El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

BARTOLOMÉ BURGUERA JEFE DEL INSTITUTO DE ENDOCRINOLOGÍA Y METABOLISMO DE LA CLEVELAND CLINIC

“El nivel de la Sanidad en Galicia es muy alto, hay muchos especialistas tremendamente formados”

Bartolomé Burguera obtuvo su título de Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela en 1987 y se doctoró en 1989. Completó su especialidad de Medicina Interna en el Hospital Norwalk y Endocrinología en la Clínica Mayo. Ha desempeñado parte de su carrera en el NIH, la Universidad de Boston, Universidad de Pittsbugh y Hospital Son Dureta en Mallorca. Recibió el Premio Nóvoa Santos de 2018 de ASOMEGA.

Bartolomé Burguera
Bartolomé Burguera

CARMEN ESCARIZ. SANTIAGO   | 21.09.2019 
A- A+

Participa en Santiago en unas jornadas científicas internacionales. ¿Sobre qué versó su intervención en esta cumbre?

Sobre el grave problema médico, social y económico que supone la obesidad y la poca atención que recibe, mas allá de culpar al paciente de algo sobre lo que no tiene control. La mayoría de las enfermedades que llevan a nuestros ciudadanos a la consulta de su médico de cabecera están causadas por sobrepeso, incluyendo la diabetes tipo 2, la hipertensión, el colesterol elevado, la artrosis, problemas respiratorios como la apnea del sueño entre otros. También está bien documentado que la obesidad incrementa muy significativamente el riesgo de desarrollar problemas cardiacos, depresión, cáncer y enfermedades de hígado. Sin embargo nuestros profesionales apenas carecen de herramientas apropiadas para el tratamiento de la obesidad y se concentran en tratar las consecuencias de la misma. Estamos invirtiendo nuestro presupuesto de Salud en tratar la consecuencias de la obesidad, sin tener la determinación y el coraje de invertir en problema principal.

El pasado año recibió también en Compostela el premio Nóvoa Santos, y antes el Gallego del Año. ¿Qué sintió al ser profeta en su tierra? Sin duda es muy agradable el ver que tus paisanos crean que le trabajo que compañeros de diferentes especialidades estamos realizando fuera de Galicia es relevante. La verdad es que tengo muy buenos amigos en Galicia y eso ayuda mucho a que se acuerden de mi.

Hasta llegar aquí, ¿qué obstáculos tuvo que vencer?

Al igual que muchos gallegos que han desarrollado su carrera profesional fuera de España, la mayor dificultad es la adaptación a otra cultura, con diferentes valores, prioridades y forma de vida. Sin duda también, los aspectos afectivos y de nostalgia juegan un papel importante, sobre todo al principio. Un obstáculo que creo es muy frecuente es la resistencia al cambio a todos los niveles. El conseguir convencer a tus colegas y jefes que lo que tú tratas de desarrollar tiene mérito y debería ser apoyado. Pero de la misma forma es necesario adaptarse continuamente nuevas situaciones Para que todo progrese. Creo que para desarrollarse profesionalmente todos estamos de acuerdo en la necesidad de trabajar duro, saber identificar cuáles son los problemas y tratar de buscar soluciones realistas. Los obstáculos se superan con perseverancia y sabiendo rodearse de un grupo de un equipo de compañeros dedicado y que compartan tus mismos valores, ilusiones y metas. Pero de la misma forma que sea diverso en todos los sentidos para de esta forma traer el mayor número de ideas. Sin duda también en la vida hay que tener suerte, estar en el momento y lugar adecuado. Como decía Picasso la inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando.

¿Cree que volverá a Galicia algún día para ejercer su profesión o se encuentra satisfecho con su trabajo en Cleveland? No, mi vida en este momento está en Cleveland. Estoy al cargo del mayor Instituto de Endocrinología del país trabajando con un grupo de profesionales endocrinólogos, cirujanos e investigadores tremendamente dedicados e innovadores. De hecho tuve la oportunidad de trabajar en España durante varios años en concreto en Mallorca y pude apreciar en primera persona la dedicación y altruismo de los profesionales en su cuidado a sus pacientes y aprender en primera en primera persona los puntos positivos y negativos del sistema de Salud en España.

En la distancia, ¿qué percibe sobre la Sanidad en nuestra tierra y en particular dentro de su especialidad?

El nivel de la sanidad en Galicia es muy alto. Conozco bien a muchos especialistas en diferentes áreas de la medicina tremendamente formados y que no sólo cuidan de sus pacientes con gran dedicación sino que además se encuentran tiempo para investigar y educar a las nuevas generación de médicos. Sin duda la limitación en fondos para investigación es algo presente pero esto no sólo ocurre en Galicia. Creo que se está haciendo gran trabajo en el área de telemedicina que sin duda seguirá creciendo muy rápido. Creo que los pacientes tienen suerte de tener acceso a una medicina de gran calidad ciento sin duda el factor más frustrante en ocasiones las listas de espera. Los sueldos de los profesionales médicos es sin duda una asignatura pendiente.

¿Qué le atrae más de su país de destino y qué echa de menos de Galicia?

Sin duda de Galicia se echa de menos la forma de vida en Santiago, el pasear por la zona vieja, y el compartir tiempo con familia y amigos. Lo que más me atrae de Estados Unidos es la eficacia y celeridad con la que la mayoría de los procesos y actividades pueden realizarse. De la misma forma los diferentes medios accesibles para llevar a cabo proyectos y hacer realidad sueños. Hay además un número importante de oportunidades profesionales tanto en el campo clínico, como de investigación, docencia e innovación al alcance de la mayoría de profesionales. Existen igualmente un número importante de problemas sociales, económicos y políticos que sin duda pueden leerse en la prensa todos los días.

¿Qué recuerdos tiene de su formación en la Facultad de Medicina de la USC?

Mis años en la facultad, al igual que cualquier estudiante de mi generación los recuerdos con gran cariño, sin duda con nostalgia. A pesar de clases masificadas, demasiado teóricas y con poco contacto clínico todos fuimos saliendo adelante poco a poco. Fue tiempo para conocer todo tipo de profesores (con sus virtudes, limitaciones, metas y también frustraciones) y entender un poco como funcionaba la docencia universitaria. Recuerdo con cariño especial las conversaciones con compañeros en la cafetería y sin duda con la inquietud de saber qué posibilidades habría en el futuro. Yo tuve la fortuna de empezar a trabajar como alumno interno con el Prof. Felipe Casanueva y trabajar con los Prof. Carlos Diéguez y Rafael Tojo; este hecho jugó un papel muy importante en mi carrera profesional.

Sin duda desde entonces la facultad de Santiago ha evolucionado mucho, se ha hecho mucho más clínica, con todos los estudiantes rotando por los hospitales gallegos y con más acceso a investigación. Sin duda también tiene una proyección más internacional.

¿En qué orden de preferencia situaría familia, profesión, estudio, relevancia social o amigos?

En primer lugar sin duda mi familia, mi mujer y mis dos hijos pero de la misma forma mi familia más allegada en Galicia y también Mallorca. El perseguir mis sueños profesionales siempre ha sido importante para mí. Me ha llevado tomar decisiones difíciles en mi vida como el irme a Estados Unidos a estudiar COU y después volver a formarme y trabajar. A lo largo de mi vida he ido haciendo amigos en muchas partes del mundo y hoy más que nunca gracias a las redes sociales puedo mantener contacto con ellos. Aunque el tiempo, pasa las amistades de verdad siempre perduran y cuando te reunes con un buen amigo, es como si tiempo no hubiera transcurrido.

La relevancia social va asociada al desarrollo profesional. Sin duda a cualquier profesional le gusta que sus trabajos tengan impacto en su ambiente profesional, ya sea mejorado la salud de los pacientes, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos o contribuyendo a contestar una pregunta científica importante. El estudio sin duda es importante pero ya desde hace muchos años mi intención no es tanto tener un gran bagaje de conocimientos si no lo suficiente que me permita dar un paso adelante en mi área específica de conocimiento, en este caso la obesidad. Un antiguo profesor una vez me indicó que llega momento en la vida que uno deja de tratar de saberlo todo el libro para centrarse en contribuir a escribir un breve párrafo del mismo. Yo creo que cierto contexto, y donde yo trabajo es uno, la subespecialización es muy importante. Los profesionales que son expertos en todo no me merecen mucha confianza.

Una encuesta señala que los jóvenes vivirán peor que sus padres... ¿Emigrar es bueno o malo?

Cada uno la vida tiene que identificar cuáles son sus metas y sus sueños, básicamente identificar qué es lo que lo hace feliz invertir el resto de sus días tratando de conseguir esas meta. Si eso lo puedes conseguir en Santiago, fantástico si al contrario te ves en la necesidad de irte a Madrid o a fuera de España igualmente bueno. El problema viene cuando te quedas estático, frustrado y por tu falta de decisión, culpar a otros conseguir esos objetivos.

¿Cuál es el mejor consejo que recibió en su vida y de quién?

Mi madre que cuando le dije que me iba a Estados Unidos me indicó "hijiño, tienes que hacer lo que te haga feliz".

Bartolomé Burguera obtuvo su título de Medicina en la Universidade de Santiago de Compostela en 1987 y se doctoró en 1989. Completó su especialidad de Medicina Interna en el Hospital Norwalk y Endocrinología en la Clínica Mayo. Ha desempeñado parte de su carrera en el NIH, la Universidad de Boston, Universidad de Pittsbugh y Hospital Son Dureta en Mallorca. Recibió el Premio Nóvoa Santos de 2018 de Asomega.