El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Míllara, un paraíso del relax en la Ribeira Sacra

Abandonada desde hace medio siglo, revive como un paraíso para el descanso//Un empresario la adquirió, con los viñedos y fincas del entorno, para rehabilitarla

ÁNGEL ARNÁIZ  | 18.07.2010 
A- A+

Angar
Vivienda acondicionada en la aldea de Míllara en plena Ribeira Sacra
FOTO: Angar

Pantón. Fernando, además de recuperar la aldea para el descanso en época vacacional como segunda residencia, junto con otros tres socios, ha hecho realidad su sueño. Y hoy, no sólo tiene aquella viña que iba a comprar en la zona en 1999, sino que posee 21 hectáreas de viñedos en bancales que han dado vida a la bodega Finca Míllara, dentro de la denominación Ribeira Sacra. Elabora un tinto de mencía madurado 12 meses en barrica de roble francés, que en su mayoría, el 60% de la cosecha, se va para el extranjero, a Estados Unidos, Japón, Puerto Rico, Inglaterra y Alemania. También ha plantado cerca de un centenar de olivos para elaborar aceite artesano para autoconsumo. Viñas y olivos se dan la mano en un paisaje de cine.

La pequeña aldea de Míllara, en el municipio lucense de Pantón, renace de sus cenizas y la vida vuelve a ella como en sus mejores tiempos. Este núcleo rural, colgado en la ribera del Miño como las viñas que aquí se cultivan en bancales, en el mismo corazón de la Ribeira Sacra, como tantos otros del interior de Galicia, se quedó sin gente hace medio siglo y la ruina y la maleza se fueron convirtiendo en sus nuevos y silenciosos moradores.

El milagro llegó de la mano de un empresario coruñés y distribuidor de vinos de alta gama, Fernando de Santiago Boullón. "Vine a la zona de Ribeira Sacra en 1999 con la intención de comprar una viña, en Pantón vi la aldea de Míllara deshabitada, en un paraje excepcional, y me entró por el ojo", explica Fernando. Prosigue, "contacté con un lugareño y me comentó que había casas y viñas en venta en la aldea".

Al cabo de unos meses Fernando inició la compra de las arruinadas viviendas de Míllara y de los terrenos y viñedos del entorno. "Una década después, me hice con la veintena de casas de la aldea y con los terrenos que la rodean", apunta.

El objetivo de este emprendedor, según relata, no era otro que restaurar la aldea, respetando la estética de su arquitectura popular, y recuperar el viñedo para dar vida a una bodega. Algo que prácticamente ya es una realidad.

UN lugar para descansar. La veintena de casas "serán, la segunda residencia de empresarios y profesionales liberales de toda Galicia, la mayoría amigos míos, que tendrán aquí un pequeño paraíso para descansar, en un paraje de excepcionales vistas", cuneta Fernando, mientras da instrucciones a los obreros y no para de atender llamadas en su teléfono móvil.

Subraya que este proyecto no tiene nada que ver con el turismo rural "es una iniciativa privada" y aunque no habla de dinero, la inversión, desde luego, no ha sido pequeña. Explica que la gente que adquirió las viviendas " se quedó enganchada con el paisaje y el clima de variedad mediterránea en esta recogida ribera del Miño". Y no es para menos. Desde la parte alta de la aldea se divisa un paisaje verde de viñedos y olivos, con el azul del río como alfombra y las vecinas tierras de Chantada al otro lado. Míllara es uno de esos olvidados balcones de la Ribeira Sacra que ahora revive gracias al proyecto de este empresario. "Calculo que en dos años estará todo rematado y la vida volverá a la aldea", sentencia.

galicia @elcorreogallego.es

DATOS

 

El Mediterráneo En la ribera solana del Miño a su paso por Pantón, en la que semeja estar colgada Míllara, disfrutan de un clima de variedad mediterránea. Aquí crecen alcornoques, madroños, encinas y olivos.

 

Arquitectura popular La rehabilitación de Míllara se ha hecho respetando al máximo la estética original de la aldea, las formas de las casas y los materiales constructivos del lugar: madera y piedra. El cemento en este proyecto, según su promotor, está prohibido .