El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

mediación

Padres separados padecen la saturación de los puntos para el encuentro familiar

Denuncian meses de espera para acceder a estos centros, ideados para facilitar el tiempo con los hijos a parejas enfrentadas // Han atendido a 3.500 personas

MARÍA LÓPEZ • A CORUÑA   | 08.02.2010 
A- A+

Concentración ante los juzgados de Marín promovida por SOS Papá en una fotografía de archivo

En 1999 empezó a funcionar en Vigo el primer punto de encuentro de la comunidad. Desde entonces, cerca de 3.500 personas han utilizado estos centros diseñados como espacio neutral en el que supervisar los tiempos con sus hijos de padres o madres con separaciones conflictivas o problemas de tutela, según los datos facilitados por la Consellería de Traballo e Benestar.

Su funcionamiento no está, sin embargo, exento de polémica y la Asociación de Pais e Nais Separados denuncia "defectos" en el funcionamiento y en sus infraestructuras.

El primer punto de encuentro abrió en Vigo en 1999 de forma experimental y en 2000 se creó la red de puntos de encuentro familiar en Galicia, compuesta por siete centros. Todos ellos son titularidad de la Xunta de Galicia, aunque su gestión corresponde a entidades sociales sin ánimo de lucro, que en 2001 constituyeron la Federación Galega de Puntos de Encontro Familiares.

En ellos, se produce el intercambio de menores, derivados bien por una orden judicial, bien por los órganos competentes en materia de servicios sociales en los supuestos de menores en los que la Administración tenga asumida la tutela o guarda.

Espacio neutral

El centro cumple distintas funciones. Sirve como terreno neutral para que las parejas enfrentadas puedan entregar y recoger a sus hijos en cumplimiento del régimen de visitas. En otros casos, la visita se desarrolla dentro de las instalaciones del centro y un profesional supervisa las relaciones del progenitor con el menor. A veces, el centro simplemente brinda sus instalaciones por imposibilidad de que la visita se desarrolle en otro lugar. La casuística es diversa y no afecta sólo a padres con una mala relación: también hay menores en acogida que visitan a sus padres biológicos, abuelos que no pueden ver con normalidad a sus nietos o víctimas de violencia machista que no quieren dar a conocer su domicilio.

No obstante, la fórmula de gestión, en manos de entidades sociales, representa uno de los mayores déficits que la Asociación Galega de Nais e Pais Separados encuentra en esta red. "La infraestructura es inadecuada y más cuando son visitas tuteladas en pisos", denuncia su presidente, Antonio Díaz en declaraciones a Europa Press. La "saturación" y los tiempos de espera, que "suelen ser de varios meses en los que los padres no ven a sus hijos", son otros problemas señalados por la asociación.

Demandan una gestión directa por parte de la Administración y cuestionan el sistema actual, "con asociaciones que se crearon ex profeso para gestionarlos". Aunque matizando que no se trata de una queja generalizada, Antonio Díaz también apunta casos en los que la "imparcialidad" de los técnicos queda en entredicho.

GIRO EN LA GESTIÓN

"400 familias cada 15 días no es lo idóneo"

"Siempre puede haber padres o madres que piensan que el personal favorece a uno u otro y muchas veces los dos repiten la misma queja", apunta Beatriz González, responsable del punto de encuentro de Vigo, a Europa Press que recuerda que el servicio que se presta en estos centros es "conflictivo por definición". González defiende la labor que desarrollan los profesionales implicados en esta red y matiza que todos los informes que elaboran "son previo oficio del juzgado o de la Consellería de Traballo e Benestar" y "se emite sin que haya oficio previo cuando la sentencia señala que cada tres meses hay que informar o cuando ocurre un hecho grave o relevante".

Admite que "la demanda ha crecido muchísimo" y considera que la solución pasa por la construcción de más centros. Sólo en Vigo pasan por el centro "más de 400 familias cada quince días" y eso, apunta Beatriz González, "no es lo idóneo". En el punto de encuentro que ella coordina, "entre el 75 y el 80% de los casos que nos llegan los derivan los juzgados".

Sobre la demanda de la Asociación de Pais e Nais Separados de Galicia para que la gestión de esta red de puntos de encuentro corresponda de modo directo a la Administración, Beatriz González coincide en la necesidad de dar "un giro importante" al funcionamiento de estos centros, aunque evita pronunciarse sobre cuál puede ser el modelo más adecuado .

Instalaciones

Siete centros en la red gallega

·· La red de puntos de encuentro cuenta con instalaciones en Ferrol, A Coruña, Santiago de Compostela, Lugo, Ourense, Pontevedra y Vigo. Cuatro desarrollan su actividad en centros propios de la Xunta y tres en inmuebles alquilados .