El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Ocasión de Abanca y Liberbank para fraguar un banco de 124.000 millones

Borrada Unicaja, vuelven a la palestra los 1.720 millones que la gallega planteó a la suma de las cajas asturiana, cántabra, de Extremadura y manchega

Carlos San Basilio, izquierda, secretario general del Tesoro, con Botas (Abanca) y Sánchez del Villar (Unicaja)  - FOTO: ECG
Carlos San Basilio, izquierda, secretario general del Tesoro, con Botas (Abanca) y Sánchez del Villar (Unicaja) - FOTO: ECG

JOSÉ CALVIÑO   | 16.05.2019 
A- A+

Las vueltas que da la vida, incluso en sectores tan ordenados y regulados como el financiero. Si hasta hace dos días el enlace entre Unicaja y Liberbank parecía casi a punto de ser bendito, a falta de pequeños retoques en el contrato matrimonial, el pequeño detalle de fijar quien pesa más en la relación y por cuánto manda hizo que saltase por los aires esta boda.

Pero en esta actividad el duelo no dura demasiado. A rey muerto, rey puesto. En los consejos de administración, caída una posibilidad se pasa a estudiar otra. Y en Liberbank ya la tuvieron no solo sobre la mesa, sino planteada en la mismísima CNMV, a la espera de las due dilligence precisas. Se la propuso Abanca.

No se podrá crear el sexto mayor banco de España, con un volumen de activos próximo a 96.000 millones, pero entre la entidad de nuestra comunidad y el resultado de la fusión de Cajastur (Asturias), y las cajas de Extremadura, Castilla-La Mancha y Cantabria se ocuparía similar puesto en el ranquin, al superar 91.000 millones, cincuenta mil gallegos y cuarenta mil de su posible futuro socio.

En cuanto a volumen de negocio, e incluso antes de que la entidad que preside Juan Carlos Escotet termine de integrar sus adquisiciones germano-lusas -Caixa Geral en España, Deutsche Bank en el país vecino-, aportaría cerca de 71.000 millones de negocio, por 53.000 de la que fue y puede volver a ser su objetivo: 124.000 en total.

Ninguna de las dos entidades quiso ayer pronunciarse sobre si es factible retomar la proposición sorpresa conocida el 22 de febrero, al detallarla la financiera que controla Banesco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Planteaba una posible compra por fases que, a 0,56 euros por título y a falta de conocer los libros de cuentas, valoraba la totalidad del capital de Liberbank en 1.720 millones de euros. A las fundaciones de las antiguas cajas que se unieron en 2011 en un sistema institucional de protección -el famoso SIP o fusión fría que se descartó para Caixa Galicia y Caixanova- se les ofrecía un canje de acciones para que siguiesen estando presentes en la entidad resultante, y un posible abono de 1.300 millones para el resto de accionistas en Bolsa.

Pero por aquel entonces, sin embargo, la fusión parecía ser el objetivo y final de Liberbank y Unicaja.

Pero no será. El consejero delegado del banco andaluz, Enrique Sánchez del Villar, coincidía este mismo martes de la ruptura en un encuentro celebrado en la sede de la CECA -antigua patronal de las cajas- en Madrid sobre la nueva Ley de Crédito Inmobiliario con el también CEO de Abanca, Francisco Botas Ratera. Nunca sabremos si le dio entonces la alternativa.

Pese al mutismo, ahí está, más cerca, la oportunidad de crear un referente bancario en el norte, de Galicia, Asturias, Cantabria, Extremadura y Castilla-La Mancha. Un líder de Finisterre hasta Albacete.

 

CIFRAS

8.600 empleados que alcanzaría la suma de Abanca y Liberbank, que contarían con 1.300 sucursales repartidas por España.