El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

R contraataca: dará 200 megas en tres años, 600 en un lustro y mil en 2019

La operadora exprime el potencial del cable para que el rural de Galicia disfrute la banda ancha ultrarrápida // Tras este despliegue va a llegar a 1.135.000 hogares y empresas // La Xunta debe escoger: o su oferta, o Telefónica

SANTI RIVEIRO SANTIAGO   | 05.08.2010 
A- A+

Galicia está viviendo una guerra tecnológica soterrada y la fibra óptica ha abierto las hostilidades. La batalla, en vez de suponer una sangría para la comunidad, implica en cambio el advenimiento de una nueva era en las telecomunicaciones. R y Telefónica luchan por hacerse con la orden de subvención de la Xunta llamada a extender, más allá de las siete grandes ciudades, rural incluido, una red de nueva generación que lleve la banda ancha gallega a velocidades nunca vistas. Recientemente este periódico publicó que Telefónica apuesta por un despliegue masivo, nunca visto a escala mundial, que llevará la fibra óptica directamente al hogar (FTTH) en 410 núcleos de población. Fuentes conocedoras nos detallaban que R contraatacará con la última evolución de su red de cable.

El operador con sede en la ciudad herculina aspirara a decantar de su lado esa orden de subvención, la cuarta del Plan Director de Banda Ancha 2010-2013, y que está dotada con 28 millones de euros repartidos en cuatro anualidades. La inversión de R, contando con esta ayuda, alcanzaría los 129,6 millones. Según pudo saber este periódico, en su propuesta, que compite con la de Telefónica, ofrece para el año 2013 velocidades de hasta 200 megabits por segundo de bajada y 10 de subida, cuando en la Xunta exige la mitad. En 2015 se transformarían en 600 megas para descarga de datos y veinte para colocarlos en la Red. Más a largo plazo, en 2019 se comprometerían a llegar a los mil megabits de bajada, por treinta de subida.

 

ALTO POTENCIAL. R propone la misma red que opera en el resto de Galicia, pero evolucionada de serie a la última generación, por defecto. Se basa en el cable coaxial unido al sistema Docsis 3.0, que hoy ya ofrece velocidades de 100 megas de bajada y cinco de subida, pero cuyo potencial de desarrollo superará los dos mil megas. Según ha podido saber este periódico, R ha ofrecido un compromiso de caudal del ochenta por ciento, entre los más altos de España.

La operadora de cable instalará su red en los 86 núcleos obligatorios -estarían desde Monforte a Padrón, pasando por Verín o Mugardos-, y otros 107 de las opcionales. En estas áreas R habría contabilizado 437.438 viviendas y empresas, y como su compromiso es llegar a un mínimo del 85%, garantizaría cablear a 375.000 de ellas, con 575.000 beneficiarios. Este mínimo a realizar de cara a 2013 permitiría a la operadora, que llega en la actualidad a 760.000 residencias, compañías, pymes y autónomos, situarse en más de 1.135.000 puntos de atención. Al resto de zonas se llegaría con otras tecnologías de banda ancha.

Fuentes del sector consultadas por este periódico ponían ayer en duda que Telefónica pueda alcanzar los 736.000 beneficiarios, pues señalan que esta es casi la cifra de gallegos (786.000) que la Xunta estima que no tienen acceso a la banda ancha en la actualidad, y que se citan en la orden de subvenciones. Sin embargo, físicamente entienden que no se podrá llegar a todos ellos, y ponen ejemplos: habrá zonas donde sea inviable llevar la fibra: por poner un ejemplo, en el área urbana de A Coruña, el grupo R ha alcanzado desde 1999 el 91% de la población, y eso que allí está su sede. Otras zonas complicadas son los cascos históricos, como el de Santiago, donde se lleva años tratando de introducir la fibra óptica. Al parecer, está próxima la solución, pues al parecer ya se han escogido los tubos que canalizarán y esconderán con estilo la nueva red.

La propuesta de la operadora gallega de alcanzar una cobertura del 85% en las nuevas áreas de expansión se hizo llegar a la Secretaría Xeral de Modernización e Innovación Tecnolóxica de la Xunta de Galicia bien aderezada con fotos aéreas de todas las zonas y viviendas a las que pretenden llegar.

 

SE SUBE LA VELOCIDAD MÍNIMA. En la oferta de R también se recogería la mejora del conjunto de su red, no mejorarán únicamente la velocidad en los núcleos de población a los que afecta la nueva orden. Así, si hoy el Combo R y el Combo 3 ofrecen 15 megas de serie, como velocidad de partida, a partir de 2013 la oferta básica de la compañía, accesible casi para el conjunto de los gallegos, se situaría en los 50 megas.

 

MODELOS DE COMPETENCIA. La Xunta tiene la agridulce papeleta de escoger entre dos grandes ofertas, optando por la que tenga la mejor cobertura, servicios, inversión real, más garantías de futuro y que fomente mayor competencia. El objetivo no es otro que situar a Galicia entre las regiones de referencia a escala mundial en uso de nuevas tecnologías, con un millón de usuarios con conexiones de más de cien megas. Para ello, y contando con 102 millones en ayudas públicas, que aspiran a movilizar 232 millones de inversión.

LA CLAVE

DOCSIS 3.0 contra FTTH

La batalla está abierta, y las filosofías son diferentes. Pese a las diferencias de inversión entre Telefónica y R, el coste que supone para un operador llevar fibra óptica hasta el hogar (FTTH) es diez veces más alto, según los expertos, que llevar la fibra al pie del edificio y desde allí, distribuirla con una red de cable coaxial. E, Ono, R o Telecable han optado por utilizar la segunda fórmula para sus conexiones ultrarrápidas. La red FTTH es el futuro, pero R pretende agotar el alto potencial del cable antes de utilizarla, pues el coaxial permite ofrecer 40 canales o portadoras. Con cuatro, la décima parte, se soportan las conexiones a 100 megas, el máximo que se usa hoy. Ocho son 200 Mb/s, y los cuarenta en simultáneo, mil. Sin embargo, ya se prueban nuevos chips que permitirían 80 portadoras... por lo que el desarrollo del cable va a durar muchos años.

129,6

millones de euros de inversión que recoge la oferta del grupo R,0 frente al mínimo de 70 millones fijados en la orden de ayudas, e incluye el apoyo público. Lo mismo ocurre con los 85 millones que habría comprometido Telefónica.

1.000

Millones que habrá invertido R en toda Galicia en torno al año 2013 si se erige ganadora de esta pugna entre telecos. La compañía ya desplegó una red de cientos de miles de kilómetros de fibra óptica que irá a más con este plan.

6,7%

peso de la ayuda pública en el acumulado milmillonario de R si se hace con esta última orden de ayudas. De ser así, no habría iniciativa industrial en Galicia con tan baja ratio, pues la empresa aporta 93,3 euros de cada cien.