El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

OURENSE

Nuevo parto en Verín, ahora de una concejala conservadora de A Gudiña

ECG   | 15.01.2020 
A- A+

El Hospital de Verín acogió ayer por la mañana un nuevo parto de urgencia, el segundo nacimiento en ese centro desde la supresión del paritorio, en este caso de una concejala del PP del Ayuntamiento de A Gudiña.

La mujer dio a luz esta a su quinto hijo en Verín después de que los médicos, debido a su situación, desaconsejasen su traslado a la capital de la provincia, como es habitual.

Responsables del centro médico requiriron la presencia de un pediatra para atender al parto, que llegó poco después del alumbramiento.

El recién nacido y la madre decidieron, como ocurrió en el caso anterior, quedarse en el centro sanitario de Verín, pese al protocolo de la gerencia aconsejando el traslado del neonato a Ourense.

La gestante ingresó en el centro hacia las 09:30 horas y dio a luz hacia las 11:00 horas, algo que el alcalde de A Gudiña, José María Lago, consideró que demuestra, como reclama desde hace tiempo, que el paritorio es un "servicio indispensable", por lo que reiteró la petición de reapertura.

El alcalde de esta localidad declinó ofrecer más datos sobre el parto, por expreso deseo de la familia, pero manifestó que confía en que se den los pasos necesarios para "reabrir el paritorio cuando haya pediatras".

Para ello, adujo que las largas distancias que tienen que recorrer las embarazadas de zonas más alejadas de la provincia para llegar a la ciudad justifican la necesidad de pedir que se reactive ese servicio médico en Verín.

El pasado fin de semana, el hospital de Verín desvió a Ourense a una embarazada para dar a luz, mientras que una segunda mujer por iniciativa propia optó por un centro de Vigo para ser atendida.

Esta situación se produce en pleno proceso para contar con dos plazas de pediatría que siguen vacantes después de la segunda convocatoria abierta para cubrirlas.

El cierre del paritorio desató una oleada de protestas tanto en esta localidad ourensana, como en la comarca y en Galicia. En la comunidad gallega los grupos de la oposición mantienen la presión constante para forzar al Servizo galego de Saúde a la reapertura del servicio. Consideran que el cierre evidencia que desde el gobierno gallego tampoco se están haciendo todos los esfuerzos necesarios para mantener el rural.