El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Prohibido cultivar patatas en 33 municipios hasta 2020

Concellos de Ferrolterra y Lugo recibieron la comunicación de la Xunta // Se libran Moeche, Cerdido, As Somozas y Cedeira

Una de las agricultoras afectadas en Neda, lugar del origen del azote - FOTO: ECG
Una de las agricultoras afectadas en Neda, lugar del origen del azote - FOTO: ECG

PATRICIA HERMIDA  | 15.02.2019 
A- A+

En la posguerra, la patata palió en cierto modo las epidemias de hambre en el rural de Ferrolterra. Pero ahora no se puede cultivar.

"Manterase a prohibición de plantar patacas en todos os concellos considerados zona infestada, xa que non se cumpriu a esixencia de non detección de praga nun mínimo de dous anos consecutivos". Así reza la circular enviada por la Xunta a 33 municipios de las provincias de A Coruña y Lugo. Proseguirá el impedimento del cultivo del tubérculo hasta por lo menos 2020, debido al impacto de la colza guatemalteca.

En A Coruña, afecta a Ferrol, Narón, Neda, Valdoviño, San Sadurniño, A Capela, Fene, Mugardos, Ares, Cabanas, Ortigueira, Mañón, As Pontes, Cariño y Muxía. Y en Lugo, la limitación se mantiene en Vicedo, Viveiro, Xove, Cervo, Burela, Foz, Barreiros, Ribadeo, Trabada, Lourenzá, Mondoñedo, Alfoz, O Valadouro, Ourol, Abadín, A Pastoriza, Riotorto e A Pontenova.

La medida toca especialmente a las comarcas de Ferrolterra y Ortegal (14 de los 33 municipios). La circular de la Xunta tiene firma del 6 de febrero. Pero llegó ayer a los ayuntamientos. "A Xunta indicou que as medidas de erradicación da couza guatemalteca da pataca se van manter alomenos outro ano máis, amplíase ata 2020 a prohibición de sementar nos concellos demarcados dentro da corentena decretada en 2017", indican desde San Sadurniño. Según su alcalde, Secundino García Casal, "a prórroga constata o fracaso dos últimos dous anos, fallaron os controis". Y lamenta que "resultaron afectadas as familias e as súas economías domésticas, a Xunta debeu actuar con maior seriedade". El insecto fue identificado a finales de 2015 en Neda.

Ya en 2017, la Administración indicaba que el plazo inicial de dos años de cuarentena se podría ampliar a cinco si continuaban apareciendo restos de la calamidad. Los agricultores afectados temen que el veto impere más de lo previsto. Como zona tampón persiste una franja de 5 kilómetros alrededor del área infectada. En Moeche, Cerdido, As Somozas y Cedeira se puede seguir plantando, pero con supervisión oficial. Recuerdan desde San Sadurniño que para levantar la prohibición al cabo de dos años sin restos de este azote "é moi importante non plantar, nin sequera un rego... a loita baséase en que non haxa pataca na terra para que a polilla non poida alimentarse nin reproducirse". Insiste la corporación local en que "sementando ilegalmente estase contribuíndo a que o problema se agrave e a que manteñan as restriccións".

La Xunta reforzará los controles para detectar plantaciones ilegales, con sanciones de 3.000 euros. En su día, ya se hicieron redadas de la Guardia Civil contra la exportación desde la zona afectada.