El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Pavor en toda la cadena de la madera a un adiós a Ence, a la que Asturias ofrece refugio

Perder este "eje tractor" generará un efecto dominó en toda la actividad // Esta situación "demoledora" provocaría mayor abandono del monte y peligro, por tanto, de incendios

Elier Ojea con Manuel Iglesias, Patricia Sánchez y Daniel Díaz, ayer en el Hotel Galicia Palace de Pontevedra - FOTO: ECG
Elier Ojea con Manuel Iglesias, Patricia Sánchez y Daniel Díaz, ayer en el Hotel Galicia Palace de Pontevedra - FOTO: ECG

JOSÉ CALVIÑO   | 12.04.2019 
A- A+

Resultaba extraño que la cadena de la madera de Galicia no hubiese saltado ante la amenaza que tendría el cierre de la fábrica de Ence. Tardaron en manifestarse, pero ayer, en rueda de prensa conjunta, fueron lapidarios: el adiós a la fábrica de celulosa en nuestra comunidad traerá "graves consecuencias".

El sector forestal sufrirá una "situación demoledora" si pierde Lourizán, uno de sus ejes tractores, lo que llevaría "al incremento del abandono del monte y, consecuentemente, de los incendios". Noventa millones de euros anuales desaparecidos en el mercado de esta materia prima y las familias de 5.100 trabajadores, dos mil en el sector forestal, amenazadas, con las que se solidarizan.

Estudian convocar una gran movilización para defender la continuidad de la planta en la ría donde desemboca el Lérez el presidente del Clúster da Madeira e do Deseño de Galicia, Manuel Iglesias; junto a Elier Ojea, de la Federación Empresarial de Aserraderos y Rematantes de Madera de Galicia (Fearmaga); Daniel Díaz, titular de la Asociación de Empresarios de 1ª Transformación de Lugo; y Patricia Sánchez, técnica de la Asociación Sectorial Forestal de Galicia, Asefoga.

Iglesias señaló que Finsa y la pastera son las únicas "empresa tractoras" del sector, que estructuran el valor que genera la cadena. El adiós a la segunda supondría "mutilar" seriamente el tejido forestal y situar en peligro de extinción a 1.500 pequeñas empresas y autónomos. Con esta cuestión y el maquillaje de la Ley de Costas cree que Moncloa transmite a los inversores que las "reglas del juego" para poder trabajar en este país son "absolutamente hostiles" para la industria, generando "gran inseguridad jurídica".

Ojea resaltó que Ence es "impecable a nivel medioambiental" e indicó que su presencia en los peores años de la crisis ayudó al sector maderero gallego a "contener" la "sangría". Mientras, Díaz incidió en la "gran angustia" que sufren miles de familias, mayoritariamente vecinos del rural, que "tienen en el monte su cartilla de ahorro" con la que poder "pagar los estudios de sus hijos o afrontar una enfermedad".

Finalmente, la técnica de Asefoga vaticinó que la marcha del grupo afectaría directamente al precio de la madera en Galicia y tendría como consecuencia una drástica caída de las rentas para los propietarios. Gran parte del monte tendería al abandono, lo que anticipa mayor número de fuegos "y más virulentos".

Todo en un contexto donde el Gobierno socialista de Asturias, al contrario que el PSdeG, ofrece barra libre para ampliar la planta de Navia. Un adiós a Galicia elevaría allí en 200 efectivos la plantilla y duplicar la inversión en un lustro, a 600 millones de €. El plan B de la empresa también plantea ubicarse en el extranjero, en algún lugar seguro y con mano de obra y materia prima más barata.