeG y además portavoz parlamentario, Xoaquín Fernández Leiceaga, anunció que pedirá la comparecencia de Feijóo para explicar porque pone la Delegación de la Xunta en Vigo “ao servizo” del PP y no, “como debera, enfocada a todos os vigueses”.


Un día antes de la toma de posesión de la presidenta de la gestora como delegada de la Xunta, Leiceaga reprobó que Feijóo “puxo nas súas mans” esta oficina justo después de “encargalle reconstruir o partido” tras su desastre electoral.


“Alimenta unha confusión que nos parece perigosa para a calidade democrática, entre o plano partidario e o plano institucional”, recalcó el dirigente socialista, que reclamó al mandatario autonómico “explicacións” sobre este tipo de decisiones.


“Temos que poñerlle coto”, añadió el titular socialista, al tiempo que insistió en que el presidente de la Xunta no puede utilizar la Delegación en la urbe para los intereses populares, “sen respectar á cidadanía que non lle votou, como cando convocou un acto partidista nas instalacións de San Caetano”.

Reacción inmediata. Los populares reaccionaron de inmediato. La diputada Teresa Egerique afirmó que Leiceaga y el PSdeG proponen la celebración de una Diputación Permanente en el Parlamento gallego sobre la mencionada designación que “evidencia que están moi nerviosos porque saben que este nomeamento vai ser moi positivo para a cidade viguesa, para Galicia e moi negativo para os intereses socialistas”.


“Resulta ridículo e un papelón que ten que facer o señor Leiceaga, ao ditado do señor Abel Caballero, a solicitude desa Deputación Permanente”, indicó Egerique, que subrayó que “os socialistas de Vigo, e os de Galicial, están moi preocupados porque unha persoa como Corina Porro, unha exalcaldesa cunha lexitimidade absoluta na cidade e unha presenza ampla, que coñece moi ben todo Vigo e que traballou sempre por esta cidade, sexa a nova delegada da Xunta”.


La diputada incidió en que se trata de un nombramiento “lexítimo e amparado pola lei, totalmente correcto e axeitado dadas as necesidades que ten agora a cidade de Vigo”.


“Os socialistas confunden á cidade e o que é o seu pensamento único co que é a calidade e normalidade democrática”, agregó la parlamentaria conservadora gallega. Es más, en este mismo sentido señaló que Corina Porro siempre ganó a Abel Caballero “nas urnas” por su calidad humana y democrática y porque “escoita a todas as persoas e porque sabe traballar e facer política nunha cidade aberta como é Vigo, cousa que é todo o contrario ao que fai Abel Caballero”.


Así, apuntó que si de verdad al partido del puño y la rosa le preocupa la calidad democrática, puede comparar los derechos y los medios de los que dispone su grupo en el Parlamento gallego, pactados entre todos, y los que goza la oposición en el Ayuntamiento de Vigo, que a su entender está totalmente discriminada, haciéndole prácticamente imposible ejercer su necesaria labor de control del Gobierno local.


Respecto al carácter político del nombramiento, Teresa Egerique señaló que “a Xunta ten todo o dereito de elixir a quen mellor poida impulsar a acción do Goberno galego en Vigo polo ben dos vigueses e, sen dúbida algunha, por capacidade, experiencia e o coñecemento que ten de Vigo Corina Porro é quen mellor o pode facer”.

ZONA FRANCA. La diputada conservadora criticó además la incongruencia de los socialistas vigueses al denunciar un uso político del nombramiento, cuando “o propio secretario xeral dos socialistas pontevedreses é o delegado da Zona Franca en Vigo, ou o propio delegado do Goberno en Galicia está máis centrado en facer oposición á Xunta desde o seu cargo que de defender os interses dos galegos diante do Goberno de Pedro Sánchez”.