El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Rajoy y Feijóo reivindican centrismo y moderación para construir y unir al país

El expresidente alerta de que sería un "disparate" abordar la soberanía nacional sin el PP // Y el mandatario gallego, contra el riesgo y la aventura

FOTO: Antonio Hernández
FOTO: Antonio Hernández

XAIME LEIRO SANTIAGO   | 10.12.2019 
A- A+

Aunque en Una España mejor el expresidente del Gobierno popular Mariano Rajoy se ciñe exclusivamente a su etapa como inquilino en La Moncloa, entre 2011 y 2018, y no escribe ni una línea tras su salida del Ejecutivo al triunfar la moción de censura presentada por el socialista Pedro Sánchez, ayer en la presentación de la publicación en Santiago de Compostela aprovechó para ofrecer una receta para el futuro en base a su experiencia gubernamental. Así, tras defender las reformas acometidas bajo sus mandatos, entre otros ámbitos, en el laboral y el financiero, remarcó que España "necesita reformas y no derogar las que funcionan". Rajoy subrayó así que las reformas que sacaron a España del hoyo son precisas, y reclamó otras "para adaptarnos al mundo". Es más, sobre la base de que el actual Gobierno del PSOE en funciones no avanzó en ese terreno, alertó de que "de la inercia no se vive demasiado tiempo".

En un acto celebrado en el auditorio de Abanca en Santiago totalmente lleno de militantes y simpatizantes conservadores, también previno contra los "frívolos" y contra los "doctrinarios".

Y puso tres ejemplos de que la reflexión y el análisis de la realidad le llevaron en su día a él mismo a tomar tres decisiones que no estaban en sus previsiones: subir los impuestos, nacionalizar parte del sistema financiero y llevar a cabo una operación de deuda pública. "Si no lo hubieramos hecho, España habría quebrado", insistió, para poner por delante la necesidad de "atender a la realidad" antes de funcionar con unas "convicciones fijas" e inamovibles. Ante las dificultades, consideró, un gobernante debe "hacer lo que es bueno para el interés de todos", prosiguió.

Con el telón de fondo de las negociaciones del PSOE y Unidas Podemos -que esperan gobernar en coalición- Rajoy remarcó que es preciso el "consenso en los grandes asuntos de Estado" entre el Partido Popular y el Partido Socialista, las dos grandes formaciones que deben ir de la mano en temas como la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la defensa de la Corona y de la unidad de España.

Cuando fueron juntos, como en el combate del Plan Ibarretxe, las cosas salieron bien, explicó, mientras que cuando hubo una fractura en la alianza de los dos grandes partidos nacionales, como sucedió con el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que acabó en el Tribunal Constitucional, los problemas se enquistaron y siguen hoy en día. Por eso, apostilló que sería "un disparate" abordar en el futuro temas como la soberanía nacional "sin el Partido Popular". De todas formas, dijo que lo que trajo la aplicación del artículo 155 es que los independentistas "saben que la nación tiene instrumentos para defenderse cuando es atacada, y eso debe tranquilizarnos".

Mariano Rajoy puso en valor al PP como partido de centro. "No arrastramos doctrinas ni orejeras", explicó, sobre esta posición política que "tiene voluntad de evitar la exageración". "El pueblo español es moderado y evita el extremismo", concluyó.

Rajoy coincidió en ese punto con la reivindicación del centrismo que hizo en su presentación el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. "El centrismo sigue vivo. Con centrismo y moderación se puede construir y unir al país. El centrismo nunca pasará de moda", remarcó el titular de la Xunta, que reivindicó la forma de hacer política de Rajoy y también su figura. "Si (Rajoy) se siguiese presentando a las elecciones hoy el presidente del Gobierno se llamaría Mariano Rajoy".

Etapa de inquietud Núñez Feijóo indicó que la moderación es "útil para el bien común siempre" y desde que triunfó la moción de censura contra Rajoy, socavando la moderación, en España se instaló un clima de inquietud, que es en el que se está en estos momentos.

La estabilidad del centro derecha no fue sustituida por una estabilidad de centro izquierda, sino por una situación de "riesgo y aventura". Por eso, Feijóo alertó de que no parece que en el futuro inmediato se vaya a vivir un perído estable y apostilló que es preciso combatir la posibilidad de que la "inestabilidad se convierta en algo crónico".

El líder del PPdeG no sólo reivindicó la galleguidad y forma de ser de Rajoy, sino también su defensa del modelo de Estado de las autonomías, frente a quienes pretenden destruirlo. "No falla el modelo. Falla la lealtad de algunas formaciones políticas", consideró. Y para cerrar la glosa de quien estuvo en La Moncloa entre 2011 y 2018, pero que tiene tras de sí una trayectoria que arrancó en 1981, puso en valor su "maestría" a la hora de buscar el pacto para poder llevar adelante su tarea gubernamental.