El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

obituario

Ovidio Vidal y la endocrinología

JOSÉ CARRO OTERO PRESIDENTE DE LA REAL ACADEMIA DE MEDICINA DE GALICIA   | 30.12.2007 
A- A+

El pasado 26 falleció, a solo quince días de su 96.º aniversario, el prestigioso académico de Medicina y general de Brigada Médico Dr. Ovidio Vidal Ríos.

Natural de Baio, municipio de Zas, donde nació en 1912, pasó a vivir en Santiago por traslado de la familia siete años después y, en esta urbe, cursó la licenciatura de Medicina enriquecida, más tarde, con el grado de doctor en la Universidad de Madrid.

En 1934 ingresó en el cuerpo de Sanidad Militar, cuyo escalafón recorrió desde el empleo de alférez hasta el de general de brigada, alcanzado en 1975. En tal función médico-militar participó en la guerra de 1936-39 prestando asistencia en diversos frentes, entre otros el durísimo de Teruel.

Vocacionalmente inclinado en la endocrinología, disciplina entonces emergente y en la que Vidal Ríos tuvo la oportunidad de iniciarse bajo el magisterio del sabio Dr. Marañón, primer catedrático de la misma en la Universidad de Madrid, introdujo su práctica en Galicia dentro de los primeros años de la década de los cuarenta, con especial dedicación a dos manifestaciones patológicas con alta incidencia en nuestra región: la diabetes y el bocio.

Esto fue posible porque, en dicha época, sus destinos militares lo mantuvieron en A Coruña, circunstancia que le permitió abrir una clínica, en la Ciudad Herculina, al servicio del público en general.

Gozando ya de un reconocido prestigio, ingresó, en 1974, en la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia, donde, como numerario, ocupó el sillón de Endocrinología. Su discurso preceptivo de ingreso, titulado Historia del tratamiento de la diabetes sacarina fue contestado, en nombre de la regia corporación, por el también académico Dr. Sánchez Sánchez. Durante sus 33 años de actividad académica, don Ovidio estuvo adscrito, primero como vocal y luego como secretario, a la comisión de vacunaciones pasando luego, en 1992, a la sección de medicina, de la que fue presidente a partir de 1995 y hasta su deceso. El año 1989 le correspondió por turno de escalafón pronunciar el discurso de apertura de ese curso académico, que dedicó a uno de los temas de su preferencia: El estrés en la patogenia del bocio.

Jefe del laboratorio de análisis clínicos y del banco de sangre del hospital militar de A Coruña; director de ese hospital; jefe de sanidad de la VIII Región Militar; general jefe de sanidad de las Islas Canarias; miembro de la Federación Internacional de Diabetes; de las sociedades españolas de Diabetes y Endocrinología; de la Asociación Española de Biopatología Clínica... son los principales puestos de acción y responsabilidad médica desempeñados por el Dr. Vidal Ríos en su dualidad militar y civil.

Coronando su rica biografía creó, en 1998, la Fundación que lleva su nombre que, con sede en A Coruña, realiza tareas de educación sanitaria en el ámbito endocrinológico, sobre todo en todo lo concerniente a la diabetes, ocupándose también de los trastornos alimenticios y otras patologías endocrino-metabólicas que afecten a la población gallega.

Recompensado con la Gran Cruz de San Hermenegildo y otras condecoraciones castrenses, así como con la Medalla de Galicia; la Insignia de Oro al Mérito Colegial, que otorga el Colegio Oficial de Médicos de la provincia de A Coruña y el, para él tan apreciado, título de Hijo Predilecto de Zas, expresiones del reconocimiento de sus méritos por España, por Galicia y por su ayuntamiento natal, D. Ovidio se fue, tras una vida ejemplar, con el cariño de los suyos y la admiración y afecto de quienes le conocieron.

¡Desde ahora es ya una estrella más en el firmamento!