El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

son "básicamente pobres"

Personas con enfermedad mental reclaman que se financien sus derechos sociales

La federación Feafes alerta de que menos del 15% del colectivo está diagnosticado

E.P. SANTIAGO  | 02.07.2014 
A- A+

El presidente de la Federación de Agrupacións de Familiares e persoas con Enfermidade Mental (Feafes) de Galicia, José Ramón Girón, ha denunciado que los enfermos mentales y sus familias están siendo "negativamente discriminados" en la asignación de ayudas, por lo que ha reclamado que "ya va siendo hora" de que se financien los derechos sociales de estas personas, que cuentan con "25 años de retraso".

En comparecencia en la comisión parlamentaria para la integración de personas con discapacidad, José Ramón Girón ha hecho hincapié en la situación "invisible" de una enfermedad que se encuentra entre las que supone una "mayor carga familiar", mientras "no hay ninguna partida" de la Xunta a ayudas específicamente dirigidas a las familias, salvo algún programa de ocio.

Así, ha reflexionado sobre cómo las familias se convierten en la única red de seguridad de las personas con enfermedad mental, la cual suele aparecer en la adolescencia, por lo que "todo el programa vital" de los afectados y sus familiares "de repente desaparece". Por ello, se convierten en personas "enfermas desde muy jóvenes" y "un colectivo básicamente pobre", al contar "sólo" con 400 euros de una renta básica.

En este sentido, Girón ha apuntado que "hasta 2013" los derechos sociales de la enfermedad mental no aparecieron en la cartera de servicios de la Consellería de Benestar, "muchísimos años después de los derechos sanitarios", y "como todo lo que empieza, tiene todo pendiente".

Ante estos "25 años de retraso" en esta cartera de servicios, Feafes ha reclamado financiación que fomente "la autonomía personal" mediante la integración laboral, una renta mínima que permita una vida digna, así como el derecho a la vivienda y el ocio, entre otras cuestiones.  "No se les puede meter en un pozo y darles cuatro medicamentos y con eso tenemos arreglado el asunto", ha advertido.

Esta Federación busca apoyar a las familias "en todas la facetas que abarcan la vida de una persona". con el fin de "conseguir la plena condición de ciudadanía" de los enfermos mentales para "normalizar sus vidas", pero todo ello "sin dinero ni gente para hacerlo".

De hecho, ha alertado de la "quiebra de cuidados" de estas personas enfermas cuando las "familias no pueden más", "lo que es comprensible", de manera que quedan abocados a "la exclusión" y "la pobreza". A este respecto, ha afirmado que "más de la mitad" de las personas que viven en la calle padecen algún tipo de enfermedad mental.

CONTRA EL "ESTIGMA"
Por todo ello, Girón hace hincapié en que esta enfermedad está asociada permanentemente al "estigma" y el "prejuicio", de tal forma que las 8.600 personas atendidas por Feafes en Galicia suponen "menos del 15 por ciento del colectivo", "muy por detrás" de discapacidades en las que el número de personas reconocidas "están entorno al cien por cien de su colectivo".

Sobre este extremo, ha señalado que el número de personas con enfermedad mental diagnosticadas ha aumentado en el periodo de crisis por "un tema estrictamente económico", pero sigue "sin representar la realidad de lo que hay".

Tras dejar claro que una enfermedad mental no es una discapacidad intelectual, ha lamentado cómo "en los últimos 40 años" esta confusión les haya "cerrado muchas puertas". Además, ha subrayado que "el 1 por ciento" de la población mundial padece esquizofrenia, mientras que "el 25 por ciento va a tener algún problema de salud mental a lo largo de su vida".

"Estamos hartos de que en la enfermedad mental se esté hablando constantemente de los aspectos negativos", ha clamado Girón, de tal modo que ha pedido hablar de las "potencialidades que nadie exploró" de los afectados. Por ello, propone hablar de las partes positivas de cada persona "y de ahí tirar para normalizar la vida de la gente".

A renglón seguido, ha llamado la atención "el cuello de botella" que existe una vez que los afectados se rehabilitan, puesto que "no existe absolutamente nada" para buscar una salida y "llevarlos hacia el empleo", de manera que se producen recaídas continuas.

También ha censurado que "no existe" la inclusión escolar, porque a los chavales que dan problemas en clase se les abre expediente y "al cabo de tres meses están en casa" expulsados del colegio, y "no hay ningún mecanismo de apoyo" para ellos.

"DESASTRE ABSOLUTO" DE FUNGA
A modo de ejemplo sobre la situación que viven los enfermos mentales en Galicia, el representante de Feafes se ha referido a que la *Fundación Galega para a Tutela de Adultos (Funga) "es un desastre absoluto", debido a que está "incapacitada" para ejercer su función "porque son muy pocos" los que trabajan en ella para sostenerla.

Por ello, ha pedido al Gobierno gallego "reinventarla" para que vele de forma efectiva por los adultos incapacitados y desamparados, en un compromiso que "debería salir adelante" esta legislatura. Y más, en un contexto de crisis en el que diversas enfermedades mentales como la depresión o la ansiedad "están aumentando".

LA ONCE CONTRA LOS RECORTES
Por otra parte, en esta comisión también ha intervenido el delegado territorial de la ONCE en Galicia, Manuel Martínez Pan, quien se ha quejado de los recortes "regresivos en lo social" para las personas ciegas, a la vez que considera que los discapacitados "no pueden ser los primeros en padecer la crisis".

"Entendemos que las políticas no pueden ser regresivas, no podemos perder lo que tardamos tanto tiempo en alcanzar", ha explicado. Sobre este extremo, ha señalado cómo la ONCE se ha visto "obligada" a destinar "más recursos" ante los recortes públicos en ayudas de primera necesidad, atención a domicilio o en centros.

Ante esto, ha explicado que en "los últimos años" la ONCE ha tenido una caída de facturación del 25 por ciento, con "una fuerte caída" de venta de cupones y, pese a ello, "no dejó de prestar servicios". Eso sí, en un proceso de ajustes "duro y difícil", pero "necesario para seguir manteniendo su compromiso".

Asimismo, Martínez Pan ha apuntado al empleo como una de las prioridades de la ONCE, dado que la tasa de ocupación de personas en edad laboral que forman parte de las personas ciegas es del 20 por ciento. En el lado opuesto, se ha mostrado "tremendamente satisfecho" de que la tasa de abandono escolar en 4º de la ESO de personas ciegas sea del 9 por ciento, por debajo del 26 por ciento del resto a esa edad.