Viernes 18.10.2019 Actualizado 18:16
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Plan de la USC para afrontar la mayor jubilación de su historia

El rector Antonio López apela a la "necesidad de anticiparse" para conseguir una universidad moderna // Receta "conservar el rigor y eliminar rigideces"

Victoria Otero, vicerrectora de Titulacións, izquierda; Montserrat Valcárcel, vicerrectora
de Coordinación do Campus de Lugo; Antonio López, rector de la USC; Vicente Pérez Muñuzuri, vicerrector de Investigación e Innovación, y, semitapada por una pantalla, Celia Besteiro, vicerrectora de Organización Académica - FOTO: USC
Victoria Otero, vicerrectora de Titulacións, izquierda; Montserrat Valcárcel, vicerrectora de Coordinación do Campus de Lugo; Antonio López, rector de la USC; Vicente Pérez Muñuzuri, vicerrector de Investigación e Innovación, y, semitapada por una pantalla, Celia Besteiro, vicerrectora de Organización Académica - FOTO: USC

CHARO BARBA SANTIAGO  | 29.01.2019 
A- A+

El rector da Universidade de Santiago de Compostela (USC), Antonio López, anunció ayer que en los próximos días presentará un plan de personal para "recuperar" el talento perdido, "garantizar" la proyección del personal que vio interrumpida su carrera por la crisis y "renovar y reforzar" la plantilla con nuevas plazas. "No va a ser sencillo", aseguró en su discurso del acto académico de la festividad de Santo Tomás de Aquino, celebrado en el Campus de Lugo.

Su receta consiste en crear programas para recuperar a los jóvenes que se fueron a otros "espacios profesionales", pero también para que los que ahora acaban pongan "de nuevo" sus miradas en la USC.

Y todo esto para afrontar la "mayor jubilación de nuestra historia", que él augura de aquí a diez años. "Si no estamos preparados para afrontar la renovación, nos empobreceremos como universidad", sentenció. López considera que este "recambio" pasa "necesariamente" por una apuesta decidida por la figura de ayudante doctor como categoría natural para el comienzo de la carrera académica de un docente, y dotar cada año un número de plazas que "se aproxime a las jubilaciones".

Afirmó en su discurso el rector que la actual estructura de la USC -y de todas las universidades españolas-, concebida en los años ochenta y noventa, "está quedándosenos vieja".

Las nuevas tecnologías, formas de investigación y gestión, modelos y hábitos de vida hacen que una universidad "pensada para cerrar el siglo XX" tenga que renovarse para "afrontar el segundo cuarto del siglo XXI", apuntó.

En su reflexión explicó que la universidad actual fue pensada para los "baby boomers", que, dijo, incrementaron primero las aulas como estudiantes, reforzaron más tarde los cuadros docentes y en los próximos quince años se jubilarán. De ahí el reto de la "cultura de la anticipación" y preparar durante estos años las "condiciones del cambio" para llegar a la universidad 4.0, a la vanguardia. El gran reto futuro,consideró, es "hacer accesible el conocimiento en tiempo real y en cualquier lugar rompiendo así la coincidencia espacio-temporal" que caracteriza a la universidad, agregó, "desde la Edad Media".

Otra de sus recetas es llegar a una universidad "ética y rigurosa, pero flexible, y no me refiero sólo a la jornada laboral", una de las medidas que ya se está implantando en la USC, además de la reducción de jornada a 35 horas y posibilidad de teletrabajo.

Después de hablar del plan de financiación y de la importancia de "acomodar la casa si queremos que nuestro próximo plan quinquenal tenga los recursos que precisamos", insistió en la necesidad del "rigor".

Antonio López aludió también al "rigor" en los recursos financieros y recordó cómo se refinanció la deuda "ampliando el plazo, reduciendo intereses y fijando cuotas de amortización hasta 2028". El refinanciamiento supone, insistió, una "verdadera oportunidad" para una universidad que estaba "condenada" a una situación económica "imposible de superar" en los años 2019 y 2020.

Y habló de los dos horizontes "fundamentales" para el futuro de la USC: el de 2020, cuando se renegocia el Plan de Financiamiento de las universidades gallegas, y el del decenio 2020-2030, en el que se han de afrontar cambios organizativos.

INFRAESTRUCTURAS SIN USAR También habló de flexibilidad el rector con respecto a las infraestructuras. "En los últimos 15 años, por cada estudiante que la universidad perdió, ganamos cinco metros cuadrados de edificación, con la consiguiente deuda asociada", se quejó. Y aquí apostó por gestionar mejor los espacios para "sacarles más partido", insinuando tácticamente la posibilidad de alquilarlos, e incluso se atrevió a decir que "se puede prescindir de alguno".

Antonio López resumió su discurso en la importancia de anticiparse a las nuevas necesidades de la sociedad, con "flexibilidad, rigor y ética" y de hacer una "reflexión adecuada" sobre la demanda de la sociedad en este sentido, para encontrar "entre todos" nuevas soluciones.