El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Penamoa: juego de niños entre amianto

Arquitectos Sin Fronteras alerta sobre la proliferación de uralita en el campamento herculino//Remitieron los datos y fotos a la Fiscalía de Menores

PATRICIA HERMIDA  | 13.04.2011 
A- A+

Almara
POLVAREDA Las palas desmantelan las uralitas de Penamoa. Detrás de los agentes, se encuentran los niños.
FOTO: Almara

Glorificamos a los niños de Slundog Millionaire. Pero después cerramos los ojos ante la realidad. A sólo cinco minutos de nuestro dorado bienestar, los críos siguen viviendo en chabolas. Los extrarradios incluso se impregnan de amianto, ante la impasibilidad de las administraciones, según alerta Arquitectos Sin Fronteras. Ocurre en el poblado de Penamoa (A Coruña), donde aún quedan familias residiendo bajo las uralitas. En el último desmantelamiento, los tejados de amianto se destrozaron con excavadoras ante los flashes de las cámaras. Los niños que sobreviven en ese campamento juegan todos los días entre este material cancerígeno.

Juan Aradas, voluntario de Arquitectos Sin Fronteras en A Coruña, no puede ocultar su indignación: "A lo largo de las dos hectáreas del campamento, todo el amianto se encuentra desperdigado y sin protección ni separación". Toda la documentación y las fotos se han remitido a la Fiscalía de Menores: en ellas, aparecen los niños jugando entre uralitas. Arquitectos Sin Fronteras certifica que "el Ayuntamiento de A Coruña conoce esta situación y no hace nada, hemos contactado con ellos pero sus respuestas son bochornosas". Pese al Real Decreto 396/2006 que regula el proceso de desamiantado, las administraciones evidencian su desconocimiento del manejo de uralitas contaminadas. "En Penamoa, hay tres grandes solares de 300 metros cuadrados donde se depositaron los techos con amianto de las chabolas... las palas derribaron las casetas ante los niños y sin control", se lamenta Juan. Esta asociación lucha contra los males del chabolismo en O Portiño, donde quedan asentadas 90 familias; As Rañas, en pleno proceso de expropiación; Pasaje "donde se acumulan toneladas de basura". Y desde hace seis meses denuncia "los derribos sin control de Penamoa, donde las uralitas se amontonaron bajo una lona y unos plásticos".

Como recuerda una y otra vez la asociación de víctimas Agavida, todo proceso de desamiantado debe ser ejecutado por una compañía inscrita en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA). Según afirma Arquitectos Sin Fronteras, "la Concejalía de Medio Ambiente de A Coruña dijo que esa contratación era muy costosa y que se haría más adelante, no tomó ninguna precaución ambiental, es una burla".

Los ecologistas de Adega presentaron sendas denuncias ante la Policía Local y el Seprona, hace ya cuatro meses. Pero siguen sin recibir respuesta. La sociedad ferrolana puso el grito en el cielo cuando técnicos contratados por el Ayuntamiento retiraron amianto sin protección de un cuartel. Pero en el campamento herculino, "llevan seis meses destrozando uralitas con palas, con el consecuente polvillo y mientras algunas familias aún viven entre los escombros".

¿Sólo hay intereses sociales tras el desmantelamiento de los campamentos? Emanuele Lini, responsable de Arquitectos Sin Fronteras en Galicia, lo duda: "No caso de Penamoa, vemos intereses urbanísticos... as chabolas tíranse para facer a Terceira Ronda". Y mientras se buscan alternativas de reubicación para los pobladores, "a administración esquécese das problemáticas ambientais que quedan atrás". Juan Aradas recuerda que "la legislación no sólo sirve para las empresas sino también para los gobernantes". Él ha conocido a hombres fallecidos por culpa del amianto y no dudó en contactar con Agavida. Teme que exista una desconsideración especial con la población gitana: "A la Concejalía de Medio Ambiente le pregunté si existía un informe según el cual los niños gitanos son inmunes al amianto, ¡es indignante!". Los alrededores de A Coruña albergan más chabolas que las otras ciudades gallegas juntas.

phermida@elcorreogallego.es